Gobierno colombiano: FARC abusa de las guerrilleras

Colombian government: FARC abusing female guerrillas

Por Dialogo
agosto 04, 2011




BOGOTÁ, Colombia – A menudo son violadas.
Frecuentemente son obligadas a hacerse abortos.
Son puestas en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.
Son golpeadas.
Son esclavizadas.
Las mujeres que integran las filas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a menudo son objeto de abuso sexual y físico por parte de aquellos hombres que integran el grupo terrorista más grande de ese país, según el gobierno colombiano.
El gobierno basó este comentario en el reporte de la Policía Nacional que incluye información y testimonios de testigos tras años de operaciones exitosas contra la guerrilla que ha estado en lucha contra el Estado desde la década de los 60.
“Supuestamente, las mujeres en las FARC son tratadas como semejantes (ya que) arriesgan su vida al igual que el resto de sus compañeros por la causa que defienden”, dice el especialista en temas del conflicto interno colombiano y profesor en la Universidad del Rosario en Bogotá, Germán Ortiz. “Pretenden vender la idea de que la mujer es protagonista en su estructura delictiva y que son parte vital de la misma”.
Ortiz añadió que “(Pero) la verdad es que las mujeres de las FARC son las que resultan maltratadas según lo que hemos escuchado de víctimas secuestradas y liberadas y de mujeres de las FARC que se han escapado del grupo terrorista”.
El gobierno colombiano interceptó una comunicación del líder de las FARC, Henry Castellanos Garzón – sentenciado recientemente en ausencia a 22 años de cárcel – la cual detallaba el maltrato de las guerrilleras.
“La cosa está jodida con tanta bomba, y a eso hay que sumarle que siete resultaron preñadas en los últimos cuatro meses”, Castellano, alias “Romaña”, dice al comando oriental de las FARC. “A una mujer hubo que mandarla para Bogotá porque ya estaba de cinco meses y se había escondido la barriga con una faja. Se puede reintegrar el próximo mes”.
Según la Policía Nacional, la mayoría de las mujeres en las FARC tiene entre 18 y 30 años.

El gobierno colombiano confirmó una información del diario El Tiempo que establece que fuerzas de seguridad supieron de mujeres que sufrieron abusos sexuales a pocos kilómetros de donde fue rescatada la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, en julio de 2008.
Según la información encontrada en computadoras obtenidas tras la operación que abatió en 2010 al jerarca militar de las FARC, Víctor Julio Suárez, “cuatro jovencitas pasaban la más dura ‘prueba’ impuesta por un mando de las FARC: una a una, a cambio de no ser castigadas, fueron obligadas a tener relaciones sexuales con ‘Canatuaro’, a quien habían diagnosticado con sífilis y las contagió a todas”.
Betancourt, quien estuvo secuestrada por las FARC por más de seis años, dijo recientemente que “en general, las guerrilleras han ejercido la prostitución, por lo que ven a las FARC como un ascenso”.
“(Las mujeres) sufren una especie de prisión revolucionaria por parte de los líderes (de las FARC)”, declaró Betancourt.
Marloes Nijmeijer, miembro del programa “Operación de Mujer a Mujer” que busca instar a las mujeres a dejar la guerrilla, dijo que muchas veces los miembros de las FARC son abusadores sexuales.
“El verdadero problema es la fijación de estos grupos por reclutar a niñas de temprana edad para cumplir funciones sexuales en las FARC y engañarlas con un estilo de vida que en realidad no las va a llevar a ningún lado”, dijo Nijmeijer, cuya hermana, Tajna, se integró a las FARC en 2007. “Quiero ayudar a otras mujeres del conflicto a que no entren a una vida de engaño, abusos y crueldad. Hay muchos caminos para retornar a una vida buena después de haber estado en el conflicto y esa es mi misión aquí”.
La Policía Nacional de Colombia informó en junio que del total de los reclutados desde 2009, el 28% son mujeres.
“Para que una mujer en las FARC pueda tener un hijo debe pasar por varios pasos burocráticos, es decir, los líderes deciden sobre la vida de las mujeres”, dice Leonardo Ordóñez, experto en sociología del terrorismo de la Universidad del Rosario. “Es por eso que muchas mujeres huyen al darse cuenta de este engaño. La otra cara de la moneda son las mujeres que tienen poder dentro de la organización, pues ellas pueden hacer lo que quieran y son respetadas. Es decir, la igualdad que intentan profesar para atraer nuevos miembros son palabras nada más, sus hechos hablan por sí solos”.
que pema que en pleno siglo 21, con toda la tecnologia existente aun no se pueda terminar con la guerrilla, es una lastima que hayan mujeres y niños que tienen que pasar por tales ultrajes sin que nadie pueda hacer nada por ellas y por esos niños que son reclutados. Dios tenga misericordia de esa gente y de esos pueblos que estan a merced de estos revolucionarios que no aportan nada a su pais. ojala que pronto se acabe esta violencia innecesaria que no lleva a ninguna parte mas que a satisfacer los instintos amas bajos de estos hombres barbaros y sin sentimientos. Sí, se ve que el mundo tiene varios rostros
Share