Ecuador retoma maniobras militares en UNITAS LIX-18

Ecuador Takes Up Military Maneuvers at UNITAS LIX-18

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
agosto 29, 2018

La Armada del Ecuador, junto con 13 fuerzas navales de América y Europa, despliega su poderío militar en el Caribe colombiano en UNITAS LIX-18, del 30 de agosto al 12 de septiembre. La Armada Nacional de Colombia será la anfitriona de la edición 2018 del mayor ejercicio de guerra marítima del planeta, auspiciado por el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) y dirigido por su componente marítimo, las Fuerzas Navales del Comando Sur (NAVSO en inglés).

“Ecuador se reinsertó en todos los eventos multinacionales que tienen que ver con operaciones navales. Ha sido un desafío. Lo hicimos desde las conferencias iniciales de planificación y ahora materializado con la presencia de la corbeta misilera BAE Esmeraldas, un avión de vigilancia marítima, un avión de transporte, un helicóptero y personal asignado”, dijo a Diálogo el Contraalmirante Darwin Jarrín Cisneros, comandante de Operaciones Navales de la Armada del Ecuador. “El desafío va de la mano con nuestra participación también en el ejercicio militar PANAMAX [2018] y como observadores por primera vez en el componente marítimo RIMPAC [2018]”.

UNITAS es desde 1960 el ejercicio marítimo de mayor trayectoria de la Marina de los Estados Unidos. Su objetivo es mantener entrenadas a las fuerzas navales de las armadas de los países amigos de Latinoamérica, para intensificar su capacidad combinada para proteger la vida humana en el mar y los intereses marítimos regionales y continentales de las naciones dentro de un marco jurídico internacional.

El ejercicio contará con las armadas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Honduras, Inglaterra, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Colombia, como país anfitrión por cuarta vez. El ejercicio consistirá en operaciones navales conjuntas de interdicción marítima, guerra antisuperficie y combate al crimen organizado transnacional.

“Debemos trabajar de manera integrada con las armadas de los países vecinos, con los países amigos, porque las amenazas y los riesgos que enfrentamos se presentan con magnitud y violencia por [causa] del narcotráfico, la pesca ilegal y los desastres naturales. La problemática no solo es ecuatoriana sino regional y mundial”, destacó el Contralmte. Jarrín. “Los entrenamientos permiten a Ecuador navegar junto con las armadas de la región para fortalecer los lazos de amistad y garantizar la seguridad”.

“Construimos asociaciones, construimos amistades y desarrollamos confianza”, dijo el Contraalmirante Sean S. Buck, comandante de NAVSO, en un comunicado. “La confianza no puede surgir, no puede aparecer en tiempos de crisis, tiene que ser cultivada y ganada con el tiempo, y estos ejercicios sirven para hacer exactamente eso”.

Recuperar el espacio perdido

Las capacidades navales utilizadas por las diferentes armadas en UNITAS son las maniobras de superficie, defensa antiaérea, asistencia humanitaria y atención de desastres, ejercicios submarinos y de buceo, estudios de meteorología, hidrografía y oceanografía. “Las actividades permiten a nuestra armada mantenerse actualizada, fortalecer el nivel de entrenamiento, intercambiar conocimientos y experiencias con armadas que participan en forma permanente en todos esas operaciones; trabajar de manera combinada y conjunta para enfrentar cualquier tipo de amenaza”, dijo el Contralmte. Jarrín.

Los militares ecuatorianos formarán parte de la Fuerza de Tarea de Operaciones de UNITAS LIX-18, y participarán en una maniobra de ayuda humanitaria a la comunidad colombiana. “Estaremos en todos los niveles, tanto en la conducción como en las operaciones”, destacó el Contralmte. Jarrín. “Retomamos el camino y queremos hacerlo con todo nuestro compromiso y entusiasmo porque hay que recuperar el espacio perdido y el nivel de entrenamiento en ejercicios multinacionales”.

Una nueva manera de pensar

“Tenemos que visualizar los escenarios cada vez más complejos, debemos repensar los conceptos antiguos de soberanía, el uso de los recursos y de las fuerzas armadas acorde a la exigencia de cómo camina el mundo”, expresó el Contralmte. Jarrín. “Podríamos pensar en buques de múltiple bandera, en buques de tripulaciones regionales e inclusive en una unidad naval que opere con tripulación colombiana–ecuatoriana o ecuatoriana–peruana, o de las tres nacionalidades para que la fuerza del Estado se aplique donde quiera que sea, más aún en altamar. Narcotráfico o pesca tienen que ser vistas como agresiones a todo el sistema interamericano”.

El Contralmte. Jarrín manifestó que las marinas deben visualizar también el escenario cada vez más complejo de las operaciones de ayuda humanitaria en caso de desastres. Recordó que Ecuador recibió el apoyo internacional durante el terremoto de 2016, luego que el Gobierno del Ecuador solicitó ayuda a las naciones amigas para asistir a las zonas más afectadas. Destacó que, en la parte naval, la Armada de Colombia y la Marina de Guerra del Perú sumaron sus esfuerzos y capacidades para ayudar a los ecuatorianos.

“Dadas las complejas amenazas que se extienden sobre el hemisferio occidental, es imposible establecer una verdadera seguridad y el estado de derecho, sin una estrategia marítima multinacional integral”, dijo en un comunicado el General de División del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU. David G. Bellon, comandante de la Fuerza del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU., Sur. “Para ser eficaz, esta estrategia debe incorporar a todos los países; trabajar juntos para reducir el crimen transregional y mitigar el sufrimiento humano causado por los desastres naturales”.

Ecuador tiene un Plan de Fortalecimiento del Poder Naval proyectado hasta el 2030, que involucra renovar la infraestructura de seguridad de los espacios marítimos; modernizar dos unidades submarinas; fortalecer las capacidades de control de la Infantería de Marina y recuperar la capacidad de movilidad de las corbetas Manabí y Loja. El plan también incluye la recuperación de las capacidades y eficiencia del sistema de vigilancia aeromarítima. “Estas necesidades se encuentran en proceso de ejecución, necesarias para participar en entrenamientos multinacionales. Hay que comenzar piano, piano”, finalizó el Contralmte. Jarrín.
Share