Ministro de defensa colombiano Juan Carlos Pinzón: Las FARC a punto de derrumbarse

Colombian Defense Minister Juan Carlos Pinzón: FARC Close to Collapse

Por Dialogo
mayo 13, 2013



El largo conflicto de Colombia contra terroristas de las FARC comienza a asemejarse más a una medida enérgica del gobierno contra el crimen organizado que un conflicto bélico completo.
Esas son las palabras del ministro de defensa colombiano Juan Carlos Pinzón, quien dice que el movimiento marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se encuentra huyendo y ha estado cambiando sus tácticas.
“Se acercan más a la disolución, pero esto también significa un reto”, comentó Pinzón. “Estamos golpeando a las FARC en la cabeza y eliminando la manera en que operan a nivel nacional, pero se están volviendo más localizadas”.
La participación de Pinzón el 29 de abril en el Centro William J. Perry para Estudios Hemisféricos de Defensa de la Universidad de Defensa Nacional en Washington, ocurrió cuando los líderes colombianos y de las FARC se reunieron en La Habana para una octava ronda de las conversaciones de paz que comenzaron el año pasado. Las FARC — a las que tanto Washington como Bogotá clasifican como un grupo terrorista — afirman representar a la población pobre de las zonas rurales de Colombia contra la explotación por la élite del país.
Pero oficiales del gobierno colombiano llevan mucho tiempo denunciando las tácticas de las FARC, que incluyen secuestros, contrabando de drogas, extorsión y violencia. El conflicto está profundamente arraigado y más de 600 mil personas han muerto en las últimas cinco décadas, según organizaciones internacionales de derechos humanos.

Pinzón: Las FARC se están volviendo menos predecibles

Pinzón señaló que gradualmente las FARC se han vuelto menos predecibles y menos visibles, lo que las hace más difíciles de rastrear que a un movimiento militar organizado de alto perfil.
“Son como una mafia”, agregó. “Están más dispersas y menos concentradas en áreas rurales. Usan vestimenta informal, armas y teléfonos celulares más pequeños. No utilizan las armas y uniformes que solían usar, y con frecuencia visten de civiles y a veces van desarmados para evitar una acción militar”.
Añadió: “Son como un grupo de bandas criminales, pero estamos derrotando a esas bandas una por una”.
Los tiroteos violentos siguen siendo comunes, aunque la lucha general entre los guerrilleros de las FARC y las fuerzas gubernamentales es menos intensa de lo que solía ser. El 5 de mayo, apenas una semana después del discurso de Pinzón en el Centro Perry, las fuerzas armadas abatieron a siete rebeldes de las FARC en el departamento del suroeste de Nariño, cerca de la frontera de Colombia con Ecuador.
Juan Carlos Palou, un oficial del grupo de estudios de la Fundación Ideas para la Paz en Bogotá, está de acuerdo con esta evaluación.
“Como fuerza política, las FARC siguen siendo muy débiles, al aislarse a sí mismas a través del uso de niveles crecientes de violencia esporádica y enlaces con los cárteles mexicanos de narcotráfico”, declaró, señalando que esto ha distanciado a los líderes de las FARC de su base de apoyo tradicional.
“Ha creado un efecto de cuello de botella, presionando en contra de su transición inmediata a la política local o nacional”, agregó Palou.

Pinzón insta a Washington a no claudicar en la lucha ahora

Pinzón animó a su audiencia — cerca de 100 oficiales de la defensa militar y civil con sede en Washington — para ayudar a mantener el respaldo financiero de EE.UU. a Colombia.
“Si existe un momento en el que necesitamos apoyo, o un momento en el que necesitamos debilitar la capacidad de las FARC, es ahora”, sostuvo. “Cada semana, nos estamos deshaciendo de un líder de las FARC o conseguimos algunas armas, explosivos o drogas. Cada día continuamos avanzando. La paz se establecerá con o sin ellas. La diferencia será el período de tiempo. Lo haremos en los próximos seis meses, o lo haremos en los próximos cinco años”.
Pinzón reconoció que los cortes de presupuesto de EE.UU. podrían afectar la asistencia a la campaña militar colombiana, diseñada para combatir al terrorismo así como reducir el flujo de cocaína colombiana hacia Estados Unidos.
“Comprendo los retos que tienen desde una perspectiva fiscal”, indicó Pinzón, añadiendo una analogía de fútbol americano para expresar su punto de vista. “Pero nos encontramos en la zona roja. ¡Necesitamos llegar a la zona de anotación!”
Pinzón, el hijo de 41 años de edad de un coronel del ejército colombiano, tiene una licenciatura en relaciones internacionales y estudios estratégicos de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Paul H. Nitze de la Universidad Johns Hopkins, y una maestría en política pública de la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson de la Universidad de Princeton.
El presidente colombiano Juan Manuel Santos designó a Pinzón como su ministro de defensa en el 2011. Anteriormente, había sido el secretario general del presidente.

Aprendiendo de errores pasados

Aunque Pinzón anunció los éxitos militares de Colombia, también dijo que el gobierno está dispuesto a conversar con los rebeldes. Explicó que Santos ha ofrecido a las FARC una función en el proceso político del país, pero que no negociará con respecto a sus políticas militares.
“Él no hablará sobre el futuro de las fuerzas armadas con los terroristas, pero está dispuesto a dejarlos participar en el proceso político”, sostuvo Pinzón. “Los principales constructores de la paz son las fuerzas armadas. Son los protectores principales de los derechos humanos. Sí, podemos tener una postura enérgica — y lo haremos si es necesario — pero también necesitamos hablar. Queremos integrar la región de manera pacífica”.
Pinzón dijo que el gobierno colombiano está utilizando duras lecciones aprendidas en su larga lucha contra la producción y tráfico de drogas ilegales para obstaculizar otras actividades criminales.
“En Colombia, hemos tenido éxito”, comentó. “El narcotráfico está cerca del 30 por ciento de lo que era hace 10 años. El tamaño de los campos de coca, el nivel de producción y sin duda la forma en que las organizaciones criminales se financian, todo ha cambiado. No significa que ya no es un problema, pero es un problema diferente”.
Ahora, el gobierno está dirigiendo su atención hacia otros grandes azotes.
“Estamos utilizando la experiencia de la guerra contra las drogas para luchar contra nuevas fuentes de financiamiento de la delincuencia — actividades mineras ilegales, extorsión, contrabando, y tráfico de drogas en pequeña escala en nuestras ciudades”, explicó. “La siguiente generación está completamente comprometida con la idea de que Colombia debe aprender de su historia y no continuar haciendo lo que hemos estado haciendo mal”.
Buena la intervencion, Nunca es momento de claudicar, imposible abandonar la lucha , adelante Fuerzas Militares , a pesar de B. Obama. Claro el horizonte , EXITO en la lucha , adelante COLOMBIANOS para beneficio I tranquilidad de todos. Que DIOS los bendiga.- Me parece excelente intervencion del muy jóven Ministro de la defensa. Simplemente le recomendaría que estudie lo que con referencia a la ayuda de Washington que el considera tan necesaria. No Señor ministro, recuerde que éstas ayudas no son más que el reconfortar politicas extrañas a las nuestras; ésto si es que verdaderamente queremos ser independientes en asuntos tan serios como de los que se estan tratando. No nos dejemos confundir que como vamos ....vamos muy bien... la paz el mas grande tesoro codiciado por todo el universo . sin el debemos llenar a diario un cuadernos lleno de estrategias que non lleven a encontrar la mejor opción,. viva Colombia.
Share