Fuerzas Armadas de Colombia destruyen cuatro laboratorios

Colombian Military Destroys Four Drug Labs

Por Myriam Ortega/Diálogo
febrero 14, 2017

La Infantería de Marina de Colombia junto con el Ejército y la Policía Nacional, lograron la incautación de cuatro laboratorios en el departamento de Putumayo, el 17 de enero. Los delincuentes utilizaban las instalaciones rústicas para el procesamiento de pasta base de coca. Los militares realizaron dos operaciones: La primera, liderada por el Batallón N.º 30 en Puerto Guzmán, donde localizaron tres laboratorios artesanales, y la segunda, por el Batallón N.º 33 en el municipio de San Miguel, en donde encontraron el cuarto centro de procesamiento. “Este trabajo se viene desarrollando mediante operaciones continuadas”, afirmó el Coronel Ricardo Alberto Suárez Rátiva, comandante de la Brigada de Infantería de Marina N.º 3, quien dentro de sus unidades tácticas tiene al Batallón N.º 33, que encabeza el operativo. Atribuye el éxito a “la inteligencia humana o técnica, que es como se logran encontrar estas actividades ilegales”. En los laboratorios encontraron 997 galones de insumos líquidos y 680 kilogramos de insumos sólidos destinados al procesamiento de pasta de coca. Las autoridades destruyeron estos materiales en forma controlada en el sitio del hallazgo. La Armada Nacional señaló en boletines de prensa que “en el año 2016, la Fuerza Naval del Sur adelantó una ofensiva permanente contra este flagelo en su jurisdicción. Destruyeron 145 centros de proceso, más de 57.000 galones de insumos líquidos y 32.000 kilogramos de insumos sólidos”. En 2017, ya inhabilitaron 10 de los laboratorios. Trabajo en equipo El Cnel. Suárez atribuye el éxito de esta y otras misiones al trabajo conjunto que realizan las Fuerzas Armadas de Colombia. “La Brigada N.º 3 tiene cuatro unidades tácticas, es decir, cuatro batallones. Desarrollamos operaciones con las unidades del Ejército, de acuerdo al sector del río en donde se encuentren. Yo, como soy una brigada de Infantería de Marina de la Armada Nacional, mi responsabilidad es fluvial, y dependemos del sector, ya sea del río Putumayo, del río Caquetá o del río Caguán. Estas actividades se hacen con las unidades del Ejército y con apoyo de la Fuerza Aérea, para lograr un éxito contundente”. De acuerdo con el General del Ejército Adolfo Hernández, la actuación conjunta inicia desde la misma formación de los miembros de cada uno de los destacamentos militares. Como comandante de la Brigada de Selva N.º 27, tiene jurisdicción en el departamento de Putumayo y la Bota Caucana. “Algo que ayuda a fortalecer esta cultura del actuar conjunto dentro de las diferentes fuerzas es el Proyecto Púrpura, que se implantó en las diferentes escuelas de formación de las Fuerzas Militares con el propósito de implementar una interacción conjunta, temprana, en los alumnos. Hoy en día encontramos miembros de otras fuerzas en las escuelas del Ejército, la Armada o de la Fuerza Aérea. Ellos allí generan espacios de trabajo conjunto, que después vemos reflejados en el teatro de operaciones”. Las habilidades de cada corporación suman y favorecen la optimización de recursos, agregó el Gral. Hernández: “El trabajo conjunto ha facilitado el esfuerzo común y con esto la economía de los recursos. También ha sido muy importante la creación de las burbujas de inteligencia, en donde todas las fuerzas colocan sobre la mesa la información sobre determinado blanco, como el narcotráfico, y también sobre los posibles objetivos que podemos enfrentar. En ese espacio, cada mesa aporta y reconoce la manera como se puede realizar la operación, y si amerita realizarla con los recursos de una fuerza para ser eficaces y contundentes en la medida que se consolide el objetivo” aseguró. Coca en el Putumayo Según el estudio “Monitoreo de Cultivos Ilícitos”, realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los departamentos de Nariño, Putumayo y el norte de Santander concentran el 64 por ciento de los cultivos de coca detectados hasta el 31 de diciembre de 2015. A esa misma fecha, había un área cultivada de coca de 20.068 hectáreas en el Putumayo. Ante un reto tan grande, “la meta es continuar el desarrollo operacional que consiste en la realización de registros continuados y permanentes del área de responsabilidad fluvial de la Brigada: ríos Caquetá, Putumayo, Cagüán, Ortegüaza, Mecaya y Sencella, en donde la actividad operacional se realiza en forma pertinente”, añadió el Cnel. Suárez. Para obtener apoyo incluso más allá de las fronteras, “el Ejército de Colombia tiene una excelente relación con los ejércitos de Ecuador, de Perú y de Brasil. Mantenemos contacto permanente para efectuar coordinaciones en operaciones militares que contribuyen a atacar desde nuestras orillas los diferentes delitos transnacionales que pueden estar presentes en estas fronteras. Aquí en el Putumayo, tenemos dos pasos legales, donde pasan las personas que están en Puerto Leguizamo y en San Miguel. Pero a lo largo del río Putumayo, la Infantería de Marina colombiana, la ecuatoriana y la peruana ejercen una constante vigilancia y coordinan algunas operaciones cuando tienen información de algún delito en algún sector de la frontera para atacar de inmediato en forma coordinada”, afirmó el Gral. Hernández.
Share