Costa Rica organiza taller sobre lavado de dinero, financiación del terrorismo

Costa Rica Hosts Workshop on Money Laundering, Terrorist Funding

Por Dialogo
diciembre 03, 2012



SAN JOSÉ — Autoridades de América Latina comparten ideas en un esfuerzo por combatir el doble problema del lavado de dinero y la financiación de actividades terroristas.
Dos instituciones, el Grupo de Acción Financiera de Sudamérica, o GAFISUD, y el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia, o IAFA, de Costa Rica, copatrocinaron un taller el 3 y 4 de noviembre en la ciudad costarricense de Puntarenas para analizar el asunto.
Delegados de 14 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, presentaron modelos legislativos para la lucha contra el blanqueo de dinero en sus respectivos países.
“El GAFISUD es importante no sólo para el Gobierno sino también para el sector privado”, indicó Mauricio Boraschi Hernández, Viceministro presidencial de Costa Rica y Comisionado nacional de lucha contra las drogas. “Los signos de deficiencias pueden ser perjudiciales para la imagen internacional de un país y podrían reducir la inversión y la cooperación”.
Los organizadores señalaron que aunque atraer inversión extranjera es crucial, los gobiernos de la región temen un vínculo entre el lavado de dinero y el terrorismo internacional. La mayor parte de la legislación está dirigida a ambos delitos, ya que los métodos utilizados para el blanqueo de dinero son similares a los utilizados para ocultar las fuentes de financiación del terrorismo.
El objetivo principal del taller de dos días en Puntarenas fue proveerles a los delegados las habilidades y la información que necesitan para cumplir con las nuevas normas de la legislación y aplicación establecidas en febrero pasado por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). El seminario se centró en 40 de las nuevas recomendaciones, así como en los beneficios de la legislación de prevención de blanqueo de capital.
El blanqueo ya es un gran problema regional. América Latina ya tiene la mayor incidencia del mundo de lavado de dinero, según el Banco Interamericano de desarrollo, con un 6,3 por ciento del PIB de la región dedicado a actividades ilegales.
El Departamento de Estado de Estados Unidos, en su informe anual sobre el blanqueo de dinero, señaló a todos los países de América Central y Sudamérica como un área de preocupación para el lavado de dinero, con 12 de estos países, incluyendo Costa Rica, en la lista de “principal preocupación”. El informe también estima que casi $4.470 millones en fondos ilegales ingresan a través de Costa Rica cada año.
“En este momento, no es posible decir qué parte de la economía es ilegítima y qué parte es legítima”, sostuvo Jorge Chavarría, fiscal general de Costa Rica. “Están tan mezcladas entre sí que es difícil distinguirlas”.
Como en la mayoría de los países de América Latina, la más grande fuente del efectivo que se lava en Costa Rica proviene del tráfico de drogas, señaló Chavarría.
Una porción mucho más pequeña del dinero proviene de la delincuencia nacional, según indican las autoridades locales, señalando que los populares pueblos de playa de Costa Rica son particularmente vulnerables debido a su proximidad a la costa y a la prevalencia de negocios en los que únicamente se maneja efectivo, como restaurantes y bares.

Casinos en línea generan miles de millones al año

Otro motivo de preocupación es la enorme industria de juegos de azar de Costa Rica. Además de casinos con instalaciones físicas, en la nación se encuentra una de las más grandes industrias del mundo de apuestas en línea, con la estimación por parte del GAFI de que tales actividades generan miles de millones de dólares en ingresos anuales.
Debido a que el juego en línea es ilegal en muchos países, las entidades involucradas en el negocio utilizan diversos métodos para ocultar sus identidades en los estados de cuenta bancarios. El informe señala que el carácter secreto de estos tratos expone a estas empresas al abuso por parte de los blanqueadores de dinero.
El proceso real de lavado de dinero se facilita en Costa Rica debido a que hay una gran cantidad de empresas de transferencia de dinero tanto legítimas como ilegítimas. Estos servicios comenzaron como una manera de atender a la importante población de inmigrantes nicaragüenses en Costa Rica, estimada por la Academia de Centroamérica (ACA), una entidad sin fines de lucro, en alrededor de 237.000 personas.
En 2011, los nicaragüenses que viven en Costa Rica enviaron unos $172 millones en remesas a casa, lo que equivale a un promedio de $134 por mes para familiares y amigos, señaló la ACA, pero esto también se ha convertido en una bendición para los criminales que contrabandean dinero sucio a través de la frontera.
De hecho, las organizaciones internacionales designaron a Costa Rica como un país en alto riesgo de lavado de dinero en 2010. Ese mismo año fue incluido en la lista de los principales países de tránsito de drogas de todo el mundo.
“Costa Rica ha actualizado toda su legislación con el objetivo de desarrollar una nueva metodología basada en el análisis de riesgos”, indicó Boraschi. “Queremos prevenir y controlar [el lavado de dinero] en las instituciones financieras y en otros organismos no reglamentados”.

Nueva unidad se ocupa exclusivamente del blanqueo de dinero

Hace dos años, el Gobierno de Costa Rica estableció la Oficina de Delitos Económicos, Tributarios y de Blanqueo de Dinero. La nueva unidad comenzó a trabajar en 2011 y desde entonces ha visto un drástico incremento en el número de casos relacionados con el blanqueo de dinero, sostuvo Celso Gamboa, el Viceministro de seguridad pública.
“Resulta más evidente cada día que necesitamos las investigaciones internacionales”, afirmó Gamboa en una conferencia de prensa en agosto. “Necesitamos herramientas que nos permitan trabajar en las fronteras”.
Estos nuevos protocolos fueron puestos a prueba tras la muerte del cantautor argentino Facundo Cabral, quien fue asesinado después de un concierto en julio en Guatemala.
El homicidio fue atribuido al líder de las pandillas costarricenses Alejandro Jiménez, apodado “El Palidejo”. En una incursión posterior a la casa del criminal se obtuvieron evidencias de que había estado transfiriendo efectivo entre Costa Rica y Nicaragua por años.
Además de luchar contra el blanqueo de capitales en el extranjero, Costa Rica tomó importantes medidas este año para combatir la delincuencia nacional. Desde julio, los extranjeros que residen en Costa Rica deben mostrar un documento de identificación personal extranjera, o tarjeta DIMEX, con el fin de abrir una cuenta bancaria. En octubre, el Ministerio de Seguridad Pública llevó las regulaciones un paso más adelante, al exigirles a los extranjeros que reciben pagos o transferencias de dinero en línea que también tengan dicha tarjeta.
“Es nuestra forma de ver quién hace qué en el sistema bancario”, sostuvo el Ministro de seguridad Mario Zamora. “En este proceso, los extranjeros deben dar información a la Administración de la Inmigración, incluyendo su historial de inmigración. En caso de que alguna vez se lleven a cabo investigaciones en sus transacciones bancarias, esto facilita la realización de un seguimiento de sus gastos en el tiempo”.

Share