Ecuador registra un aumento en las confiscaciones de droga en tanto que los traficantes descubren nuevas rutas

Ecuador Sees Drug Seizures Rise as Traffickers Discover New Routes

Por Dialogo
octubre 15, 2012



QUITO, Ecuador — En marzo de 2008, las fuerzas colombianas bombardearon y atacaron un complejo que pertenecía a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en la región de Angostura, al norte de Ecuador. El ataque eliminó al segundo en la línea de mando del grupo guerrillero y demostró que los traficantes habían encontrado una nueva zona de actividades en Ecuador, un país que históricamente ostentaba una de las tasas más bajas de consumo de droga en América Latina.
“Fue después de los ataques ocurridos en Angostura en 2008 cuando Ecuador tomó conciencia de que el comercio de droga era, en verdad, una amenaza inminente a la seguridad nacional”, dijo Bertha Garciá, directora del Observatorio de Seguridad, Defensa y Democracia, un centro de estudios de la Universidad Central de Quito.
García señaló que si bien Ecuador nunca tuvo que realizar una “guerra contra las drogas” en el mismo nivel que Colombia o México, el país se ha convertido en una víctima del “efecto balón”, una teoría utilizada para describir cómo el tráfico de drogas reacciona frente a las presiones.
“Colombia y Perú han podido llevar adelante campañas exitosas contra la droga, y convirtieron a Ecuador en un sitio más fácil y accesible para el narcotráfico”, indicó Jaime Carrera, líder del Observatorio de la Política Fiscal, un centro de investigaciones económicas de Quito.

Los narcotraficantes prefieren Ecuador porque es pequeño y conveniente

Ecuador, que limita con Colombia, ha sido utilizado históricamente por los cárteles de la cocaína de Colombia, como punto de transporte hacia el corredor del Pacífico.
Sin embargo, como la prolongada guerra de tres décadas de Colombia contra las FARC y los cárteles ha comenzado a dar resultados positivos, Ecuador pasó “de ser una mera ruta de tráfico a producir también drogas y ofrecer plazas para el almacenamiento de armas y drogas ilegales”, añadió García.
Fernando Carrión, académico de la sede de Quito de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), explicó que este efecto balón afectó a Ecuador en tres niveles.
“En primer lugar, aumentó el consumo dentro del país. En segundo lugar, se ha producido en Ecuador y aumento de los laboratorios de droga, y en tercer término, hay un uso más extendido del territorio nacional”, detalló. Añadió que desde 2008, los cárteles mexicanos y colombianos parecen haber intensificado su colaboración con sus homólogos ecuatorianos.
A comienzos de este año, un avión liviano que llevaba a bordo US$1,3 se estrelló en la provincia de Manabí, al noroeste de Ecuador, suceso en el que murieron el piloto y el copiloto, ambos mexicanos. No se había registrado ningún plan de vuelo oficial para este avión de patente mexicana, que volaba a baja altura, posiblemente para eludir la detección de los radares.
Unos días después del accidente del avión el 13 de mayo, efectivos militares hallaron un laboratorio de procesamiento de drogas cerca del lugar del accidente, confiscaron media tonelada de pasta de cocaína y detuvieron a tres personas. Dado que la coca no se cultiva en Ecuador, no es habitual encontrar este tipo de laboratorios.

Aumentan drásticamente las confiscaciones de cocaína

Más aún, en los últimos tres años, las incautaciones de narcóticos por parte de las fuerzas de seguridad de Ecuador han aumentado significativamente. La Comisión Interamericana contra el Abuso de Drogas (CICAD) informó que en 2010, las confiscaciones llegaron a siete toneladas, cifra que para 2011 había llegado a 11 toneladas. También el año pasado, se desmantelaron 13 laboratorios de procesamiento de drogas en todo el país.
En lo que va de 2012, ya se han incautado en el país más del doble de drogas que en 2011, según informó el diario de QuitoLa Hora.Además, se desmantelaron siete laboratorios clandestinos de drogas este año. Carrera indicó que no pasa una semana sin que se produzca una nueva confiscación de cocaína o se descubra un nuevo laboratorio.
En marzo, los principales especialistas en estrategia militar de Ecuador advirtieron sobre la amenaza que sufría el país por causa de la organización delictiva colombiana Rastrojos y el cártel de Sinaloa de México. Estas advertencias están incluidas en una reseña de 225 páginas dada a conocer a los medios de prensa locales.
Según Carrión, ni siquiera los expertos están seguros de las causas de la abrupta explosión de narcotráfico. Una posibilidad es las condiciones geográficas del país. “Las frágiles fronteras de Ecuador facilitan el tráfico en todas las direcciones”. Destacó además que al sur del país se encuentra Perú, uno de los mayores proveedores de cocaína del mundo.

