Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Poder Judicial de Colombia mejoran la seguridad pública

Colombia’s Military, National Police, and Judiciary Improve Public Safety

Por Dialogo
febrero 04, 2015




En 2014, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de Colombia neutralizaron a seis líderes de alto rango de las FARC, y persuadieron a 1.175 exterroristas de desmovilizarse.

Estos fueron dos de los puntos más destacados de la campaña oficial contra los grupos terroristas en 2014, publicados recientemente por el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

Gracias al accionar conjunto de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y el Poder Judicial de Colombia, el país logró en 2014 estos y otros triunfos significativos en la lucha contra la violencia, mejorando de este modo la seguridad pública en todo Colombia.

Como consecuencia del Plan de Choque para combatir la delincuencia urbana, lanzado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en Octubre de 2014,se registró también una reducción en los delitos comunes no violentos ocurridos en 2014.

“El año de 2014 se convirtió en un año de acciones y resultados en materia de seguridad en Colombia”, destacó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en una conferencia de prensa realizada el 8 de enero de 2015.

Novedoso y osado enfoque


La nueva estrategia del gobierno para reducir la cantidad de asesinatos y asaltos, así como también otros delitos menores, lleva a las Fuerzas Armadas y a la policía a concentrarse en combatir la microextorsión, la minería ilegal, el robo, y el tráfico de armas, además de luchar contra grupos criminales violentos, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El plan de choque estuvo en vigencia por 90 días y fue ejecutado por el Poder Judicial, junto con las fuerzas de seguridad del país, en 111 ciudades que concentran el 82% del total de la delincuencia del país: Medellín, Pereira, Ibagué, Pasto, Cali, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Bogotá, Villavicencio y Neiva.

La nueva política de combate a la delincuencia contribuyó a la reducción de la tasa de homicidios a 27,8 por cada 100.000 habitantes, la más baja de los últimos 34 años. En 2014, se registraron 10 casos de homicidio colectivo, la cifra más baja desde 2011, y un 58% menos que en 2013, según datos de la Presidencia.

Por consiguiente, Santos decidió convertir el Plan de Choque en una política permanente en 2015.

Este enfoque requiere que las fuerzas armadas y policiales adapten sus estrategias para cada región en particular.

“Se trata de impulsar un trabajo basado en la planeación de un servicio diferenciado que responda a las problemáticas particulares de cada zona”, señaló Patricia Bulla, coordinadora de Seguridad y Defensa de la ONG Fundación Ideas para la Paz.

Comprender las “causas reales” de la delincuencia es un factor importante para mejorar la seguridad, precisó Bulla.

La lucha contra los grupos delictivos


La nueva estrategia ayudó a las fuerzas armadas y policiales a realizar incursiones contra grupos ilegales, como las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas emergentes (BACRIM).

Por ejemplo, de los 1.101 municipios colombianos, el 82% no registraron presencia efectiva de las FARC, en comparación con 77% en 2012. La presencia efectiva del ELN es aún menor, con solamente un 4% de los municipios de la nación que reportan operaciones significativas de este grupo. En cuanto a las BACRIM, el 86% de los municipios del país reportaron estar libres de la presencia de bandas.

Las fuerzas de seguridad también realizaron grandes avances en la lucha contra los líderes de las FARC, neutralizando a seis de ellos. De esos seis, tres resultaron muertos, dos fueron capturados y uno desmovilizado, según el Ministerio de Defensa. Las fuerzas de seguridad también capturaron a 2.329 integrantes de las FARC y ultimaron a otros 250 en distintos operativos.

Sumado al éxito en la lucha contra las FARC en los últimos años por parte de las fuerzas armadas y policiales, también se han obtenido grandes logros en la lucha contra el ELN en 2014, cuando fueron neutralizados cuatro de sus líderes; 537 integrantes del grupo fueron capturados –un 46,3% más que en 2013– y 46 resultaron muertos.

En total, 1.175 integrantes de las FARC y 170 del ELN se desmovilizaron en 2014.

El alto índice de desmovilización refleja no solamente el éxito de las campañas y el buen desempeño de las Fuerzas Armadas, sino que “también demuestra las insatisfacciones, el maltrato y la violencia de la que son víctimas los miembros de estas organizaciones”, indicó Pinzón.

