Destacados: Una conversación con nuestros líderes

Cooperación y suma de capacidades derrotan crimen organizado

La cooperación internacional y las capacidades y esfuerzos conjuntos son las herramientas que Guatemala utiliza para contrarrestar las organizaciones internacionales criminales.
Geraldine Cook/Diálogo | 3 julio 2017

El General de División del Ejército de Guatemala Williams Mansilla Fernández, ministro de la Defensa Nacional de Guatemala, dijo que las amenazas de seguridad de Latinoamérica y el Caribe requieren una solución regional. (Foto: Centro William J. Perry para Estudios de Defensa Hemisférica)

De acuerdo con el General de División del Ejército de Guatemala Williams Mansilla Fernández, ministro de la Defensa Nacional de Guatemala, hay que enfrentar las amenazas de seguridad de carácter tradicional y no tradicional que afronta Latinoamérica y el Caribe como una solución regional. El general otorgó una entrevista a Diálogo durante el “Seminario Regional Centroamericano para Contrarrestar las Redes de Amenazas Transregionales y Transnacionales (T3N, por sus siglas in inglés)” realizado del 20 al 22 de junio en Antigua, Guatemala.

El Gral. de Div. Mansilla, quien asumió la cartera de la defensa en julio de 2015, dijo que la cooperación internacional requiere de los recursos de cada país. La sinergia de cooperación, la amistad y la confianza mutua son los factores decisivos para la lucha contra las organizaciones transnacionales criminales. Asimismo habló sobre las prioridades de seguridad de su país, los avances logrados en la lucha contra el crimen transnacional, el respeto por los derechos humanos y la inclusión de género en las fuerzas armadas, entre otros temas.

Diálogo: Ministro Mansilla, ¿Cuáles son sus retos más importantes en cuanto a la defensa de Guatemala?

General de División Williams Mansilla Fernández, ministro de la Defensa Nacional de Guatemala: La escasez de recursos es una constante. No existe institución que los tenga suficientes para hacer todo lo que pretende. Uno de los principales retos que tenemos es lograr hacer lo máximo posible con lo que tenemos. La demanda de la presencia del Estado en muchos lugares del país es creciente. Nosotros hemos basado nuestro accionar en el recurso humano. Su entrega y su espíritu de servicio han sido claves para subsanar las restricciones en recursos. A pesar de la limitante presupuestaria, no dejamos de pensar en recuperar las capacidades que hemos ido agotando en los últimos años. Incluso buscamos adquirir nuevas capacidades que nos permitan cumplir de mejor forma nuestras funciones en beneficio de la ciudadanía.

Diálogo: ¿Cuáles son las prioridades de seguridad que enfrenta Guatemala?

Gral. de Div. Mansilla: La priorización de la atención a Los temas de seguridad ciudadana son del ámbito de acción del ministerio de Gobernación. Aquellos temas de seguridad pública que requieren el empleo temporal de medios militares son objeto del Consejo Nacional de Seguridad. Todas las circunstancias que propician la inseguridad son prioritarias, ya que la complejidad de relaciones con las que se entrelazan obliga a no descuidar ninguna de ellas. Ante ese escenario, lo prioritario en materia de seguridad es lograr una acción coordinada del Estado de forma tal que se aproveche y maximicen los recursos disponibles para contrarrestar o suprimir las amenazas, preocupaciones y otros desafíos.

Diálogo: ¿Qué logros/avances ha encaminado en sus dos años de trabajo?

Gral. de Div. Mansilla: En el ámbito político, ha sido el papel institucional desempeñado por las Fuerzas Armadas durante las difíciles coyunturas de transición vividas en el último semestre del año 2015. Logramos, todos los militares, mostrar nuestro compromiso con la institucionalidad democrática. Actuamos como una entidad no deliberante y obediente a los mecanismos democráticos que están establecidos en la Constitución Política de la República de Guatemala.

En cuanto a lo interinstitucional, hemos fortalecido las relaciones con otras instituciones de gobierno con las que tenemos el deber de actuar en beneficio de los guatemaltecos. Hemos sumado capacidades y esfuerzos para lograr los objetivos mutuos en diversas estrategias y políticas de gobierno. Un ejemplo es nuestra participación en la Estrategia del Tren del Desarrollo, en el cual aportamos las capacidades del Ejército a las de otras instituciones para llevar soluciones a problemas locales, tales como el acceso a carreteras, remozamiento de infraestructura escolar, sanitaria o comunal. Es de resaltar que esto obedece a la demanda que plantean las autoridades municipales que se benefician de esta acción interinstitucional.

En el ámbito interno, hemos dado continuidad al establecimiento de mejores métodos de gestión y planificación de la defensa. Esto apunta a lograr una planificación por capacidades, programación por rendimiento y un presupuesto por resultados.