El uso del dólar estadounidense convierte a Ecuador en atractiva para los traficantes

A fines de septiembre, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en su informe anual divulgado en Perú, dijo que el país tenía 62.500 hectáreas destinadas al cultivo de coca. Esto representa un aumento de algo más del 2% que su informe anterior, y el sexto año consecutivo en que el organismo detecta un aumento en el cultivo de coca. Perú continúa siguiendo el segundo mayor productor de coca, después de Colombia, con 64.000 hectáreas, en tanto que Bolivia tiene 27.200 hectáreas.
Al este de Ecuador se encuentra Brasil, desde donde las drogas se filtran hacia África y luego a Europa Occidental. Hacia el oeste se encuentra el océano Pacífico, que ofrece una ruta de aprovisionamiento hacia los Estados Unidos, Europa Oriental y los nuevos mercados asiáticos.
García comentó que le resulta evidente que muchas regiones de Ecuador se están volcando al narcotráfico, “no solamente la tradicional región de Putumayo, en el norte del país”.
La función de Ecuador como centro regional de distribución de drogas ha llegado a ser aún más atractivo gracias al uso del dólar estadounidense como moneda de curso legal.
“El comercio de droga trae más que simplemente el narcotráfico”, añadió Carrera. “También trae consigo el lavado de dinero”, creando una ventana de oportunidades para las operaciones de lavado, que coexisten con la venta de la droga, disminuyendo el riesgo y facilitando a los cárteles sus operaciones en Ecuador.
Además, parece que hay más dolares circulando dentro de Ecuador que la cantidad de divisa que ingresa legalmente al país. Esto, sostiene Carrera, “significa que existen dólares extra que ingresan desde algún lugar que no son las operaciones habituales de ingresos del país”.

ATPDEA otorga a agricultores incentivos para abandonar el cultivo de coca

En la reciente Cumbre de las Américas realizada en Cartagena, Colombia, los líderes de la región manifestaron un “verdadero deseo de encontrar otro enfoque al tema de la droga”, añadió Carrión. “Los presidentes y legisladores de Latinoamérica deben adoptar una estrategia bien definida que abarque muchas soluciones”.
En tal sentido, la Asamblea Nacional de Ecuador está debatiendo una ley que permitiría a los consumidores de droga ser tratados como pacientes, no como criminales. Esto habilitaría al estado a invertir en clínicas de rehabilitación, similar a lo que hace el municipio de Bogotá. El país también está analizando la legalización de ciertas drogas con usos medicinales, como Uruguay planea hacer con la marihuana.
Lidiar con la mayor presencia del narcotráfico en Ecuador también requiere cooperación internacional. Una herramienta efectiva ha sido la colaboración habitual del país con Estados Unidos, que dio origen en 2002 a la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA) para beneficiar a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.
En virtud de la Ley ATPDEA, en vigencia hasta el 31 de julio de 2013 a menos que el Congreso de EE.UU. la prorrogue, las tarifas a los productos ecuatorianos que ingresan al mercado han sido reducidas drásticamente o eliminadas. Esto ha creado un incentivo para que los agricultores locales se dediquen a cultivos exportables como el café, el cacao o las flores, en lugar de cosechar hojas de coca, que si bien es una actividad más lucrativa, es en última instancia más peligrosa.
En tanto, la Policía Nacional de Ecuador ha intensificado el monitoreo interno a la vez que combate con mayor éxito a las bandas de narcotraficantes del país. Las Fuerzas Armadas también han aumentado el patrullaje en la frontera con Colombia, al norte del país, donde abundan las rutas del narcotráfico y los laboratorios de elaboración de drogas.
Sin embargo “esto no será suficiente”, concluyó Carrera. “La industria de la droga ya está echando sus raíces en este país”.
Me gustó, pero podría haber sido más específico sobre el Ecuador y su relación con las drogas. Por ejemplo, podría haber dicho cuál es la posición oficial del gobierno ecuatoriano sobre la legalización de la marihuana en Uruguay (podrían hacer un reportaje, ¿no?;)
Besos
Share