Armada de Colombia combate la desnutrición infantil en La Guajira

Colombian Navy Battles Childhood Malnutrition in La Guajira

Por Dialogo
abril 05, 2016





La Armada de Colombia ha puesto en marcha un plan de ayuda humanitaria para asistir a las comunidades de la Alta Guajira en el departamento de La Guajira, donde la desnutrición infantil ha alcanzado niveles alarmantes. En 2015, 30 de cada 100.000 niños menores de cinco años murieron por causas asociadas a dicha condición.

La Armada ha proporcionado ayuda como agua potable, que es muy escasa en la región, así como también alimentos, atención médica y materias primas para el establecimiento de proyectos productivos sustentables en esas comunidades, como parte de las Jornadas de Apoyo al Desarrollo emprendidas por el gobierno. El Contralmirante Evelio Ramírez, Comandante de la Fuerza Naval del Caribe, informó a Diálogo
que los deberes de las Fuerzas Armadas incluyen un componente de asistencia social. Las fuerzas militares brindan asistencia a la población más vulnerable, especialmente durante situaciones de alto riesgo como lo es la crisis actual.

“Desde septiembre de 2015, la Armada ha concentrado sus esfuerzos en la Alta Guajira, cuyas comunidades se encuentran entre las de más difícil acceso y donde el transporte marítimo es la mejor opción”, dijo el Contralmte. Ramírez. “Esta región no tiene una presencia permanente del gobierno, hay condiciones geográficas adversas, la zona es desértica, los municipios son distantes, hay vías de acceso limitadas y por eso la emergencia ha sido más severa. Adicionalmente, la población es mayoritariamente indígena”.

Hasta el momento, la Armada ha realizado un total de cinco Jornadas de Apoyo al Desarrollo que han beneficiado a aproximadamente 6.000 personas, brindándoles atención médica integral, 400.000 litros de agua, 66 toneladas de alimentos y útiles escolares y una tonelada de ropa y zapatos. El número de pobladores que recibe esta ayuda es considerablemente alto por las dificultades de acceso a los pueblos de la región.

Un año en la Alta Guajira


Cada 40 o 45 días, la Armada realiza una de las Jornadas de Apoyo al Desarrollo en La Guajira como una iniciativa de las Fuerzas Armadas con el fin de integrar los esfuerzos de instituciones gubernamentales y privadas para promover la salud y el bienestar de los colombianos de las zonas más alejadas de los centros urbanos. Estas Jornadas se han venido realizando desde la década de 1970 y continúan realizándose en todo el país. Sin embargo, durante el año pasado los esfuerzos de la Armada se han enfocado en la Alta Guajira.

El 16 de septiembre, la Armada realizó la primera Jornada de Apoyo al Desarrollo en los sectores de Castillete y Puerto López en la Alta Guajira. En la misma se proporcionaron unos 200 kilogramos de Bienestarina a 1.425 personas, un complemento alimenticio producido por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) que contiene nutrientes provenientes de leche de vaca y harinas de diferentes cereales. La Armada también transportó 37.000 litros de agua a un pueblo donde no ha llovido desde hace más de dos años.

“Para ayudar de manera efectiva a los pobladores de La Guajira, concentramos alimentos, donaciones, camiones cisternas con agua, personal médico y todo lo demás en Cartagena", dijo el Contralmte. Ramírez. "Zarpamos en un buque de 200 toneladas de capacidad de carga totalmente lleno y nos dirigimos a Puerto López, Guajira, desde donde realizamos las jornadas por toda la costa de la península. Aunque en el 98% del tiempo hay condiciones adversas en esas aguas, con vientos de más de 30 nudos y olas de dos metros de altura, vale la pena, porque el acceso vía terrestre a esas poblaciones es incluso más difícil, debido a que los caminos están muy deteriorados o no existen”.

Las Jornadas de Apoyo al Desarrollo duran tres o cuatro días. En cada una de estas jornadas, las autoridades brindan atención médica, odontológica, pediátrica, psicológica y oftálmica, entre otros servicios de salud provistos por voluntarios. Por otra parte, las Jornadas incluyen el trabajo de albañiles y carpinteros, así como de otros profesionales que pueden construir o reparar rápidamente estructuras básicas como pozos, parques y escuelas.

El impacto de El Niño


La geografía de la Alta Guajira se ha vuelto más árida debido a la falta de lluvia durante más de un año. Las reservas de agua y la producción de alimentos han sufrido el impacto del fenómeno de El Niño.

La cultura predominante en La Guajira es la de la comunidad indígena wayuu, la cual habla el wayuunaiki, una de las lenguas oficiales del departamento desde 1992. De acuerdo con el censo demográfico de 2005, la población de La Guajira era de 619.135 habitantes, de los cuales 45% son indígenas y representan el 20% de la población indígena de todo el país.

En 2010, la tasa de mortalidad infantil para las comunidades indígenas de La Guajira era de aproximadamente 42 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, de acuerdo con un estudio del perfil sociodemográfico de La Guajira publicado por la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas. “La comparación de los totales nacionales [de mortalidad infantil] revela que estas tasas departamentales son sistemáticamente más altas y que las diferencias son mayores en lo que se refiere a mortalidad en la niñez. Esto significa que hay una mayor probabilidad de muerte temprana entre los niños de la Guajira”, sostiene dicho estudio.

La desnutrición aguda ha jugado un papel en la tasa de mortalidad infantil en La Guajira, según el Ministerio de Salud. En 2015, las cifras preliminares indicaron que la desnutrición aguda originó 30 muertes por cada 100.000 niños menores de cinco años, dos menos que en 2013 y 10 más que en 2011. Hasta la fecha, en 2016 ha habido 10 muertes en este grupo etario y la mayoría de los casos han ocurrido dentro de la comunidad wayuu.

Colombia garantiza el derecho a los cuidados de salud y tiene legislación especial para la provisión de servicios a las comunidades indígenas, de acuerdo con la CEPAL. Las Jornadas de Apoyo al Desarrollo forman parte de los servicios que el gobierno brinda a las comunidades indígenas.

Armada apoya proyectos productivos para la región


El grupo Acción Social Naval de San Andrés, integrado por voluntarias que son esposas de oficiales activos y retirados de la Armada, crearon una organización llamada Tejedores de Sueños con el fin de ayudar a aliviar la pobreza en el área mediante la creación de oportunidades de emprendimiento. “Tradicionalmente, las comunidades wayuu han elaborado productos artesanales, tales como mochilas y hamacas tejidas a partir de hilos de lana", dijo Clarena Hernández, presidenta de Acción Social Naval. "Con Tejedores de Sueños queremos incentivar esta valiosa tradición […] y establecerlo como un proyecto productivo”.

La Armada gestiona canales de comercio en favor de los artesanos, que son primordialmente mujeres, con el fin de asegurar la sustentabilidad de Tejedores de Sueños. El Contralmirante Andrés Vásquez, afirma que Tejedores de Sueños generará un ciclo logístico de prosperidad económica porque las familias se organizarán en cooperativas artesanales, que les facilitarán atender los pedidos de manera eficiente.

“La idea es ayudar a las comunidades a continuar su proceso tradicional artesanal con clientes que comprarán un producto final a precio justo. Esto reactiva el ciclo comercial, puesto que no deben depender de las donaciones para subsistir.”
Share