Costa Rica golpea a narcotráfico internacional

El convenio de patrullaje combinado con los Estados Unidos y el recién lanzado Bloque Sur de naciones fueron factores decisivos.
George Rodríguez/Diálogo | 25 abril 2018

Amenazas Transnacionales

Un oficial del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica custodia paquetes incautados con cocaína. Uno de los bultos tiene un dispositivo que transmite una señal vía satélite para que los narcotraficantes puedan ubicar el cargamento en alta mar. (Foto: Oficina de Prensa del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica)

Fuerzas de seguridad de Costa Rica llevaron a cabo una operación marítima y terrestre a mediados de abril de 2018, que permitió el decomiso de más de 800 kilogramos de cocaína. Las maniobras del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) y del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) costarricenses contaron con el apoyo de información de inteligencia aportada por autoridades de seguridad colombianas.

Golpe a gran escala

La operación, de casi 12 horas de duración, se desarrolló en un sector del océano Pacífico frente a la Península de Osa, en el extremo sur costarricense, cuando autoridades costarricenses recibieron información sobre una embarcación que había zarpado de Colombia en dirección a Costa Rica. La droga, distribuida en 35 bultos, fue localizada el 14 de abril de 2018 en una playa de Osa.

El decomiso se sumó a otros ejercicios recientes desarrollados por el SNG, incluido un golpe asestado entre el 14 y el 20 de febrero de 2018 en dos intervenciones marítimas, donde más de dos toneladas de cocaína fueron decomisadas. Las autoridades de seguridad de Costa Rica describieron la incautación como el primer golpe a gran escala asestado en 2018 al narcotráfico internacional.

El primer decomiso alcanzó los 1256 kg, mientras que el segundo fue de 1044 kg. Las dos tareas policiales del SNG contaron con el apoyo de las fuerzas de seguridad de los Estados Unidos, en el marco del convenio bilateral de patrullaje combinado, y de los socios del recién constituido Bloque Sur, entre Costa Rica, Colombia, Ecuador y Panamá.

“Ambas operaciones se llevaron a cabo con éxito, apoyados en información de inteligencia que permitió conocer en cada caso la ruta sur-norte seguida por las respectivas embarcaciones”, explicó a Diálogo el Comisario Martín Arias, director del SNG. “La cooperación de los Estados Unidos permitió que los datos fuesen trasladados en forma oportuna a la embarcación de la Guardia Costera de los EE. UU., que estaba ubicada en un punto en la ruta, y facilitó que fuesen interceptadas. Son datos no para analizar, sino para responder de inmediato”.

Efectivos policiales agrupan en un sector costero bultos con cocaína decomisados durante una operación marítima del Servicio Nacional de Guardacostas de Costa Rica. (Foto: Oficina de Prensa del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica)

El 82 por ciento de la producción de cocaína que va hacia Norteamérica pasa sus cargamentos por el Pacífico. En este caso, se desconoce el destino específico de las dos naves interceptadas. “Los países de salida pueden ser Colombia o Ecuador, los países de destino pueden ser Costa Rica, Guatemala o México”, aseguró el Comisario Arias.

“La información de inteligencia se origina en un centro de operaciones conjuntas de los Estados Unidos y países de Latinoamérica,” agregó Arias. “Se trata de una fuerza de tarea combinada en la que participan diversas agencias estadounidense como la Guardia Costera, la Marina y la Administración para el Control de Drogas de los EE. UU., en colaboración con autoridades de países amigos latinoamericanos”.

El Bloque Sur, instrumento clave de coordinación

El Bloque Sur, impulsado por Costa Rica, está integrado por cuatro países con extensos mares territoriales en el océano Pacífico. En conjunto, las aguas soberanas de las cuatro naciones latinoamericanas cubren un área aproximada de 2,2 millones de kilómetros cuadrados. La región aloja abundante riqueza ecológica; 78 áreas marinas costeras protegidas, 92 por ciento de todo el arrecife coral del Pacífico, y varias islas declaradas patrimonio de la humanidad. Por su extensión, es utilizada por embarcaciones narcotraficantes para el trasiego ilegal de personas, y por barcos de pesca ilegal.

“El Bloque Sur, como mecanismo de coordinación en materia de seguridad multinacional, incide en forma decisiva en tareas como las dos operaciones marítimas”, dijo a Diálogo el ministro de Seguridad Pública de Costa Rica Gustavo Mata. “La eficacia del accionar conjunto de los cuatro países, con el concurso de los Estados Unidos, bajo la sombrilla de los convenios bilaterales de patrullaje conjunto, captan ya la atención de otras naciones en el área”.

Tal es el caso de Nicaragua, que “manifestó de manera informal su interés en sumarse al bloque”, dijo Mata. “Pero yo espero que se sumen a la iniciativa los países centroamericanos en general, porque el problema del tráfico de drogas es un problema de región, y hay que entenderlo regionalmente”, precisó.

Mientras tanto, la SNG y el SVA continúan alertas, dispuestos a reaccionar e iniciar operaciones en cualquier momento que los países amigos lo soliciten o compartan información. Costa Rica no baja la guardia ante las amenazas del crimen organizado.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones