Costa Rica se fortalece contra el crimen transnacional

Costa Rica Arms Itself against Transnational Crime

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
septiembre 19, 2016

El ministro de Seguridad Pública de Costa Rica, Jorge Mata, busca fortalecer la estrategia de seguridad nacional con el fin de evitar que las agrupaciones del crimen transnacional usen al país como punto de transbordo para las drogas, actividad que impacta la seguridad de la población civil. “Desde 2015, Costa Rica ha padecido mayor penetración de estructuras criminales que , principalmente traen drogas, armas y traficano personas, situación nunca antes vista en la historia de este país”, comentó a Diálogo el ministro Mata. “Estas actividades están afectando a nuestra sociedad; se ha incrementado el consumo de droga en el país”, dijo. Los grupos de narcotraficantes y organizaciones delictivas transnacionales recompensan con cocaína a los grupos costarricenses por las operaciones de tráfico, almacenaje y transporte de la droga. “Esta operación ha generado nuevas agrupaciones locales dedicadas a vender pequeñas cantidades de cocaína, marihuana y otras drogas ilegales. La venta de droga afecta la calidad de vida de las personas”, puntualizó el ministro Mata. El microtráfico ha incremento la cantidad de homicidios debido a los enfrentamientos entre bandas rivales en los lugares donde operan. En 2015, Costa Rica registró 571 homicidios, del cual el 70 por ciento fue producto de la lucha entre agrupaciones criminales. Las autoridades costarricenses estiman concluir este año con la misma cantidad de homicidios registrados en 2015. Al igual que el resto de la región centroamericana, Costa Rica está expuesta a la intensa y dinámica actividad del crimen organizado internacional. Según el ministerio de Seguridad Pública, Costa Rica se ha convertido en un puente para las organizaciones criminales debido a la falta de blindaje en normatividad y equipamiento para luchar de manera frontal contra estas organizaciones. Se estima que alrededor de 2.000 toneladas más de cocaína serán traficadas en y a través de Costa Rica en el 2016 en comparación con el 2015, debido al repunte en el tráfico de cocaína producida en Sudamérica para mercados en Estados Unidos y Europa. . La mayor parte del trabajo de la fuerza pública se centra en combatir el narcotráfico. “Los esfuerzos no son suficientes. Necesitamos cambiar la visión de la seguridad del país, necesitamos fortalecer nuestras estrategias de seguridad”, puntualizó Mata. “El crimen organizado es un componente que no tiene fronteras y que tiene a su servicio una cantidad enorme de gente que lo ayuda de país en país.” De acuerdo con el ministro, no se puede seguir investigando al crimen organizado bajo la modalidad de delincuencia común. Indicó, además, que el Organismo de Investigación Judicial debe tener un departamento que se dedique a la investigación de todo este componente criminal. Esta unidad cooperará con la Fiscalía Adjunta contra el Crimen Organizado, creada en mayo de 2008, con la cual el Poder Judicial combate el incremento de la violencia y la criminalidad organizada. Para ser más eficiente en la lucha contra el narcotráfico aéreo, terrestre y marítimo, la Asamblea Legislativa analiza la creación de una instancia de jueces especializados con jurisdicción exclusiva sobre la investigación y el procesamiento de casos relacionados con grupos del crimen organizado y narcotráfico, así como el proyecto de ley de “Extensión de dominio”, con la cual se pretende despojar a los delincuentes de las riquezas obtenidas ilícitamente. “Estas leyes nos darían la posibilidad de combatir con contundencia la estructura económica de estas agrupaciones criminales y desenmascarar esos capitales que ya están activos en Costa Rica y que históricamente han gozado de cierta tranquilidad. También nos dará la posibilidad de tener un escudo contra las organizaciones criminales europeas y americanas que están lavando dinero en el país”, dijo Mata. El plan de seguridad nacional costarricense se