Segunda parada del Comfort en Colombia trae alivio y alegría

El buque hospital de la Marina de los EE. UU. benefició a miles en Colombia.
Carolina González, para Diálogo | 4 diciembre 2018

Respuesta Rápida

Miles de pobladores colombianos y venezolanos recibieron atención médica en la población de Riohacha, departamento de La Guajira, durante la misión de asistencia humanitaria Promesa Duradera 2018, en Colombia. (Foto: Carolina Gonzalez)

Comunidades del departamento de La Guajira, en el norte de Colombia, se vieron beneficiadas por la misión humanitaria Promesa Duradera 2018, del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), a países amigos de la región. En la segunda parada del buque hospital en Colombia, la misión brindó atención médica especializada a ciudadanos colombianos y migrantes venezolanos que habitan la región fronteriza con el país vecino.

Doña Herminda Batista, de 86 años, obtuvo gafas nuevas como parte de la atención oftalmológica que recibió durante la misión Promesa Duradera 2018, en Riohacha, departamento de La Guajira, Colombia. (Foto: Carolina Gonzalez)

Promesa Duradera 2018 es la mayor misión humanitaria que los Estados Unidos realiza en Colombia, con dos paradas programadas en el país. La primera fue en la población de Turbo, Antioquia, ubicado en el golfo del Urabá, donde durante una semana realizó atención médica a 5450 pacientes y se realizaron 131 cirugías a bordo del buque. La segunda, en Riohacha, donde se brindó atención médica primaria a 4943 personas y se realizaron 116 cirugías en el buque USNS Comfort. En total, más de 10 000 personas recibieron atención médicas durante dos semanas en Colombia.

Los dos lugares asignados reciben múltiples casos diarios de pacientes necesitados, razón por la decisión de hacer ambas paradas. Un caso es el de Rubileth y su hija Emily, de tres años, quienes llegaron a Riohacha desde Maracaibo, Venezuela, en agosto de 2018, huyendo de la difícil situación en su país.

Emily sufría de un lipoma en el ojo derecho, y aunque es una cirugía menor, no obtuvo asistencia médica en su país. “Buscamos ayuda en muchos hospitales, pero no había oftalmólogos, pero cuando me enteré que venía el buque Comfort yo dije, '¡Aquí fue!' Me siento feliz de que por fin alguien se preocupa por nosotras”, manifestó Rubileth, quien se dedica a la venta informal de dulces en Riohacha para su manutención. 

Otra historia similar es la de Herminda Basista, de 86 años, perteneciente a la comunidad indígena Wayuú en el norte de la Guajira. Doña Herminda llevaba dos años sin recibir atención oftalmológica, ya que su población no cuenta con la especialidad médica. “Estoy muy agradecida con esta misión porque no solo me hicieron mis exámenes médicos, sino que también me regalaron mis nuevas gafas”, expresó doña Herminda. “Esta ayuda es muy buena porque ahora con la llegada de tantas personas desde Venezuela hay más necesidades de las habituales, así que de parte de todos les damos las gracias por toda la ayuda”.

El éxito de una misión de esta dimensión radica en la coordinación y organización por parte de las autoridades de Estados Unidos con las autoridades locales, y la misión de 2018 no ha sido la excepción. Las coordinaciones se hicieron a través de los Gobiernos locales de Antioquia y La Guajira, y contaron con el apoyo de la Armada y el Ejército Nacional de Colombia.

El General del Ejército Nacional Alberto Jose Mejía, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia; Kevin Whitaker, embajador de los Estados Unidos en Colombia; y el Almirante de la Marina de los EE. UU. Craig S. Faller, comandante del Comando Sur de los EE.UU., asistieron a la ceremonia de clausura de la misión Promesa Duradera 2018 en Colombia, el 30 de noviembre de 2018. (Foto: Embajada de Estados Unidos en Colombia)

En Riohacha, el Comando de Apoyo al Desarrollo y Acción Integral (CAAID), del Ejército Nacional, se encarga de hacer la coordinación interagencial para la organización y seguridad de la misión. A la vez, realiza la coordinación de actividades de asuntos civiles, tales como arreglos a escuelas y colaboración con la población civil asistente.

La misión en Riohacha, también dio inicio a la construcción de dos aulas escolares en municipios aledaños a la ciudad, como parte del Programa de Ayuda Humanitaria del Comando Sur, y se arreglaron las dos escuelas que se utilizaron como consultorios médicos durante la semana de atención médica. Además, se realizó la donación de 600 escritorios escolares y se repartieron más de 1000 kits escolares para estudiantes de la región.

Como parte de la alianza con los países de la región, especialistas médicos militares de países amigos, como Argentina, Reino Unido y Chile, tuvieron una participación activa en la jornada. “Esta experiencia ha sido invaluable, ya que he podido combinar el servicio a la gente en esta marina en la travesía a bordo del Comfort”, dijo la Teniente Primero de la Armada de Chile Valentina Martinez, quien se desempeña como oficial de sanidad dental. “Es muy bueno para nosotros poder participar de estas actividades para intercambiar experiencias entre diferentes armadas y combinar esfuerzos con un solo propósito”, agregó.

Durante la ceremonia de clausura de la misión Promesa Duradera 2018 en Colombia, estuvo presente el Almirante de la Marina de los EE. UU. Craig S. Faller, recién posesionado comandante del Comando Sur, en su primer viaje a un país de la región como comandante del Comando Sur. “El Comfort es un visible recordatorio de que los Estados Unidos siempre estará con nuestros amigos en Latinoamérica y el Caribe, y Colombia como uno de sus aliados", dijo al respecto el Almte. Faller. “Por décadas, los Estados Unidos han acompañado a Colombia en su lucha por la paz; ahora, casi dos años después de haber firmado el histórico acuerdo de paz con las FARC, seguimos hombro a hombro acompañándoles.”

Al final de su discurso el Alte. Faller envió un mensaje a todas las naciones amigas de la región. “La misión del Comfort es simbólica de nuestra promesa duradera de amistad, compañerismo y solidaridad con las Américas. Honramos nuestra promesa por una simple razón: Este es nuestro hogar compartido, nuestro vecindario, y los buenos vecinos se cuidan unos a otros”.

La cúpula militar de Colombia también asistió a la clausura de la misión. “Quiero, en nombre de nuestro Gobierno y las Fuerzas Militares de Colombia, agradecer a la Embajada de los Estados Unidos en Colombia y al Comando Sur de los Estados Unidos por hacer posible esta acción de carácter humanitario, que al mismo tiempo, con nuestra ayuda, nos permite acercarnos a la comunidad”, manifestó el General del Ejército Nacional Alberto José Mejía, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia. “Estas actividades fortalecen los vínculos entre los dos países”.

Promesa Duradera 2018 continúa su recorrido hacia Honduras, el último país beneficiado antes de que el buque Comfort regrese a Estados Unidos. El buque ofrecerá asistencia médica en Puerto Castilla.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones