Costa Rica y los Estados Unidos unen esfuerzos para ayudar a comunidades marginadas

Costa Rica and the United States Join Forces to Improve the Quality of Life for Marginalized Communities

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
septiembre 26, 2016

El 2 de septiembre, personal del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) encabezado por el Teniente Coronel del Ejército de los EE. UU. Daniel R. Fitch, jefe delegado de la Oficina Representante de Defensa en Costa Rica, acompañado del ministro costarricense de Seguridad Pública, Gustavo Mata, y del embajador de Estados Unidos en Costa Rica, Stafford Fitzgerald Haney, realizaron una visita a las localidades de Piedra Mesa y Alto Telire en Talamanca, para coordinar una misión de ayuda médica programada para la última semana de noviembre. Durante una semana, un equipo de médicos militares, técnicos en medicina, odontólogos, farmacéuticos, pediatras, ginecólogos y personal de apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, un componente del Comando Sur, en coordinación con los ministerios costarricenses de Seguridad Pública, Salud y de Gobernación y Policía, además de la Caja de Seguro Social, brindarán servicios médicos preventivos a los residentes de la región de Alto Talamanca, provincia de Limón. El campamento médico estará desplegado en el distrito de Telire. “Este esfuerzo brinda la gran oportunidad de llevar una mayor ayuda humanitaria a Talamanca. Gracias al Comando Sur, llevaremos muchos servicios de salud, medicamentos, víveres y ropa a una zona de difícil acceso y de difícil coordinación para nosotros”, comentó el Capitán Juan Luis Vargas Castillo, director del Servicio de Vigilancia Aérea del ministerio de Seguridad Pública, a Diálogo. “Desde hace varios años no se ha realizado un ejercicio de ayuda humanitaria tan grande en Talamanca”, agregó. Se espera atender entre 300 y 500 pacientes de las comunidades regionales por día. El acceso a la salud en estas poblaciones es casi nulo debido a que solo se puede acceder por helicóptero o a pie. De acuerdo con Amanda Segovia, investigadora de la Iniciativa de Salud para Centroamérica (CAHI por sus siglas en inglés), hay comunidades que se encuentran a siete días de viaje a pie por senderos peligrosos desde el cantón de Talamanca, tanto por la topografía como por la presencia de narcotraficantes. Existen, además, otros factores que dificultan el acercamiento de las personas a la atención médica, tales como las barreras culturales y lingüísticas entre ciertas comunidades. Misión humanitaria Para realizar una misión humanitaria de tan grandes proporciones, el traslado de personal, equipo y provisiones médicas se hará en dos helicópteros de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, más dos helicópteros del Servicio de Vigilancia Aérea. También participarán personas de la región que han sido capacitadas como técnicos en salud por la Caja de Seguro Social de Costa Rica, así como traductores para establecer comunicación y lazos de confianza con los pacientes. La Caja de Seguro Social es el único organismo del Estado que lleva atención médica a las comunidades de Talamanca. Desde 2006, la institución ingresa a la zona montañosa una vez cada tres meses para atender a la población durante una semana, pues cuenta con el respaldo del Servicio de Vigilancia Aérea. El actual plan de ayuda humanitaria para asistir a las comunidades de Alto Talamanca es una continuación del ejercicio médico de duró cuatro días realizado hace dos años en Piedra Mesa. En esa instancia, el transporte aéreo en helicóptero y la asistencia médica profesional estuvo a cargo de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo. “La labor de la Caja de Seguro Social es muy importante, pero no suficiente. Tenemos conocimiento de estos problemas y hacemos las diligencias para ayudar a los pobladores”, comentó el Cap. Vargas. “Con el cuidado del caso, hemos hablado con líderes de las comunidades, entendemos sus costumbres y conocemos sus necesidades. Lo importante es ayudar a nuestra población a mejorar sus vidas”, puntualizó. Con una población de más de 34.000 habitantes, Talamanca es el segundo cantón más extenso en el territorio costarricense, y comprende los distritos de Chuita, Bratsi, Telire y Sixaloa. Es considerado el territorio con menor índice de desarrollo social y económico en Costa Rica. En Talamanca existen aproximadamente cuatro policías por cada 1.000 habitantes, de acuerdo con el informe Diagnóstico del Cantón de Talamanca 2013, emitido por el ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos. “Además de la misión médica, la Policía Control de Drogas de Costa Rica (PCD), llevará a cabo una misión de erradicación de marihuana en la región de Talamanca”, explicó el Tte. Cnel. Fitch. “La PCD aprovechará los helicópteros de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo para transportar oficiales de las unidades especiales de montaña a lo largo de Talamanca para erradicar plantaciones conocidas de marihuana”. Según el Tte. Cnel. Fitch, los índices de homicidio en Costa Rica han incrementado de manera drástica en los últimos dos años, y el ministerio de Seguridad Pública cree que el 70 por ciento de los mismos es el resultado de enfrentamientos entre grupos criminales locales que se disputan el control del comercio de marihuana. “Los índices de homicidio son especialmente altos en la costa caribeña, donde cultivan la marihuana”, agregó. “En un esfuerzo por reducir la marihuana disponible para el consumo doméstico, el país actualmente se sirve de sus helicópteros orgánicos para realizar cuatro operaciones anuales de erradicación, pero dado el (pequeño) tamaño de éstos, no tienen la capacidad de transportar suficientes oficiales para llevar a cabo las misiones con eficiencia”. Este plan de cooperación continuará a mediano y largo plazo e incluye la construcción de obras esenciales como acueductos, escuelas, clínicas de salud y un centro de atención integral para toda la comunidad. “Desde hace años, Costa Rica y Estados Unidos han trabajado de la mano como socios estratégicos, no solo contra el crimen organizado sino también en esta parte humanitaria. Si Estados Unidos nos ofrece ayuda para bloquear por mar, tierra y aire las actividades del crimen organizado y además nos ofrece asistencia en ayuda humanitaria, claro que vamos a aceptarlas”, finalizó el Cap. Vargas. “El esfuerzo conjunto de trabajo comunitario y de prevención va a evitar que las personas a través de esfuerzos locales se vinculen con el crimen organizado; por eso se hace todo un esfuerzo comunitario para llevar servicios de salud, crear empleos y rutas de acceso para que los productos puedan salir y para que las fuerzas de seguridad tengan presencia en Talamanca”, comentó Daniel Matul Romero, analista de seguridad de la Universidad de Costa Rica.
Share