Promesa Continua llega a Honduras

La primera escala de la misión humanitaria anual ofreció apoyo médico y otros servicios a las comunidades locales de Puerto Cortés.
Kay Valle/Diálogo | 5 abril 2018

Relaciones Internacionales

El Capitán de Navío de la Marina de los EE. UU. Ángel Cruz, comandante de la misión Promesa Continua 2018 y el Capitán de Fragata de la Marina de los EE. UU. Mike Barna entregan un informe de alta a una mujer hondureña en Puerto Cortés, Honduras. (Foto: Especialista de Primera Clase de la Marina de los EE. UU. Mike DiMestico)

Comunidades de la región norteña del Valle de Sula en Honduras recibieron apoyo médico por parte de una jornada humanitaria de los Estados Unidos. La misión humanitaria Promesa Continua 2018 (CP-18, en inglés), un esfuerzo anual patrocinada por el Comando Sur (SOUTHCOM) de los EE. UU. y dirigida por las Fuerzas Navales del Comando Sur de los EE. UU., realizó operaciones cívico-militares en apoyo al Gobierno hondureño entre el 11 y el 23 de marzo.

El músico de Tercera Clase de la Marina de los EE. UU. Kent Grover baila con una maestra de una escuela local durante la misión Promesa Continua 2018 en Honduras. (Foto: Especialista del Ejército de los EE. UU. Brandon Best)

“Honduras ha sido un fuerte amigo y aliado de los EE. UU.”, dijo a Diálogo el Teniente de Navío de la Marina de los EE. UU. Bobby Dixon, oficial de asuntos públicos y vocero de la misión CP-18. “Misiones como Promesa Continua fueron creadas para fortalecer aún más esta relación y mediante el trabajo conjunto, mejorar la vida de las personas”. Es la cuarta misión humanitaria que CP-18 realiza en Honduras.

Cientos de elementos de las Fuerzas Armadas de los EE. UU., entre médicos y militares, se movilizaron al norte del país centroamericano a bordo del buque USNS Spearhead bajo el comando del Capitán de Navío de la Marina de los EE. UU Ángel Cruz, comodoro del Escuadrón Destructor 40. A la misión humanitaria estadounidense se unieron médicos hondureños y profesionales de la salud. Más de 5000 personas de las comunidades de la zona periférica de Puerto Cortés –donde atracó el USNS Spearhead– recibieron atención médica, cursos de medicina preventiva y asistencia variada.

Apoyo humanitario

Niños, adultos y ancianos, que anhelaban la llegada del USNS Spearhead, formaron largas filas desde tempranas horas para ser atendidos. “El saber que las personas esperaron en filas con sus bebés desde las tres de la mañana toca el corazón”, dijo a Diálogo la Capitán de Corbeta de la Marina de os EE. UU.Amy Zaycek, oficial del Centro Federal de Salud Capitán James A. Lovell de los EE. UU. que se movilizó con CP-18. “[Asimismo fue por] los que viajaron largas distancias”.

Los servicios médicos recibidos se enfocaron en la atención médica general y especialistas como odontólogos, otorrinolaringólogos, cirujanos generales, fisioterapeutas, nutricionistas y otros profesionales de la salud. Asimismo, las mascotas recibieron cuidado y tratamiento del personal veterinario del Ejército de los EE. UU., quienes realizaron varios programas de esterilización y vacunación, entre otros.

Ambiente festivo y formativo

Personal veterinario del Ejército de los EE. UU., así como la Sargento Madelyn Guerrero, atendieron a las mascotas en Puerto Cortés, Honduras. (Foto: Especialista Segunda Clase de la Marina de los EE. UU. Kayla Cosby)

Si bien una gran parte de la misión se concentró en el apoyo médico, la llegada de CP-18 se transformó en una feria para los participantes; tanto los voluntarios como los pacientes celebraron con bailes, música y juegos. La banda de la Fuerza de la Flota Marítima de los EE. UU. contribuyó a la alegría de los residentes del lugar al deleitarlos con su música. La banda también hizo conciertos en algunas escuelas del área, centros de atención para niños con necesidades especiales y centros culturales.

“La banda llegó [a Honduras] para acercarse aún más de la población a través de la música”, dijo el Tte. de Nav. Dixon. “La música es una de las cosas más queridas y apreciadas por la gente en todos los ámbitos de la vida. La banda es una parte esencial de la misión”.

Además de brindar apoyo a los más necesitados, unidades de la misión se desplegaron a diferentes sectores de la región para desarrollar charlas educativas de medicina preventiva y mejorar las medidas de nutrición e higiene en las escuelas. La promoción de medicina preventiva fue realizada en conjunto con autoridades locales de la salud. Elementos de CP-18 capacitaron a estudiantes de medicina, personal de salud y miembros de la Cruz Roja hondureña en técnicas y prácticas médicas.

Fortalecer los lazos de amistad

Promesa Continúa inició en 2007 y tiene por objetivo realizar programas cívico-militares que incluyen asistencia humanitaria, apoyo médico, dental y veterinario así como respuesta ante desastres naturales con los países amigos de Latinoamérica y el Caribe. La misión, coordinada entre los gobiernos de los países anfitriones y las embajadas estadounidenses en estos, busca optimizar la interoperabilidad y el apoyo a las comunidades más necesitadas.

“Durante el trabajo con las embajadas estadounidenses y los países anfitriones seleccionamos los lugares en base a las necesidades y los tipos de servicios deseados”, explicó el Tte. de Nav. Dixon. “Visitamos los países que podemos con el tiempo necesario para tener un impacto positivo”.

A principios de abril, el USNS Spearhead atracará en Guatemala y seguirá hacia Colombia, su etapa final. El buque participa de CP-18 por segunda vez consecutiva.

“La actitud de los que participaron de la brigada médica fue maravillosa”, concluyó la Cap. de Corb. Zaycek. “Sus sonrisas eran contagiosas y la belleza de la gente de Honduras iluminaba el día. Los hondureños nos recibieron con los brazos abiertos”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones