Promesa Continua cambia vidas en Guatemala

Continuing Promise Changes Lives in Guatemala

Por Jennyfer Hernández/Diálogo
mayo 01, 2018

Pobladores del departamento de Izabal en el nororiente de Guatemala se beneficiaron de atención médica gratuita por parte de la misión humanitaria Promesa Continua 2018 (CP-18, en inglés). La misión anual patrocinada por el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) y dirigida por las Fuerzas Navales de SOUTHCOM hizo escala en la comunidad de Puerto Barrios entre el 9 y el 18 de abril.

Unos 250 elementos –entre médicos y militares de la Marina y del Ejército de los EE. UU.– arribaron a bordo del buque USNS Spearhead y atendieron a más de 6 700 personas. Personal médico, miembros del Ministerio de Salud y del Ejército de Guatemala colaboraron con sus homólogos estadounidenses en la octava misión del CP-18 en el país centroamericano.

“La misión permitió que miles de guatemaltecos recibieran atención médica, y permitió el intercambio de ideas entre los expertos de ambos países y un entendimiento más profundo de nuestra amistad como naciones”, dijo el Capitán de Navío de la Marina de los EE. UU. Ángel Cruz, comandante de la misión y comodoro del Escuadrón Destructor 40. “En esta misión se cambiaron vidas, no solo de los pacientes sino de los marineros y soldados quienes a través de estas interacciones impactaron sus almas”.

Apoyo vital

Adultos y niños formaron largas filas desde la 5 a.m. para ser atendidos en el Complejo Deportivo Puerto Barrios, el cual sirvió como centro hospitalario durante el período de la misión. En el Comando Naval del Caribe de la Armada de Guatemala se estableció la unidad de emergencia donde se realizaron las cirugías.

“Ya nos habían contado que ellos atienden muy bien y quisimos venir”, dijo a Diálogo Hilda Salvatierra, quien con su hija llegó desde temprano en la mañana para ser atendida. “La verdad es que es muy bonito porque hay traductores que le explican a uno. A mi hija le dieron vitaminas para su crecimiento y a mi me ayudaron con quitarme una uña del pie que la tenía muy mal”.

Los pobladores recibieron atención médica general y especializada. Nutricionistas y psicólogas se unieron a los esfuerzos para mejorar la salud física y mental de los pacientes.

“Lo que más predominó en los adultos fueron casos de diabetes”, dijo a Diálogo el Contramaestre Primera Clase del Cuerpo Médico de la Armada de los EE. UU. Ignacio García Vega. “Son los que más diagnostiqué”.

Asimismo, los servicios de odontología fueron de los más solicitados. Entre incidencia de caries y extracciones, los especialistas dentales se mantuvieron ocupados.

“Hicimos bastantes extracciones, gente de mayor edad que se quiere sacar los dientes por el mal estado”, explicó la Capitán de Fragata de la Armada de los EE. UU. Ángela Roldán-Whitaker, encargada de odontología de CP-18. “Cada día fue un promedio de 80 extracciones que es un número bastante alto”.

Bajo las carpas de emergencias de la base naval, los cirujanos realizaron unas 36 cirugías. Los médicos especializados también participaron de otras intervenciones médicas en los hospitales locales.

“El caso más importante fue una operación a un caballero que tenía una herida grande en la pierna y se le injertó piel para su reconstrucción”, detalló la Comandante de la Armada de los EE. UU. Jeanne Lewandowski, jefa de cirugía de CP-18. “También había un paciente pediátrico quien tenía una masa o tumor en el cuello. Creemos y estamos seguros de que el cirujano plástico le cambió la vida por completo”.

Misión cumplida

Además de proporcionar servicios médicos, los elementos de CP-18 brindaron sonrisas a niños de escuelas locales con juegos y actividades educativas de medicina preventiva, higiene y nutrición. Los veterinarios miembros del despliegue también realizaron programas de vacunación de animales de ganadería y mascotas.

Tantos los habitantes de la región como sus líderes anhelaban la llegada del USNS Spearhead y se organizaron con anticipación para optimizar su alcance. La misión, según Hugo Sarceño, alcalde de Puerto Barrios, fue un éxito total.

“Anunciamos a las comunidades con 30 días de anticipación y se buscó casos importantes para que recibieran los diagnósticos. Nuestra gente se organizó para viajar en buses y venir a esta jornada”, indicó Sarceño. “Estamos demasiado agradecidos por esta ayuda que ha mejorado la calidad de vida de nuestros vecinos, pues gracias a ellos, los habitantes gozan de buenas condiciones de salud”.

Durante la misión, los profesionales de la salud atendieron a casi 3 000 adultos en medicina general y más de 1 300 niños. Se realizaron casi 1 000 exámenes de optometría, más de 650 tratamientos dentales y unos 500 tratamientos dermatológicos y servicios de ginecología. Asimismo, más de 200 personas aprovecharon de los servicios de psicología. Además se proporcionaron lentes, prescripciones y vitaminas entre otras necesidades.

“Los vínculos de colaboración entre Guatemala y Estados Unidos se han visto fortalecidos por esta misión”, concluyó el Cap. de Nav. Cruz. “Nuestros intereses y valores en común siguen mejorando la seguridad y estabilidad de nuestras comunidades. Solamente juntos podemos crear un estable y mejor mundo”.

El programa cívico-militar de SOUTHCOM inició en 2007 para brindar apoyo humanitario y ayuda médica a países amigos de Latinoamérica. A finales de abril, los equipos de CP-18 continuaron con su misión hacia su etapa final: Colombia.
Share