Destacados: Una conversación con nuestros líderes

La función del sargento mayor de comando ya es realidad en el Ejército Brasileño

Diálogo conversó con el Sargento Mayor de Comando del Ejército Brasileño Osmar Crivelatti sobre su nueva función, que otorga más responsabilidad y autoridad a los suboficiales.
Marcos Ommati/Diálogo | 21 marzo 2018

El Sargento Mayor de Comando del Ejército de Brasil Osmar Crivelatti visitó la Academia de Suboficiales de Brasil en Cruz Alta, Rio Grande do Sul, donde concedió una entrevista a Diálogo. (Foto: Marcos Ommati/Diálogo)

La función del sargento mayor de comando es nueva en el Ejército Brasileño (EB). Se estableció en 2015 como una forma de otorgar más autoridad y responsabilidad a los suboficiales, con participación de soldados en la toma de decisiones y en el asesoramiento que se brinda al mando de las unidades militares.

Antes de implementarla, el EB puso a prueba la nueva función en un proyecto piloto, en el cual participó el Suboficial de Caballería Osmar Crivelatti. La prueba duró un año y sirvió para definir su efectividad y observar los resultados prácticos de la función en desarrollo. A partir de ese momento el EB comprendió que la función era realmente viable y comenzó un proceso de implementación que terminará a fines de 2018, con la designación de sargentos mayores de comando en las unidades inicialmente establecidas en el plan. Durante una visita a la Escuela de Perfeccionamiento de Armas de Suboficiales (EASA, en portugués), ubicada en Cruz Alta, Río Grande do Sul, Brasil, Diálogo conversó con el Sargento Mayor de Comando Crivelatti, quien trabaja hombro con hombro con el General Eduardo Villas Boas, comandante del EB en Brasília, para hablar sobre esta nueva función.

Diálogo: ¿Por qué el Ejército Brasileño vio la necesidad de crear la función de sargento mayor de comando?

Sargento Mayor de Comando del Ejército Brasileño Osmar Crivelatti: A lo largo del tiempo el Ejército Brasileño, como institución nacional permanente, ha buscado adaptarse a las necesidades de la nación. Para cumplir su misión, busca valorar sus recursos humanos. Por lo tanto, esta era una forma de valorar la carrera del suboficial. Fue una manera de rescatar y reunir los conocimientos, las necesidades y las opiniones que muchas veces se encuentran en la tropa. Son experiencias vividas a lo largo de una extensa carrera.

Diálogo: ¿El intercambio entre el EB y otros ejércitos ayudó a tomar la decisión de crear esta nueva función y una especie de modelo a seguir?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Hace mucho tiempo que el EB realiza intercambios con otros países, algo digno de mérito; hay intercambios de oficiales, de suboficiales, de soldados. Nuestros suboficiales han visitado y participado en intercambios con países sudamericanos, con los Estados Unidos y con otros países del mundo y, seguramente, en algún momento nosotros hemos buscado esas experiencias. Los oficiales y suboficiales brasileños en el exterior identificaron la función y utilización de un sargento mayor de comando en otros ejércitos y buscaron esas experiencias. Solo que no se trató de traer dicha experiencia y adaptarla aquí, directamente en nuestro Ejército. Hubo que establecer un proceso de creación de un cargo que fuera adecuado a la cultura institucional del EB. Por lo tanto, la experiencia y el modelo integran aspectos que buscamos en los otros ejércitos, pero la creación tuvo que ser adaptada a nuestra cultura. De modo que no es exactamente lo mismo que se ve en otros ejércitos. Tal vez sea difícil encontrar un factor de comparación con otros ejércitos porque nosotros no los conocemos a fondo. Necesitaríamos un estudio más profundo para poder hacer una comparación justa. El hecho es que aquí fue necesario hacer una adaptación a nuestra cultura.

