La Marina colombiana apoya expedición científica en la Antártica

Colombian Navy Supports Scientific Expedition in the Antarctic

Por Dialogo
enero 23, 2015




La Marina colombiana está proporcionando apoyo logístico, operativo y científico - y su barco más grande y sofisticado - para 20 investigadores que realizan la primera expedición científica del país a la Antártica.

Los científicos están a bordo del navío de patrulla militar ARC 20 de Julio
, el cual zarpó en la misión el 16 de diciembre de la Base Naval Bolívar en Cartagena. El barco cruzó el Canal de Panamá y luego navegó por la costa del Pacífico de Sudamérica, llegando a la Antártica el 18 de enero. La misión finalizará el 12 de marzo.

El ARC 20 de Julio
transporta a 102 personas en el viaje, incluidos 82 miembros de la tripulación. Los 20 investigadores son procedentes de 11 instituciones colombianas, incluida la Marina, el Ejército Nacional, la Dirección General Marítima, la Comisión Oceánica Colombiana, la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, la Fuerza Aérea Colombiana y las universidades del Norte, Valle, Antioquia y Los Andes, así como las fundaciones de Conservación Internacional Malpelo, Yubarta y Omacha.

Una misión ‘esencial’


La misión marca el lanzamiento del Programa Antártico Colombiano, que establecerá una presencia geopolítica en el continente y sentará las bases para investigaciones científicas continuas.

Los científicos realizarán experimentos de investigación sobre el impacto de las diferentes zonas de la Antártica en el planeta. Entre otras tareas, crearán mapas de navegación para áreas sin explorar de la Antártica e investigarán la seguridad marítima, el fenómeno El Niño y el comportamiento de grandes mamíferos y peces.

“Investigadores de la Dirección General Marítima, del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas y nueve científicos de la Marina Nacional van a hacer un levantamiento oceanográfico en la bahía de Gerlache”, dijo el Capitán Camilo Segovia, oficial al mando del buque, al sitio web Fan.com.

“La misión es esencial para la supervivencia nacional”, agregó Segovia. “La expedición es clave para realizar varios experimentos que determinarán cómo nuestro clima, nuestra biodiversidad y nuestra producción agrícola se ven afectados por las condiciones climáticas en la Antártica.”

Un navío sofisticado de la Marina


Para lograr esta misión científica en un entorno duro, las autoridades militares eligieron el barco ARC 20 de Julio
(OPV-80), uno de los más modernos de la Marina colombiana.

“La embarcación fue escogida para la expedición [a la Antártica] por su capacidad operacional, versatilidad y características de configuración”, expresó el Capitán Segovia, según El Heraldo.


El ARC 20 de Julio
es una de las creaciones navales más recientes de los astilleros operados por la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval (Cotecmar) de Colombia. Esta nave entró a ser parte de la flota colombiana en 2012. El navío, que mide más de 80 metros de eslora y 13 de ancho, no es un rompehielos. En su primera misión, el ARC 20 de Julio

fue asignado a la Fuerza de Tarea contra el narcotráfico en Tumaco, donde realizó operaciones de intercepción marítima con el fin de desmantelar las redes de apoyo al terrorismo, relacionadas con el tráfico de drogas en el Pacífico colombiano, según el sitio web del Programa Antártico Colombiano.

Si bien no es un rompehielos, el buque fue acondicionado para soportar condiciones de frío extremo. Cuenta con equipo científico importante, incluidos instrumentos, laboratorios, sensores de movimiento y una ecosonda por debajo del casco .


Para el final de la expedición, el ARC 20 de Julio
habrá viajado 14.417 millas náuticas, con 12 escalas para recargar combustible y fortalecer los lazos con naciones amigas. El barco hará escala también en bases científicas en Greenwich y las Islas King George.

La Marina colombiana protege el ambiente


La participación de la Marina en la misión demuestra su dedicación a proteger el ambiente y cooperar con otras naciones para lograr ese objetivo. Se trata de “proteger al planeta”, declaró Edwin Hernández, analista de seguridad de la Universidad Nacional de Colombia.

“En esta misión la Marina forma parte de una gran alianza que involucra varios aspectos, su participación se debe a que los marinos son los hombres más preparados en el tema del mar y la navegación.”

La región antártica tiene un valor científico y geopolítico significativo.

En 1959, representantes de 12 países - incluidos Argentina, Chile, Australia y el Reino Unido – firmaron el Tratado Antártico en Washington, D.C., el cual pide que la región se utilice para fines pacíficos y para la continuación de las observaciones científicas. Durante la década de 1980, Colombia se unió al Tratado como observadora; ahora el país espera convertirse en miembro consultivo.

“La Marina nacional continuará desarrollando acciones que protejan el poder naval y científico de la nación y su apoyo al Programa Antártico Colombiano con el fin de apoyar el deseo del país de convertirse en miembro consultivo del Tratado Antártico”, informó la Marina colombiana en un comunicado de prensa.



La Marina colombiana está proporcionando apoyo logístico, operativo y científico - y su barco más grande y sofisticado - para 20 investigadores que realizan la primera expedición científica del país a la Antártica.

