Costa Rica y Panamá cooperan para combatir el delito a lo largo de la frontera compartida

Costa Rica and Panama Cooperate to Fight Crime Along Shared Border

Por Dialogo
marzo 30, 2015




Las autoridades panameñas y costarricenses están compartiendo informes de inteligencia, tecnología y capacitación para combatir el crimen organizado a lo largo de la frontera compartida.

La cooperación se puso en marcha tras el acuerdo firmado el 12 de febrero por los Ministros de Seguridad de Panamá, Rodolfo Aguilera, y Costa Rica, Luis Mata Vega, quienes firmaron un memorándum de entendimiento durante una reunión binacional de seguridad, realizada en la provincia de Bocas del Toro, Panamá.

La meta de esta iniciativa conjunta es desmantelar el accionar de los grupos del crimen organizado que transportan drogas y distinto tipo de mercancías de contrabando, además de realizar diversas actividades delictivas, como la trata de personas.

“La idea es controlar las rutas migratorias que usan los delincuentes”, dijo Aguilera durante la reunión bilateral de seguridad.

Intercambio de información y recursos


El intercambio de información es un componente clave de la iniciativa binacional. Las fuerzas de seguridad de ambos países intercambian información sobre los presuntos delincuentes a partir de sus respectivas bases de datos informáticas. A mediados de 2015, ambos países planean establecer una fuerza de tarea conjunta para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Ambos países están luchando contra las mismas actividades delictivas. Aguilera señaló el tráfico de drogas, contrabando de mercancía desde Zona de Libre Comercio de Colón, el intercambio ilegal de productos agropecuarios en ambos lados de la frontera y el tráfico de armas como temas comunes que merecen pronta atención.

Ninguno de los dos países tiene un Ejército activo. En cuanto a la seguridad pública, Costa Rica cuenta principalmente con su Fuerza de Seguridad Pública, que funciona bajo el ámbito del Ministerio de Seguridad Pública. Las Fuerzas Públicas de Panamá, que incluyen a la Policía Nacional, el Servicio Nacional Aeronaval y el Servicio Nacional de Fronteras, brindan seguridad al país.

Desde el 1 de enero, las fuerzas de seguridad panameñas han incautado 10, 4 toneladas de drogas en la zona fronteriza y diferentes puntos del país. Durante 2014 se decomisaron 39 toneladas de drogas y, de 2009 a 2014, 209 toneladas de drogas cuyo destino, en la mayoría de los casos, era Estados Unidos. La Policía Nacional de Panamá también decomisó 342 armas de fuego que no tenían los permisos correspondientes.

"Existe un mercado negro, paralelo al mercado de traspaso de armas de segunda , que ya fueron usadas y son revendidas, lo cual vemos con preocupación y debemos atacar cuanto antes en la frontera”, declaró Aguilera, quien aseguró que ambos países están trabajando para intercambiar información referida a la documentación de las armas que son transportadas a través de la frontera.

Las autoridades ya trabajan en el diseño y la construcción de un puesto binacional en Paso Canoas, una ciudad internacional compartida por la Provincia de Chiriquí, en el oeste de Panamá, y la Provincia de Puntarenas, en Costa Rica. La idea es replicar la experiencia positiva que han tenido en la frontera con Colombia, donde desde el año pasado comparten con autoridades colombianas un puesto de vigilancia en el punto La Unión, área que comparten Panamá y Colombia en la frontera.

Desarrollo integral en Paso Canoas


El propósito de los dos países a mediano plazo es también garantizar no sólo más seguridad sino el desarrollo integral en Paso Canoas, a fin de brindar oportunidades económicas a la población civil. En un nuevo encuentro en los próximos meses, las autoridades de Costa Rica y Panamá se reunirán para elaborar y poner en marcha un plan estratégico para el desarrollo integral del área.

Aguilera indicó que invitarán a la reunión a autoridades de Aduanas, Migración y Policía de Costa Rica además de representantes de la Corporación Andina de Fomento.

“Es un trabajo arduo de rediseño que definitivamente no podemos hacer solos”, puntualizó.