orienta en aumentar la preparación de nuevas tecnologías para el control de flujos migratorios irregulares; optimizar la capacidad real de operaciones de embarcaciones de control en altamar y fortalecer el resguardo del espacio aéreo; establecer un adecuado control para la selección, contratación y monitoreo del desempeño ético de los oficiales de seguridad; y promover leyes contra el crimen organizado en Centroamérica y el Caribe para facilitar la persecución de esta actividad, informa el sitio web del Gobierno de la República de Costa Rica. “Para atacar el problema de manera inteligente, necesitamos invertir en comprar aviones, helicópteros y botes patrulleros de un calaje importante, que nos permitan incrementar la presencia y el control de aguas territoriales, así como adquirir radares con el fin de poder proteger nuestro espacio aéreo. El equipamiento nos da la posibilidad de tener un mayor músculo operativo”, comentó Mata. Las autoridades estadounidenses también trabajan para equipar y capacitar a las autoridades de Costa Rica en la lucha contra el crimen transnacional. El 22 de junio, el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM) donó dos lanchas patrulleras oceánicas clase Island, al Servicio Nacional de Guardacostas del ministerio de Seguridad Pública. Las mismas permitirán incrementar la protección de sus aguas territoriales a más de 5.500 kilómetros en el océano Pacífico. Actualmente el Servicio Nacional de Guardacostas tiene control hasta una distancia de 1.200 kilómetros. La donación valorada en 19 millones de dólares incluye equipos de comunicación y navegación. Las dos embarcaciones llegarán a Costa Rica el próximo año. Costa Rica ha trabajado en forma conjunta con las autoridades de Colombia, España, los Estados Unidos y Panamá para romper ese puente criminal. “Costa Rica, con sus embarcaciones pequeñas, con un Servicio de Vigilancia Aérea que usa aeronaves decomisadas al narcotráfico y con la gran ayuda internacional, ha logrado decomisar importantes cantidades de droga. El 85 por ciento de la cocaína pasa por el mar”, comentó Mata. “Gracias a la cooperación, comunicación exitosa, inmediata, eficiente y eficaz en un operativo conjunto entre las autoridades de los Estados Unidos y Colombia, se lograron decomisar más de 2.2 toneladas de cocaína en el pacífico costarricense”, agregó el ministro Mata. La cocaína estaba empacada en 164 bultos. El Servicio Nacional de Guardacostas interceptó a la embarcación frente a la costa de Puntarenas. Los agentes de seguridad arrestaron a cuatro personas sospechosas, tres nicaragüenses y un costarricense, quienes pretendían vender la droga en Costa Rica. Durante los primeros siete meses de 2016, las fuerzas de seguridad han incautado más de 13 toneladas métricas de cocaína. En tanto que en 2015 se incautaron más de 9.000 toneladas de cocaína, informó el ministerio de Seguridad Pública. Costa Rica no solo enfrenta una lucha frontal contra el crimen organizado para desarticular las estructuras delictivas internacionales que están operando en el país. Las autoridades costarricenses han emprendido una lucha contra la venta y tráfico de droga al menudeo por medio de campañas de prevención como el programa "Saber elegir, saber ganar", que incluye lecciones sobre los problemas causados por el uso de drogas y las consecuencias de la violencia; y el programa "Pinta seguro", que enseña a niños y niñas a protegerse para evitar ser víctimas de robos, abuso, agresiones, accidentes y secuestros. Incluso se está estudiando la creación de grandes centros de desintoxicación. “Instituciones, jueces, fiscales y policías especializados deben trabajar en coordinación. Llegó el momento de pensar como una región y no solo como un país. Ya estamos demostrado que al trabajar de forma coordinada se alcanzan mayores logros, porque así lo demuestra el resultado de las operaciones. Se debe invertir en seguridad; dejemos de pensar en pequeño por el bien del país y de la región, es tiempo de romper el puente criminal”, concluyó el ministro Mata.
Share