Armada de Colombia al servicio de la comunidad

A través de su red de emisoras, la Armada Nacional de Colombia desarrolla un trabajo operativo y de cooperación.
Yolima Dussán/Diálogo | 15 noviembre 2017

Las emisoras de la red Marina Stereo transmiten durante 24 horas con el lema “La radio de la gente”, con 5 kilovatios en FM para cada una de las 17 estaciones. Una es vía Internet. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Colombia es un país de oyentes de radio. A pesar de la evolución de medios de comunicación, la radio llega donde otros medios no lo hacen. Con esa certeza, la Armada Nacional de Colombia (ARC) creó emisoras para hacer frente al proselitismo que adelantaban los grupos narcoterroristas en la zona Montes de María, del departamento de Sucre, al norte del país.

El proceso empezó en el año 1997, cuando el Gobierno, a través del Ministerio de Comunicaciones, facultó a la fuerza pública de Colombia, compuesta por las fuerzas militares y la Policía Nacional, como concesionario del servicio de radiodifusión sonora. Serían emisoras institucionales al servicio de la comunidad.

“Con la primera emisora, y con cada una de las que se fueron sumando, el mando vio en esta una apuesta interesante con una reacción inmediata y positiva por parte de la comunidad”, dijo a Diálogo el Suboficial Jefe de la ARC Edwin Cubillos Fuquen, director de la red de emisoras. “Como respuesta a la programación y a los mensajes estratégicamente transmitidos, empezamos a recibir información que permitió incrementar los resultados operacionales.”

Los primeros equipos de radiodifusión comprados por la Armada Nacional fueron instalados en el Batallón de Fusileros de la Infantería de Marina N.º 4 en Corozal, Sucre. Allí, a través de la frecuencia 99.8 FM, Marina Stereo Corozal inició su transmisión el 5 de agosto de 1997, a las 6:00 de mañana, con las notas del himno de Colombia, seguidas por las del himno de la ARC. Fue la primera emisora de la red, hoy conformada por 18 estaciones cuyas transmisiones se emiten desde puntos estratégicos del país donde la fuerza naval tiene presencia.

Emisoras participativas, culturales y educativas

La programación de la red de emisoras, desde el primer día y durante los 20 años de trasmisiones interrumpidas, obedece a la misión para la que fue creada. Deben difundir programas y mensajes institucionales con carácter participativo, popular, educativo y cultural, que busquen el fortalecimiento de la democracia, los valores esenciales de la nacionalidad, la integración civil-militar y la solidaridad ciudadana.

“Esto se logra gracias a un contenido diseñado para conectar con las comunidades a partir de sus gustos, respuesta a sus necesidades, recreación y suministro de información que contribuya a mejorar su calidad de vida”, dijo el SJ Cubillos. “En cada una ellas, el contenido tanto de los programas informativos como musicales está adaptado a las costumbres de los habitantes de las poblaciones desde donde transmitimos. Cuidamos todos los detalles para que los oyentes se sientan identificados con la emisora, para ser parte de su vida cotidiana.”

“Pedro, desmovilízate”

La programación de las emisoras fue diseñada para reunir a los habitantes. Además, promociona las actividades de acción integral de las Fuerzas Militares, suministra información sobre la oferta estatal y acompaña a la audiencia con una cuidadosa selección musical.

“Tenemos un contenido de programación muy importante, sumado a otro estratégico: la transmisión de mensajes dirigidos a los guerrilleros escondidos en los montes”, dijo el Capitán de Navío Omar Enrique Soto Aguilera, director de Comunicaciones Estratégicas de la ARC. “Esa fue una razón estructural para la creación de las emisoras de la Marina.”

A través de la convocatoria realizada por las emisoras de la ARC se efectúan jornadas de apoyo al desarrollo en las comunidades, amenizadas por periodistas y locutores de cada zona. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

La fuerza sabía perfectamente cuál era la penetración de la señal de las emisoras que abrió en varias zonas del país. Junto con los miles de volantes que se esparcían por las montañas desde las aeronaves militares, empezó el proceso de invitar a los guerrilleros a volver con sus familias y reintegrarse a la sociedad.

“El número de desmovilizados de la guerrilla creció”, agregó el SJ Cubillos. “Parte fundamental de los mensajes transmitidos tenían como objetivo estimular a los guerrilleros a reintegrarse a la vida civil.”

El mayor impacto, según el Cap. de Nav. Soto, fue cuando a través de las charlas con los desmovilizados se encontró una manera aún más directa. “Reunido con desmovilizados ya en proceso de reincorporación a la vida civil, me recomendaron enviar mensajes personalizados. Nos suministraron nombres de compañeros que querían salir, pero estaban indecisos.”

Así fue como empezaron a producir mensajes direccionados. El impacto fue grande en los guerrilleros que escuchaban su nombre por la radio. Sabían que el Estado hablaba directamente con ellos. En los últimos años se desmovilizaron cerca de 32.000 guerrilleros.

La radio de la gente

Todas las emisoras de la ARC tienen 5 kilovatios y funcionan las 24 horas del día. La red Marina Stereo tiene 17 estaciones de radio que transmiten a través de una frecuencia modulada, más una por la Internet que emite desde Bogotá.

Todas tienen una barra de programación controlada desde Bogotá, pero están regionalizadas. Todos los días se enlazan con el “Magazín Marina al Día”, un espacio de 7:30 a.m. a 9:00 a.m. con las noticias más importantes. El 60 por ciento de la programación es musical, el 40 por ciento restante es informativo. Con frecuencia hacen segmentos remotos para cubrir actividades culturales desde diversas regiones.

Sentido social

“Entré a la Armada con la profesión de periodista y locutor. Anhelaba ser parte de la fuerza a través de sus micrófonos. En el recorrido por comunidades apartadas a través de Marina Stereo he podido comprobar los resultados de la conexión de la gente con la ARC”, dijo el Suboficial Segundo Alexander Morea, uno de los 70 “tripulantes” de la red de emisoras. “La Colombia que escucha nuestras transmisiones agradece el acompañamiento que les damos, las soluciones entregadas, la recreación y los momentos de esparcimiento a los que acceden con nuestra programación. Nos hacen sentir que estamos haciendo las cosas bien.”

“Nuestro contenido ha variado. Ahora los mensajes estratégicos están encaminados a la estabilización y la consolidación de la paz. Tras 20 años, tenemos planes para proteger y ampliar la posición lograda en todas las zonas”, concluyó el Cap. de Nav. Soto. “Trabajamos en la evolución de nuestra programación. Las emisoras cumplen la función no solo con la población civil, sino con nuestros infantes de marina. Cada día tenemos que ser más eficaces en nuestro contenido y transmisiones. Trabajamos en ello.”

 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 9
Cargando las Conversaciones