Por su parte, Mata Vega indicó que espera que este tipo de esfuerzo binacional permita definir políticas claras y concretas para que ambas naciones luchen juntas contra el crimen organizado.







Las autoridades panameñas y costarricenses están compartiendo informes de inteligencia, tecnología y capacitación para combatir el crimen organizado a lo largo de la frontera compartida.

La cooperación se puso en marcha tras el acuerdo firmado el 12 de febrero por los Ministros de Seguridad de Panamá, Rodolfo Aguilera, y Costa Rica, Luis Mata Vega, quienes firmaron un memorándum de entendimiento durante una reunión binacional de seguridad, realizada en la provincia de Bocas del Toro, Panamá.

La meta de esta iniciativa conjunta es desmantelar el accionar de los grupos del crimen organizado que transportan drogas y distinto tipo de mercancías de contrabando, además de realizar diversas actividades delictivas, como la trata de personas.

“La idea es controlar las rutas migratorias que usan los delincuentes”, dijo Aguilera durante la reunión bilateral de seguridad.

Intercambio de información y recursos


El intercambio de información es un componente clave de la iniciativa binacional. Las fuerzas de seguridad de ambos países intercambian información sobre los presuntos delincuentes a partir de sus respectivas bases de datos informáticas. A mediados de 2015, ambos países planean establecer una fuerza de tarea conjunta para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Ambos países están luchando contra las mismas actividades delictivas. Aguilera señaló el tráfico de drogas, contrabando de mercancía desde Zona de Libre Comercio de Colón, el intercambio ilegal de productos agropecuarios en ambos lados de la frontera y el tráfico de armas como temas comunes que merecen pronta atención.

Ninguno de los dos países tiene un Ejército activo. En cuanto a la seguridad pública, Costa Rica cuenta principalmente con su Fuerza de Seguridad Pública, que funciona bajo el ámbito del Ministerio de Seguridad Pública. Las Fuerzas Públicas de Panamá, que incluyen a la Policía Nacional, el Servicio Nacional Aeronaval y el Servicio Nacional de Fronteras, brindan seguridad al país.

Desde el 1 de enero, las fuerzas de seguridad panameñas han incautado 10, 4 toneladas de drogas en la zona fronteriza y diferentes puntos del país. Durante 2014 se decomisaron 39 toneladas de drogas y, de 2009 a 2014, 209 toneladas de drogas cuyo destino, en la mayoría de los casos, era Estados Unidos. La Policía Nacional de Panamá también decomisó 342 armas de fuego que no tenían los permisos correspondientes.

"Existe un mercado negro, paralelo al mercado de traspaso de armas de segunda , que ya fueron usadas y son revendidas, lo cual vemos con preocupación y debemos atacar cuanto antes en la frontera”, declaró Aguilera, quien aseguró que ambos países están trabajando para intercambiar información referida a la documentación de las armas que son transportadas a través de la frontera.

Las autoridades ya trabajan en el diseño y la construcción de un puesto binacional en Paso Canoas, una ciudad internacional compartida por la Provincia de Chiriquí, en el oeste de Panamá, y la Provincia de Puntarenas, en Costa Rica. La idea es replicar la experiencia positiva que han tenido en la frontera con Colombia, donde desde el año pasado comparten con autoridades colombianas un puesto de vigilancia en el punto La Unión, área que comparten Panamá y Colombia en la frontera.

Desarrollo integral en Paso Canoas


El propósito de los dos países a mediano plazo es también garantizar no sólo más seguridad sino el desarrollo integral en Paso Canoas, a fin de brindar oportunidades económicas a la población civil. En un nuevo encuentro en los próximos meses, las autoridades de Costa Rica y Panamá se reunirán para elaborar y poner en marcha un plan estratégico para el desarrollo integral del área.

Aguilera indicó que invitarán a la reunión a autoridades de Aduanas, Migración y Policía de Costa Rica además de representantes de la Corporación Andina de Fomento.

“Es un trabajo arduo de rediseño que definitivamente no podemos hacer solos”, puntualizó.

Por su parte, Mata Vega indicó que espera que este tipo de esfuerzo binacional permita definir políticas claras y concretas para que ambas naciones luchen juntas contra el crimen organizado.




Share