Diálogo: ¿Se podría decir que esta función es un concepto aún en gestación, o ya se gestó y ahora ya solo deben desarrollarlo?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Todos estamos aprendiendo. El comando está aprendiendo, los sargentos mayores de comando y los soldados están aprendiendo a convivir con la función, a adaptarse a ella. Pero yo confío en la visión, y este concepto ya es un hecho. De aquí en adelante solo hay evolución y desarrollo. Pero, para que suceda, debemos cuidar mucho el concepto. En esta tarea es necesario hacer cosas que el Ejército realmente necesita. Porque es una tarea que agregó valor a la carrera del soldado, una distinción al suboficial por su competencia, por su desempeño, por su actitud. Pero creo que el gran valor es que va a redituar a los soldados y a la institución. Es un concepto permanente.

Diálogo: Estamos ahora en la EASA, la Escuela de Perfeccionamiento de Armas de Suboficiales, que es una referencia tanto nacional como internacional. ¿Podría usted hablar un poco sobre las escuelas de formación de sargentos de Brasil?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Hoy en día el Ejército Brasileño tiene tres escuelas de formación de suboficiales. Comenzaremos con la Escuela de Formación de Suboficiales de Armas [en Três Corações, Minas Gerais], que prepara al sargento combatiente. Los sargentos se preparan durante dos años, con clases teóricas, mucha instrucción práctica, clases de liderazgo para los suboficiales que van a ser líderes; es decir, desde el comienzo, un grupo de combate dentro de la misma tropa. Tenemos otra escuela, la Escuela de Suboficiales de Logística (EsSLog), que capacita al suboficial de logística en toda la gama logística, que está ubicada en Río de Janeiro. También tenemos el Centro de Instrucción de Aviación del Ejército [en Taubaté, Sao Paulo], que es un poco menor, que capacita específicamente al suboficial que, como mecánico de aviación, es un técnico que trabaja con los helicópteros del Ejército.

Diálogo: Para que un individuo pueda ingresar a estas escuelas debe presentarse en un concurso público. Después de pasar 10 años como suboficial, ¿viene a la EASA a perfeccionarse?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Exactamente. Tiene que presentarse a un concurso público nacional. Los candidatos aprobados podrán asistir a las escuelas de formación para suboficiales. A partir de ahí, el suboficial vuelve, regresa a la tropa y sigue su profesionalización; porque tenemos varios cursos y varios centros de instrucción.

Diálogo: ¿Puede darnos algunos ejemplos?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Puedo mencionar el Centro de Instrucción de Guerra en la Selva, en Manaus [Amazonas], donde los suboficiales pueden graduarse como guerreros de selva. Además, tenemos el Centro de Instrucción Paracaidista. Si el suboficial tiene vocación para ser combatiente paracaidista, toma el curso de paracaidista y se emplea en las unidades de paracaidismo del Ejército. Se trata de una especialización, un perfeccionamiento continuo y, después de 10 a 11 años, ya como sargento segundo, que es requisito para continuar la carrera para las promociones futuras, viene aquí a la EASA, donde hace su curso de perfeccionamiento. Los combatientes, los que se gradúan de la Escuela de Suboficiales de Armas, en Minas Gerais, vienen para acá. El perfeccionamiento del equipo logístico, incluyendo al personal de aviación, se lleva a cabo en la EsSLog, en Río de Janeiro. Pero se trata de un perfeccionamiento continuo, que se hace a lo largo de toda la carrera. Después del curso de perfeccionamiento, se sigue con las especializaciones. Hay varios cursos que los militares pueden tomar, que cubren toda una gama de especializaciones que el EB necesita.

Diálogo: Pero, el militar no puede llegar a ser sargento mayor de comando sin haber estudiado en la EASA o la EsSLog, ¿es así?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Así es. Para seguir ascendiendo en la carrera desde la graduación de sargento segundo a sargento primero, uno de los requisitos para ascender a sargento primero es haber hecho el Curso de Perfeccionamiento de Sargentos. Después, a futuro, para poder llegar a sargento mayor de comando —después de haber pasado por una de esas escuelas de perfeccionamiento—, él debe, a lo largo de su carrera, reunir atributos, adquirir conocimientos, especializarse y, cuando sea sargento primero con antigüedad, el suboficial entra al universo de selección para el cargo de sargento mayor de comando de determinadas unidades, dentro del proceso. En ese punto vuelve aquí a la EASA, donde tenemos el Curso de Sargento Mayor de Comando, en el que obtendrá más fundamento, una base más amplia para desempeñar su función. Por eso ahora la EASA es también conocida como la Casa del Sargento Mayor de Comando.