Diálogo: Las pandillas representan uno de los problemas de seguridad de algunos países vecinos. ¿Es el caso de Guatemala? De serlo, ¿cómo lo están enfrentando? ¿Qué papel juegan las Fuerzas Armadas en esta lucha?

Gral. de Div. Mansilla: Como he señalado con anterioridad, cuando la amenaza sobrepasa las capacidades de las entidades encargadas de contrarrestarlas, se requiere la suma de actuaciones de quienes integramos el Sistema Nacional de Seguridad. En el caso de las pandillas, la atención que requieren pasa por distintos ámbitos. Uno de ellos es evitar la adhesión de la juventud a estos grupos lo cual requiere una intervención social. A su vez es necesaria la acción preventiva y coercitiva policial ante hechos violentos. Para el desarrollo de estas actividades de gobierno se requiere de un espacio controlado y asegurado. Es en este aspecto que hemos colaborado con la gobernabilidad por medio de la presencia de nuestro personal para generar un ambiente en el cual se puedan desempeñar las otras instituciones responsables de las medidas específicas para llevar seguridad ciudadana y oportunidades de desarrollo.

Diálogo: ¿Qué están haciendo las Fuerzas Armadas de Guatemala para combatir el tráfico ilícito?

Gral. de Div. Mansilla: Este flagelo tipifica el tipo de amenaza que cae en el terreno de la seguridad pública y que demanda la participación parcial de las capacidades militares diferenciadas en su atención. Somos parte de la región centroamericana que por su configuración constituye comercialmente un puente y un obstáculo. Somos un puente para el movimiento norte-sur del continente. A su vez somos un obstáculo para el movimiento este–oeste entre los océanos Pacífico y Atlántico, con la excepción del cuello de botella que representa el paso por el canal de Panamá. Esta condición geoestratégica también es aprovechada por quienes trafican ilícitamente.

Para contrarrestar ese tráfico ilícito se requiere el control de los espacios aéreos, terrestres y marítimos, además del combate directo de las estructuras. En el ejercicio del control aéreo, Guatemala ha invertido en obtener la capacidad de detección de intrusos por medio del establecimiento de radares primarios y secundarios que se suman a los existentes que tenía la aeronáutica civil. Acá aportamos información al sistema civil para proporcionar una navegación segura al tráfico aéreo legal y a su vez podemos detectar quienes quieren penetrar nuestro espacio aéreo de forma ilegal.

En el control terrestre, estamos modificando constantemente nuestro dispositivo a fin de obstaculizar el empleo ilícito de rutas de ingreso y salida del país. Específicamente en zonas fronterizas, nos unimos a los esfuerzos de nuestros vecinos para actuar en forma cooperativa contra este tipo de ilícito. También contamos con Fuerzas Especiales entrenadas en combate urbano. A esto sumamos la incorporación de aeronaves con capacidad VIR que potencialicen la detección de actividades anómalas.

En el control marítimo, además de la capacidad VIR, empleamos la Fuerza Especial Naval como ente operativo para la intercepción de embarcaciones que se dedican al transporte de estupefacientes. Esta actividad con el soporte de inteligencia de los Estados Unidos ha permitido incautar cifras record el año anterior y considero que vamos en camino de superarlo este año.

Diálogo: ¿Qué tipo de relación existe entre las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional?

Gral. de Div. Mansilla: Ambas instituciones sostienen una relación de complementariedad. Tenemos canales siempre abiertos que se mantienen entre los ministerios de Gobernación y Defensa, así como diversas actividades de coordinación que se desarrollan a niveles centrales y locales para optimizar nuestro desempeño. La génesis de esta interacción emana de la instrucción del señor Presidente de la República [Jimmy Morales Cabrera] encaminada al fortalecimiento institucional de todos los componentes del Estado.

El componente policial ha venido creciendo en capacidades y recursos que permiten ahora la disminución del involucramiento del personal militar en labores propias de la policía. Existe un plan para el efecto el cual se está cumpliendo a cabalidad. Esperamos y estamos trabajando para que pronto el componente militar se pueda enfocar en la multiplicidad de funciones que le son propias y que hemos desatendido por el momento. La relación entre ambas instituciones es armoniosa y así debe ser pues nuestro compromiso no es hacia lo interno de cada entidad sino para con los ciudadanos quienes son nuestra razón de ser.

Diálogo: Sabemos que Guatemala ha hecho avances en el tema de inclusión de género en las Fuerzas Armadas. ¿Cuál es la importancia de este cambio y cuáles son los resultados de estos esfuerzos hasta el momento?

Gral. de Div. Mansilla: La importancia radica en hacer realidad el precepto constitucional que establece la responsabilidad de todos los guatemaltecos en servir y defender a la patria. Todos tenemos mucho por aportar. La participación femenina ha venido a alimentar la riqueza humana de la cual se nutren las fuerzas armadas.

La inclusión es una decisión que se tomó hace muchos años y cuya concreción requiere de tiempo. Lo anterior se debe a que el crecimiento jerárquico principalmente en la oficialidad requiere relevos generacionales. Cada año se incrementa el involucramiento del personal femenino en nuestras filas y en esa misma proporción su presencia aumenta en los distintos niveles de la escala jerárquica. Los resultados se van apreciando en esa medida gradual de cambio.

Diálogo: ¿Qué avances ha hecho Guatemala en cuanto al respeto por los derechos humanos en las Fuerzas Armadas?

Gral. de Div. Mansilla: Hay dos grandes áreas en las cuales hemos trabajado durante varios años y seguimos haciéndolo. La primera es el conocimiento y práctica de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario por parte de nuestros integrantes en toda actividad militar. Esto se ha logrado por medio de la transversalización de la temática de derechos humanos en todo el proceso educativo militar. Con esto logramos cimentar el respeto a estos derechos fundamentales por parte de las fuerzas armadas hacia el exterior.

Como consecuencia subjetiva de esta acción objetiva, se produjo una absorción de estos principios para su aplicación al interior de la institución. En apoyo de esta acción, se creó una estructura institucional al más alto nivel por medio de la Dirección General de Derechos Humanos del ministerio de la Defensa.

Diálogo: ¿Cómo coopera Guatemala a nivel regional para combatir la lucha contra el tráfico ilícito y la criminalidad transregionales?

Gral. de Div. Mansilla: La incertidumbre y volatilidad que presentan la criminalidad internacional obliga a que el actuar de los estados sea cooperativo. No existen soluciones simples a problemas complejos, por ello las redes que entretejen estos actores ilícitos solamente puede ser contrarrestada con redes equivalentes por parte de la comunidad regional.

Nuestras buenas relaciones vecinales permite el desarrollo de una rica agenda temática bilateral. Dentro de ese marco, en la actualidad contamos con mecanismos de cooperación con todos nuestros vecinos en el tema específico de la seguridad. Ejemplo de ello son los denominados Grupos de Alto Nivel para la Seguridad y la Justicia, que suman esfuerzos para hacer un frente común a las amenazas. Otra acción se plasma en las fuerzas de tarea interinstitucionales que se han generado entre los países que conformamos el llamado Triángulo Norte.

A su vez participamos en acuerdos multilaterales tales como los acuerdos para la supresión del tráfico ilícito de estupefacientes en el ámbito marítimo. En el Pacífico trabajamos con organismos de los Estados Unidos, mientras que en el Caribe el compromiso es con diversos países que incluyen aquellas naciones europeas que tienen territorios de ultramar.

En todo lo anterior aportamos toda nuestra entrega. No importan las limitaciones que podamos tener en materia de equipo y materiales, contamos con la riqueza de nuestro recurso humano que hace un empleo eficaz y eficiente de los medios que poseemos. Esto se debe al profesionalismo de dicho personal que materializa el compromiso que Guatemala asumió en este problema múltiple. Partimos de la idea elemental de que nadie es tan fuerte para hacerlo solo y nadie es tan débil como para no apoyar. En estos problemas que se manifiestan en espacios comunes solamente la cooperación y suma de capacidades y esfuerzos pueden llegar a producir los frutos que deseamos.

Diálogo: ¿Cuáles son las ventajas de trabajar con los Estados Unidos y otras naciones amigas para enfrentar de manera conjunta las amenazas de seguridad regional?

Gral. de Div. Mansilla: Más que ventajas son compromisos. Como he recalcado, no existe en ningún Estado la capacidad de actuar por si solo ante la diversidad que encierran las amenazas, las preocupaciones y otros desafíos en la región. La inacción por parte de cualquiera de los que conformamos este conglomerado de Estados democráticos conduce a la existencia de espacios para el actuar impune de la criminalidad internacional. La presión debe ser continua, coordinada y simultánea para evitar el escape de la amenaza a zonas de confort.

Es de resaltar también que no toda acción debe ser únicamente basada en el empleo del poder coercitivo del Estado. Muchas de las vulnerabilidades que se presentan en nuestras naciones provienen de condiciones desfavorables para el desarrollo y constituyen a su vez un caldo de cultivo para las organizaciones ilegales. Por lo tanto, la respuesta es integradora e integral tanto en el seno de cada país como en la colectividad de la región. Integradora pues debe sumar los esfuerzos de todas las instituciones e integral para que abarque la multidimensionalidad que subyace en las amenazas, preocupaciones y otros desafíos.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 13
Cargando las Conversaciones