Fuerzas de Seguridad de Costa Rica utilizan vehículo blindado para luchar contra el crimen organizado

Costa Rican Security Forces Deploy Armored Vehicle to Fight Organized Crime

Por Dialogo
septiembre 18, 2015




El Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT) del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica está utilizando un vehículo blindado para ayudar a las fuerzas de seguridad a realizar tareas de alto riesgo.

El vehículo, un Ford 350 modelo 2015, tiene capacidad para 17 personas y está totalmente blindado para proteger contra armas de grueso calibre, similar al utilizado por los cuerpos policiales de armas y tácticas especiales (SWAT) en los Estados Unidos.

“El vehículo, también conocido como “La Bestia”, protegerá al grupo táctico del SERT y será utilizado para el traslado de reos peligrosos y decomisos de droga incautados por las fuerzas de seguridad”, comentó Gerald Campos Valverde, director general interno del OIJ, a Diálogo
en el curso de una entrevista.

Dicho grupo, que es la unidad especializada de apoyo de la Policía de Costa Rica, interviene en situaciones de alto riesgo, como toma de rehenes, secuestros, detención de delincuentes altamente peligrosos, operativos policiales de allanamiento, y búsqueda y rastreo de fugitivos. También trasportan drogas desde bodegas hasta la planta de incineración en la ciudad de Cartago, en la región central del país.

Protección para los integrantes del grupo élite del SERT


“Esta primera unidad vehicular es una herramienta de alta tecnología que proporcionará protección a los 24 integrantes del grupo élite de la SERT durante los operativos de alto riesgo y contra los ataques de armas de gran calibre como AK-47 utilizados por las estructuras del crimen organizado”, explicó Campos.

“No es un carro militar con armas militares. Es un carro de reacción para una policía civil judicial. El carro totalmente blindado será clave en las zonas conflictivas del territorio costarricense. La necesidad surge de tener un vehículo blindado porque hemos realizado diferentes traslados que requieren una mayor seguridad. Este carro coloca al SERT en una situación de ventaja”.

En particular, los agentes del SERT estarán en capacidad de realizar operaciones en áreas incluso más peligrosas gracias a las placas blindadas del vehículo, las cuales lo hacen casi impenetrable. El vehículo conserva algunas de sus partes originales, incluyendo el chasís, el tablero, el motor y los asientos delanteros, pero el resto ha sido modificado. La compañía costarricense Blintec realizó el blindaje del vehículo, el cual se espera esté en servicio durante cinco años, ayudando a la policía a desplegar con seguridad a sus agentes en el combate contra los grupos delictivos que, en los años recientes, han incrementado sus operaciones en las zonas centrales de la capital y en partes de la región costera caribeña del país.

Incluso antes de esta adquisición, explicó Campos, el SERT era una fuerza a la que había que tener en cuenta; pero el nuevo vehículo ayudará a que el grupo de la policía táctica “propine golpes precisos y contundentes contra las organizaciones del crimen internacional y local”.

“En los muchos operativos de alto riesgo que realiza el SERT en sitios peligrosos, la efectividad ha sido del 100 por ciento y sin una sola baja”.

Policía costarricense combate el tráfico de drogas


El tráfico de drogas, a menudo realizado por muchos narcotraficantes de Colombia, es una de las principales actividades criminales que enfrenta la policía costarricense en estas áreas. Operan en el país tanto organizaciones criminales internacionales como delincuentes individuales, realizando pedidos de cocaína sudamericana que transportarán a otros destinos, principalmente Estados Unidos y Europa.

Este clase de empresa ilegal se describe en el informe de 2013 sobre la situación de Costa Rica, emitido por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), titulado: “Tráfico de drogas y amenazas del crimen organizado en Costa Rica”. Pero la policía de Costa Rica se está enfrentando a empresas ilegales en constante cambio.

“Centroamérica se ha convertido en una enorme estación de servicios” para los grupos delictivos, donde el crimen organizado local genera ganancias con el lavado de dinero, comentó Matúl.
Share