Importantes decomisos de cocaína


La interrupción de las fuentes de ingresos de las que dependen las FARC y otros grupos ilegales es un componente crucial de la estrategia del gobierno para mejorar la seguridad pública.

“Estamos actuando contra todas las formas de financiación de las actividades criminales y delincuenciales […], contra el narcotráfico, minería criminal, contrabando y extorsión”, explicó Pinzón.

Las fuerzas de seguridad colombianas realizaron importantes avances en la lucha contra el narcotráfico en 2014, con el decomiso de 166 toneladas de cocaína, 349 kg de heroína y 300 toneladas de marihuana. Además, autoridades policiales pulverizaron 55.500 hectáreas de cultivo ilegal de coca y erradicaron 11.700 hectáreas de producción ilegal de hojas de coca.

Las autoridades también confiscaron 71,8 toneladas de explosivos y desactivaron 2.148 artefactos explosivos.

Las fuerzas de seguridad obtuvieron importantes logros en la lucha contra la minería ilegal, con la incautación de 739 kg de oro y la destrucción de 90 retroexcavadoras utilizadas por grupos criminales.

El gobierno continuará haciendo todo lo posible durante 2015 para mejorar la seguridad pública en todo Colombia.

“Este año [2015] quiero que sea el año de la reconciliación. Que cualquier diferencia no se resuelva ni a tiros ni a golpes sino dialogando. Eso nos va a permitir también disminuir muchísimo los homicidios por causas de intolerancia de la ciudadanía”, declaró Santos el 16 de enero en un comunicado oficial.



En 2014, las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de Colombia neutralizaron a seis líderes de alto rango de las FARC, y persuadieron a 1.175 exterroristas de desmovilizarse.

Estos fueron dos de los puntos más destacados de la campaña oficial contra los grupos terroristas en 2014, publicados recientemente por el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

Gracias al accionar conjunto de las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y el Poder Judicial de Colombia, el país logró en 2014 estos y otros triunfos significativos en la lucha contra la violencia, mejorando de este modo la seguridad pública en todo Colombia.

Como consecuencia del Plan de Choque para combatir la delincuencia urbana, lanzado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en Octubre de 2014,se registró también una reducción en los delitos comunes no violentos ocurridos en 2014.

“El año de 2014 se convirtió en un año de acciones y resultados en materia de seguridad en Colombia”, destacó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en una conferencia de prensa realizada el 8 de enero de 2015.

Novedoso y osado enfoque


La nueva estrategia del gobierno para reducir la cantidad de asesinatos y asaltos, así como también otros delitos menores, lleva a las Fuerzas Armadas y a la policía a concentrarse en combatir la microextorsión, la minería ilegal, el robo, y el tráfico de armas, además de luchar contra grupos criminales violentos, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El plan de choque estuvo en vigencia por 90 días y fue ejecutado por el Poder Judicial, junto con las fuerzas de seguridad del país, en 111 ciudades que concentran el 82% del total de la delincuencia del país: Medellín, Pereira, Ibagué, Pasto, Cali, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Bogotá, Villavicencio y Neiva.

La nueva política de combate a la delincuencia contribuyó a la reducción de la tasa de homicidios a 27,8 por cada 100.000 habitantes, la más baja de los últimos 34 años. En 2014, se registraron 10 casos de homicidio colectivo, la cifra más baja desde 2011, y un 58% menos que en 2013, según datos de la Presidencia.

Por consiguiente, Santos decidió convertir el Plan de Choque en una política permanente en 2015.

Este enfoque requiere que las fuerzas armadas y policiales adapten sus estrategias para cada región en particular.

“Se trata de impulsar un trabajo basado en la planeación de un servicio diferenciado que responda a las problemáticas particulares de cada zona”, señaló Patricia Bulla, coordinadora de Seguridad y Defensa de la ONG Fundación Ideas para la Paz.

Comprender las “causas reales” de la delincuencia es un factor importante para mejorar la seguridad, precisó Bulla.

La lucha contra los grupos delictivos


La nueva estrategia ayudó a las fuerzas armadas y policiales a realizar incursiones contra grupos ilegales, como las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas emergentes (BACRIM).

