Policía dominicana desarticula red internacional de narcotráfico

Dominican police dismantle international narco-trafficking ring

Por Dialogo
octubre 05, 2012



SANTO DOMINGO, República Dominicana – Las agencias antinarcóticos dominicanas desmantelaron una "enorme" red delictiva que habría utilizado al país como centro de operaciones para preparar sus aeronaves destinadas al contrabando de droga desde Sudamérica, informaron autoridades.
La Dirección Nacional de Control de Drogas de la República Dominicana (DNCD) informó del arresto de quince sospechosos, entre ellos un teniente coronel del Ejército dominicano y un prominente empresario dueño de una pequeña línea aérea, este 1 de octubre.
La red, compuesta por dominicanos, jamaiquinos, colombianos, venezolanos, portorriqueños, estadounidenses y bahameños, habría ingresado aviones al país para modificarlos, con el fin que pudiesen volar mayores distancias y transportar más carga.
El grupo era una pieza importante de una red internacional que utilizaba aeronaves para recoger droga de Sudamérica, principalmente de Venezuela, y luego volar hacia el norte a través de países como Honduras y Haití, informó la DNCD.
En el comunicado que detalla los arrestos, el mayor general Rolando Rosado Mateo, titular de la DNCD, no precisa el volumen de drogas que la organización habría ayudado a trasladar. Pero los informes de prensa dominicanos del 3 de octubre, que citan fuentes gubernamentales, señalaron que la banda delictiva era parte del cartel Norte del Valle, que opera en Colombia y surgió hacia fines de la década de 1990.
El diario dominicanoEl Día informó que el cartel trabajaba con el cartel del Golfo de México. La noticia, junto a la cantidad de personas arrestadas el 1 de octubre, reavivaron los temores de las autoridades dominicanas sobre el mayor uso del país de parte de grupos del crimen internacional para llevar a cabo sus delitos.
El cartel de Sinaloa, rival del cartel del Golfo, estableció su presencia en la región Cibao, al norte de la República Dominicana, dijeron las autoridades.
El golpe también pone de manifiesto la gran influencia que los narcotraficantes tienen en el país. Entre los arrestados figuran el teniente coronel del Ejército, Juan Ramón Rosado Pérez; el ex funcionario de la Policía Nacional, Carlos Manuel Ramírez y el teniente de la Fuerza Aérea, Henry Valdez García, todos acusados de recibir un pago de US$2.500 por parte de la banda para que la aeronave pudiera permanecer en el país durante un mes. El sargento mayor del Ejército, José Antonio Cleto Cruz, también fue detenido por su presunta participación en estas operaciones.
La investigación, que llevó un año y tuvo el apoyo de la Agencia Antidrogas de EE.UU. (DEA), reveló que los militares emplazados en un pequeño aeropuerto en la localidad de Constansa, y el personal de carga en otros aeropuertos, brindaban protección al grupo.
"La organización se las ingenió para penetrar en los controles aeroportuarios, como resultado de la asistencia recibida en los mencionados aeropuertos, donde también se las arreglaban para reclutar militares de diversos rangos y civiles para llevar a cabo sus actividades sin problemas ni sospechas", añadió.
Las autoridades arrestaron a Rafael Senén Rosado Fermín, propietario de Caribair, una pequeña línea aérea, y a los destacados empresarios Sergio René Gómez Díaz y José Vicente Figueroa Ortiz, que están siendo investigados por lavado de dinero.
“Sergio René Gómez Díaz fue el cerebro y el creador de la estructura fundamental en la zona de República Dominicana. Su vivienda era el centro de operaciones", añadió el titular de la DNCD.
La DNCD también informó los arrestos del venezolano José Luis Veras Márquez, los estadounidenses Alberto Laureano y Daimon Mario Pérez, el portorriqueño Harry William Nazario, el bahameño Holmer Errol Outram y los dominicanos Víctor Hugo Sánchez Portes, Danny Salvador Ramírez Cabral y Christian Suárez Javier.
Los arrestos fueron seguidos por la incautación de bienes valuados en "millones de dólares", entre ellos seis aeronaves, propiedades inmuebles, un club nocturno, un lavadero de autos y una concesionaria de automóviles, informaron las autoridades.
La investigación tomó un giro a fines de septiembre, cuando un pequeño avión se estrelló en Constanza. Las autoridades de la DNCD dijeron que la aeronave habían ingresado al país proveniente de EE.UU. para ser modificada, a fin de poder transportar mayores cargamentos de droga desde Sudamérica.
Dos hombres murieron en el accidente, entre ellos el capitán de Policía Anthony Eduardo Leyba, quien, según se divulgó posteriormente, trabajaba como agente encubierto. Aparentemente, habría ofreció US$40 mil para llevar el avión a Venezuela. Una vez cargado con drogas, el piloto y el copiloto recibirían un pago de US$250 mil y US$150 mil, respectivamente, para volar a Honduras, informaron las autoridades.
Los investigadores identificaron una segunda aeronave, para la cual el grupo habría comprado 108 galones de combustible en el aeropuerto de Isabela, en Santo Domingo. El avión voló hacia la isla de Curaçao el 25 de septiembre y luego a Venezuela, cerca de la frontera colombiana.
El avión Cessna 310J fue construido en 1965 y estaba registrado con domicilio de Puerto Rico, según los datos de la Administración Federal de Aviación de EE.UU.. Rosado Mateo añadió que pertenecía a Sergio René Gómez Díaz, aunque no aparece registrado a su nombre, según los registros.
Las autoridades dominicanas continúan buscando a Luis Alberto Blanco Ascanio, un venezolano que presuntamente sería uno de los líderes de la banda, y su chofer. Se sospecha que aún permanecen en la República Dominicana.
Share