Diálogo: Para ser director del alumnado de la EASA, ¿ los suboficiales tienen que haber completado el Curso de Sargento Mayor en los Estados Unidos?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Sí. El EB busca aprovechar esa experiencia. El director del alumnado aquí es un suboficial. Ya tenemos esa cultura desde hace bastante tiempo, del perfeccionamiento del suboficial, que es brindado por un suboficial. ¿Y por qué es un suboficial que haya hecho el Curso de Sargento Mayor en los EE. UU.? Por la experiencia, para desarrollar, para mejorar, digamos así, la preparación, el perfeccionamiento de nuestro suboficial aquí.

Diálogo: Respecto al estudio de idiomas y a los intercambios internacionales, ¿los considera fundamentales para que un suboficial del EB avance aún más en su carrera?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Hoy en día predicamos mucho eso. Para que el Ejército pueda enviar al suboficial a un intercambio o curso en el exterior, es fundamental saber otro idioma. Es necesario para poder comunicarse. El EB patrocina mucho esto, lo incentiva, para que el suboficial se dedique al estudio de idiomas, el español, aquí en la frontera; y el inglés, que es fundamental para nosotros. Todo ejército necesita de un profesional para cumplir su misión institucional para con su país. Es difícil comparar al suboficial del Ejército Brasileño con el suboficial del Ejército de Chile, o con el del Ejército de los Estados Unidos. Cada país tiene los profesionales que necesita para cumplir su misión. Tenemos una formación, un perfeccionamiento, una preparación para cumplir la misión del Ejército Brasileño, junto a la sociedad brasileña. El suboficial estadounidense tiene los mismos elementos para cumplir la misión del Ejército de los EE. UU., junto a la sociedad de los Estados Unidos. Entonces, creo que no hay cómo comparar los militares de un ejército y de otro. Hay profesionales dedicados a las distintas carreras dentro de cada ejército, dentro de cada país. Creo que eso es fundamental. Y yo encontré mucho más que profesionales en los otros ejércitos, cuando estuve trabajando. Eran algo más que meros profesionales; eran amigos, porque, muchas veces, nos emplean al mismo tiempo. Por ejemplo, yo adquirí experiencia en Haití y eso es fundamental; esos intercambios que tenemos con los más jóvenes, quienes hacen cursos en otros países, siendo instructores, haciendo intercambios de instrucción muchas veces… eso nos brinda la capacidad de operar juntos. Por ejemplo, operamos en Haití en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, con toda una variedad de ejércitos de varios países. Aquello funcionó muy bien porque nosotros ya sabemos un poco de cómo funciona aquel ejército, cómo trabaja aquel soldado de otro ejército. Yo creo que lo que el EB ha venido haciendo es fundamental respecto a esos intercambios con otros países.

Diálogo: Hablando de intercambios, ¿cómo ve usted la presencia de un suboficial del Ejército de los EE. UU. [Sargento Maestre Luciano García] aquí en la EASA?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Para mí es muy importante. La presencia de un suboficial de los EE. UU. aquí suministra a nuestros suboficiales la visión de cómo es un suboficial del Ejército de los EE. UU., que es un Ejército de referencia mundial. Y es un intercambio en el cual tenemos a un suboficial estadounidense colaborando con nuestras instrucciones y sirviendo de ejemplo para nuestros suboficialess. De igual manera tenemos un suboficial brasileño en la Academia de Sargentos Mayores de los Estados Unidos, en Texas, que busca experiencias y sirve de referencia para el Ejército americano, para promover esos intercambios, esa unión sobre la cual le hablé anteriormente. Yo creo que es fundamental la presencia de él aquí y la presencia de nuestro suboficial en los Estados Unidos. Es fundamental para motivar, para servir de ejemplo a los demás.

Diálogo: ¿Cómo ve usted el hecho de tener estudiantes internacionales aquí en la EASA y en otras escuelas de formación de suboficiales en Brasil? ¿Afecta de alguna manera lo que se incluye en los planes de estudios de esas escuelas?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: No, el plan de estudios es el mismo. Lo que nosotros les enseñamos a nuestros suboficiales se les enseña de la misma manera a los suboficiales de otros países. Así como cuando vamos a otros ejércitos; es una forma de buscar la cultura militar de aquel país. Nosotros no adaptamos nuestra enseñanza específicamente para ellos. Nosotros también buscamos incorporar las experiencias de ellos. Citaré, como ejemplo, el Curso de Sargento Mayor de Comando. El año pasado tuvimos estudiantes extranjeros. Y ellos trajeron consigo su experiencia de la función de sargento mayor de comando de su ejército. Eso fue importante, fue enriquecedor para todo el curso aquí. De modo que el plan de estudios no se cambia ni se adapta. Ellos vienen, aprenden lo que hacemos, compilamos su información y lo que ellos pueden aportar para ayudarnos también. Y así, cuando vamos a otros países vemos que el plan de estudios de ellos tampoco cambia, y eso es importante.

Diálogo: Respecto a la integración de la mujer, ¿cuándo va a haber una mujer sargento mayor de comando en el Ejército Brasileño?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Ese es un asunto importantísimo. Usted tocó un punto en el cual el EB ha trabajado mucho. El Ejército tiene esa integración de género desde hace bastante tiempo en la línea de apoyo. Hoy, el EB ya incorporó a la mujer en la línea bélica. Nosotros tenemos suboficiales mujeres en la EsSLog, quienes al final del año serán sargentos y pasarán a la tropa. Tenemos cadetes que están en la Academia Militar Agulhas Negras, que, en cuatro años [duración del curso], pasarán a las unidades como oficiales de la línea logística combatiente. Eso es muy importante. Será un proceso natural. Creo que con tiempo y con la integración de la mujer ellas ascenderán en la carrera, se perfeccionarán. Y va a ser natural que, cuando sean sargentos primeros con antigüedad, cuando sean suboficiales en una unidad femenina en que haya un sargento mayor de comando, lleguen al cargo que ocupo yo, de sargento mayor de comando del Ejército. Eso es un proceso natural. Hoy en día, el EB no hace distinción de género, no hay diferencias en el Ejército que impidan que una persona pueda trabajar como profesional de las armas, defendiendo a su patria como soldado.

Diálogo: Obviamente, este proceso de transformación, la institución de un nuevo cargo —Sargento Mayor de Comando— apenas inicia. En su opinión, ¿qué falta? ¿Cuáles son los pasos siguientes para que se complete esa profesionalización del suboficial del Ejército Brasileño?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Falta tiempo. Necesitamos tiempo para que realmente consigamos terminar el proceso de implementación, para lograr que todos tengan realmente un entendimiento, porque se trata de un cambio de cultura. Un cambio de cultura no sucede de un día para el otro. Nosotros tenemos una cultura institucional, como le dije antes. El Ejército Brasileño se fundó en 1648, en Guararapes, en el estado de Pernambuco. Y a lo largo del tiempo se ha adaptado, ha evolucionado, ha priorizado sus recursos humanos. Pero lo que es más necesario es un entendimiento. Precisamos evolucionar en el entendimiento de la misión y eso solo se conseguirá con el tiempo. La carrera de suboficial tiene características especiales como suboficial del Ejército Brasileño. Tal vez sea diferente en otros países, pero es una carrera que responde a los requisitos de nuestro Ejército, requisitos necesarios para cumplir la misión. Entonces, todavía se trata de una fase de adaptación. Precisamos tiempo. El tiempo nos dará las condiciones. Y estamos trabajando para que eso suceda.

Diálogo: En el Ejército de los EE. UU. dicen que el suboficial es la columna vertebral de la institución. ¿Y en Brasil?

Sgto. May. de Cdo. Crivelatti: Responderé, si me permite con una cita, repitiendo las palabras de nuestro comandante del Ejército, el General Villas Boas. Es muy sabio cuando dice que “el suboficial es la base sólida que sustenta la estructura de nuestro Ejército”. Entonces, en vez de columna vertebral, tenemos una base sólida que sustenta la estructura de nuestro Ejército. Y realmente nuestro suboficial es quien tiene la capacidad de hacerlo.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 18
Cargando las Conversaciones