Por ejemplo, de los 1.101 municipios colombianos, el 82% no registraron presencia efectiva de las FARC, en comparación con 77% en 2012. La presencia efectiva del ELN es aún menor, con solamente un 4% de los municipios de la nación que reportan operaciones significativas de este grupo. En cuanto a las BACRIM, el 86% de los municipios del país reportaron estar libres de la presencia de bandas.

Las fuerzas de seguridad también realizaron grandes avances en la lucha contra los líderes de las FARC, neutralizando a seis de ellos. De esos seis, tres resultaron muertos, dos fueron capturados y uno desmovilizado, según el Ministerio de Defensa. Las fuerzas de seguridad también capturaron a 2.329 integrantes de las FARC y ultimaron a otros 250 en distintos operativos.

Sumado al éxito en la lucha contra las FARC en los últimos años por parte de las fuerzas armadas y policiales, también se han obtenido grandes logros en la lucha contra el ELN en 2014, cuando fueron neutralizados cuatro de sus líderes; 537 integrantes del grupo fueron capturados –un 46,3% más que en 2013– y 46 resultaron muertos.

En total, 1.175 integrantes de las FARC y 170 del ELN se desmovilizaron en 2014.

El alto índice de desmovilización refleja no solamente el éxito de las campañas y el buen desempeño de las Fuerzas Armadas, sino que “también demuestra las insatisfacciones, el maltrato y la violencia de la que son víctimas los miembros de estas organizaciones”, indicó Pinzón.

Importantes decomisos de cocaína


La interrupción de las fuentes de ingresos de las que dependen las FARC y otros grupos ilegales es un componente crucial de la estrategia del gobierno para mejorar la seguridad pública.

“Estamos actuando contra todas las formas de financiación de las actividades criminales y delincuenciales […], contra el narcotráfico, minería criminal, contrabando y extorsión”, explicó Pinzón.

Las fuerzas de seguridad colombianas realizaron importantes avances en la lucha contra el narcotráfico en 2014, con el decomiso de 166 toneladas de cocaína, 349 kg de heroína y 300 toneladas de marihuana. Además, autoridades policiales pulverizaron 55.500 hectáreas de cultivo ilegal de coca y erradicaron 11.700 hectáreas de producción ilegal de hojas de coca.

Las autoridades también confiscaron 71,8 toneladas de explosivos y desactivaron 2.148 artefactos explosivos.

Las fuerzas de seguridad obtuvieron importantes logros en la lucha contra la minería ilegal, con la incautación de 739 kg de oro y la destrucción de 90 retroexcavadoras utilizadas por grupos criminales.

El gobierno continuará haciendo todo lo posible durante 2015 para mejorar la seguridad pública en todo Colombia.

“Este año [2015] quiero que sea el año de la reconciliación. Que cualquier diferencia no se resuelva ni a tiros ni a golpes sino dialogando. Eso nos va a permitir también disminuir muchísimo los homicidios por causas de intolerancia de la ciudadanía”, declaró Santos el 16 de enero en un comunicado oficial.
muy buenas estas noticias Por favor colocar cuando sucedió esto no se admite o verifica cuando ocurrio
gracias estos hombres y mujeres pertenecientes a nuestro honorifico ejercito el pais tiene otra carra falta solo mas desicion del govierno esto es lo que necesitamos en nuestro territorio colombiano, paz, seguridad y tranquilidad.

y que ojalá quien quiera dormir en parques jardines y andenes como háciamos cuando niños jugabamos a los papás en nuestros pueblos bellos de esa epoca y mirar los atardeceres
que nos quedabamos dormidos observando las estrellas

una obcervación para nuestro gobierno ,no destruir los insumos que se le quite alos guerrilleros bandas criminales o mineros ilegales ,dejar esto como se hace con la extinción de dominio para servicio de elpais est comentario lo hago a raiz de las notas que salen emanadas de el ministerio de defenza hoy 5 de marzo en las oras de la mañana que soldados y policias sirvan de colaboradores al disminuir las acciones militares en todas las actividades que se requieren en las comunidades de el pais para bienhestar de el pais
Share