Los científicos están a bordo del navío de patrulla militar ARC 20 de Julio
, el cual zarpó en la misión el 16 de diciembre de la Base Naval Bolívar en Cartagena. El barco cruzó el Canal de Panamá y luego navegó por la costa del Pacífico de Sudamérica, llegando a la Antártica el 18 de enero. La misión finalizará el 12 de marzo.

El ARC 20 de Julio
transporta a 102 personas en el viaje, incluidos 82 miembros de la tripulación. Los 20 investigadores son procedentes de 11 instituciones colombianas, incluida la Marina, el Ejército Nacional, la Dirección General Marítima, la Comisión Oceánica Colombiana, la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, la Fuerza Aérea Colombiana y las universidades del Norte, Valle, Antioquia y Los Andes, así como las fundaciones de Conservación Internacional Malpelo, Yubarta y Omacha.

Una misión ‘esencial’


La misión marca el lanzamiento del Programa Antártico Colombiano, que establecerá una presencia geopolítica en el continente y sentará las bases para investigaciones científicas continuas.

Los científicos realizarán experimentos de investigación sobre el impacto de las diferentes zonas de la Antártica en el planeta. Entre otras tareas, crearán mapas de navegación para áreas sin explorar de la Antártica e investigarán la seguridad marítima, el fenómeno El Niño y el comportamiento de grandes mamíferos y peces.

“Investigadores de la Dirección General Marítima, del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas y nueve científicos de la Marina Nacional van a hacer un levantamiento oceanográfico en la bahía de Gerlache”, dijo el Capitán Camilo Segovia, oficial al mando del buque, al sitio web Fan.com.

“La misión es esencial para la supervivencia nacional”, agregó Segovia. “La expedición es clave para realizar varios experimentos que determinarán cómo nuestro clima, nuestra biodiversidad y nuestra producción agrícola se ven afectados por las condiciones climáticas en la Antártica.”

Un navío sofisticado de la Marina


Para lograr esta misión científica en un entorno duro, las autoridades militares eligieron el barco ARC 20 de Julio
(OPV-80), uno de los más modernos de la Marina colombiana.

“La embarcación fue escogida para la expedición [a la Antártica] por su capacidad operacional, versatilidad y características de configuración”, expresó el Capitán Segovia, según El Heraldo.


El ARC 20 de Julio
es una de las creaciones navales más recientes de los astilleros operados por la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval (Cotecmar) de Colombia. Esta nave entró a ser parte de la flota colombiana en 2012. El navío, que mide más de 80 metros de eslora y 13 de ancho, no es un rompehielos. En su primera misión, el ARC 20 de Julio

fue asignado a la Fuerza de Tarea contra el narcotráfico en Tumaco, donde realizó operaciones de intercepción marítima con el fin de desmantelar las redes de apoyo al terrorismo, relacionadas con el tráfico de drogas en el Pacífico colombiano, según el sitio web del Programa Antártico Colombiano.

Si bien no es un rompehielos, el buque fue acondicionado para soportar condiciones de frío extremo. Cuenta con equipo científico importante, incluidos instrumentos, laboratorios, sensores de movimiento y una ecosonda por debajo del casco .


Para el final de la expedición, el ARC 20 de Julio
habrá viajado 14.417 millas náuticas, con 12 escalas para recargar combustible y fortalecer los lazos con naciones amigas. El barco hará escala también en bases científicas en Greenwich y las Islas King George.

La Marina colombiana protege el ambiente


La participación de la Marina en la misión demuestra su dedicación a proteger el ambiente y cooperar con otras naciones para lograr ese objetivo. Se trata de “proteger al planeta”, declaró Edwin Hernández, analista de seguridad de la Universidad Nacional de Colombia.

“En esta misión la Marina forma parte de una gran alianza que involucra varios aspectos, su participación se debe a que los marinos son los hombres más preparados en el tema del mar y la navegación.”

La región antártica tiene un valor científico y geopolítico significativo.

En 1959, representantes de 12 países - incluidos Argentina, Chile, Australia y el Reino Unido – firmaron el Tratado Antártico en Washington, D.C., el cual pide que la región se utilice para fines pacíficos y para la continuación de las observaciones científicas. Durante la década de 1980, Colombia se unió al Tratado como observadora; ahora el país espera convertirse en miembro consultivo.

“La Marina nacional continuará desarrollando acciones que protejan el poder naval y científico de la nación y su apoyo al Programa Antártico Colombiano con el fin de apoyar el deseo del país de convertirse en miembro consultivo del Tratado Antártico”, informó la Marina colombiana en un comunicado de prensa.
es bueno sa ver que esta pasndo en el mundo y megusta mucho es muy bueno que la marina colombiana contribuya con estas imbestigaciones cientificas En el valle del cauca se producen por lo menos 5 incendios de caña diariamente, mas de 50 registros fotograficos en mi poder dan cuenta de ello, nadie toma parte de ello pues estamos entre la espada y la pared, por un lado la fuerza laboral de nuestros pueblos y veredas y por otro nuestro medio ambiente. QUE ES MAS IMPORTANTE?
si se minimizan los incendios se aumentaran las maquinas y por ende se minimizara la fuerza laboral y si se hacen quemas la fuerza laboral esta feliz pero el medio ambiente colapsara.
Share