Industria de defensa de Colombia aumenta capacidad con alianzas del sector privado

Colombia replantea el rol de la industria del sector defensa para incluir seguridad y desarrollo tecnológico.
Marian Romero/Diálogo | 20 septiembre 2016

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, participó en el evento “Alianza para la Transformación Productiva,” que se llevó a cabo del 24 al 25 de agosto en Cartagena, Colombia. (Foto: Javier Castella/Ministerio de Defensa de Colombia)

Con el objetivo de establecer tareas coordinadas entre la industria privada y el sector defensa, el ministerio de Defensa de Colombia realizó el evento “Alianza para la transformación productiva”, en asociación con el Departamento Nacional de Planeación (DNP). El mismo se llevó a cabo del 24 al 25 de agosto, en la ciudad de Cartagena, y reunió a los representantes, tanto civiles como militares, de más de 400 empresas de diferentes países y sectores del transporte aéreo, marítimo y terrestre.

La estabilidad de la industria y su potencial en Colombia fue lo que atrajo a tantos interesados en el evento, que tuvo un aforo de 952 personas, excediendo en 120 por ciento la asistencia prevista. Acudieron miembros de empresas e instituciones militares de Alemania, Brasil, España y los Estados Unidos, entre otros. Se contó con la participación de 157 empresas internacionales, entre ellas Airbus, Lockheed Martin y Lloyds Register. Durante los dos días del evento se realizaron 18 acuerdos entre la industria de defensa colombiana y empresas privadas.

La iniciativa surgió como un replanteamiento de las tareas y oportunidades de la industria militar, ante el período de postconflicto hacia el que se dirige Colombia. El Grupo Social y Empresarial de la Defensa y Bienestar (GSED) del ministerio de la Defensa de Colombia ha tenido un gran crecimiento durante los últimos 15 años, debido a la situación social de conflicto que vivió el país. En 2014 se posicionó como el noveno grupo empresarial más grande de Colombia.

De acuerdo con el DNP, en los últimos 15 años, Colombia ha invertido más de US$ 82.000 millones en el sector defensa. Además, Colombia tiene el gasto en defensa más alto de la región, con 3,4 puntos del Producto Interno Bruto (PIB). De 2002 a 2015, Colombia aumentó su fuerza pública en 45 por ciento, convirtiéndose en la más grande de la región, después de los Estados Unidos.

Por otra parte, Colombia es el principal oferente de cooperación Sur-Sur para capacitación de personal militar y de policía, pues ofrece el Centro Nacional de Entrenamiento, que cuenta con 23 escuelas especializadas, y el Centro Nacional de Operaciones de Policía, con 14 escuelas especializadas, para capacitar a ejércitos y policías de más de cinco países de la región, además de haber sido ganador de los juegos de Fuerzas Especiales durante ocho años consecutivos.

Tomando estas cifras en consideración al evaluar la importancia de hacer un uso productivo de las inversiones del pasado, el DNP y el ministerio de Defensa tomaron la decisión de potencializar las capacidades existentes en el país para darles una dimensión más amplia y ubicarlas en el mapa mundial de la industria. El evento fue el primer paso para cumplir ese objetivo.

El viceministro de Defensa del GSED, General del Aire, José Javier Pérez, dijo que este es un paso importante para la continuación del desarrollo de las Fuerzas Militares colombianas. “Es la primera vez que el GSED abre sus puertas al sector privado con el fin de generar un engranaje con la política industrial nacional y se alinea con los requerimientos de las empresas privadas internacionales para convertirse en un polo de desarrollo tecnológico. El momento histórico que vive el país permite la posibilidad de potencializar las capacidades de defensa construidas durante los años de conflicto. Hoy van encaminadas a generar encadenamientos productivos que impulsen procesos tecnológicos y comerciales y contribuyan al progreso del país.”

Capacidades de la industria del sector defensa colombiano

Durante los últimos tres años los ingresos operacionales del sector defensa han aumentado en un 7,25 por ciento, con exportaciones de más de US$ 13 millones en el período 2013-2015. Sin embargo, las cinco empresas del sector defensa son netamente importadoras, lo cual representa una gran oportunidad para proveedores locales. Colombia cuenta con cinco industrias estatales en diferentes sectores, todas ellas certificadas internacionalmente. En 2015, los ingresos operacionales de estas empresas llegaron aproximadamente a unos US$ 500 millones.

Empresa INDUMIL

Posicionada como el principal proveedor de las Fuerzas Militares y de la policía de Colombia, la empresa INDUMIL fabrica armas, explosivos y municiones, pero igualmente desarrolla productos para usos civiles. Con ingresos de US$ 158 millones, la empresa cuenta con una capacidad de agente de voladura de 4.515 toneladas y accesorios de voladura de 10 millones de metros. Además, 49,6 por ciento de sus productos para uso civil son para minería a cielo abierto, 21 por ciento para obras y 11,5 por ciento para minería de oro.

Astillero estatal COTECMAR

La Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industris Naval Marítima y Fluvial, conocida como COTECMAR, es un astillero naval colombiano que desarrolla proyectos para la construcción y reparación de buques para la Armada Nacional y para servicios a terceros. Cuenta con ingresos de US$ 108 millones, y tiene la capacidad para la reparación de 16 proyectos (dique y muelle). Actualmente está produciendo buques de interdicción marítima y buques de desembarco anfibio, como los que permitieron las labores de transporte de suministros a Ecuador después del terremoto. Próximamente, realizará la venta de una patrulla oceánica al Gobierno de Honduras, con buques de desembarco anfibio y patrulleras fluviales por más de US$ 65 millones.

Fábrica de equipo aeronáutico CIAC

El director del Departamento de Planeación colombiano, Simón Gaviria, se reunió con representantes civiles y militares de más de 400 empresas de diferentes países y sectores del transporte aéreo, marítimo y terrestre del 24 y al 25 de agosto en la ciudad de Cartagena. (Foto: Departamento de Planeación de Colombia)

La Corporación de la Industria Aeronáutica de Colombia se dedica a la reparación y mantenimiento de aeronaves para la Fuerza Aérea de Colombia y a la producción de aviones militares. En 2015, obtuvo la certificación por parte de la Administración de Aviación Federal de los Estados Unidos, para la provisión de servicios de mantenimiento de equipos de aviónica, accesorios y pruebas no destructivas. Ese año también obtuvo la certificación por parte de Airbus Defense & Space como centro de servicios de operaciones de reparación y mantenimiento para algunas de sus aeronaves. La CIAC fabrica piezas y accesorios componentes de aeronaves y helicópteros. Tiene ingresos por US$ 47 millones.

Corporación de Alta Tecnología – CODALTEC

Con el objetivo de disminuir la brecha tecnológica de Colombia en la industria del sector defensa, CODALTEC se encarga de la apropiación y generación de conocimiento, además del desarrollo tecnológico mediante la integración del sector productivo público y privado, de las universidades y del estado. Con ingresos de US$ 1 millón, tiene siete tipos de proyectos que incluyen la creación de simuladores y software.

Agencia logística de las Fuerzas Militares

Tiene el objetivo de proveer soluciones logísticas enfocadas al abastecimiento e infraestructura para las Fuerzas Militares de Colombia y otras entidades del Estado, así como para desarrollar capacidades en la gestión de otros bienes y servicios. Dentro de sus capacidades más destacadas están el suministro de 14 millones de litros de combustible y la distribución de 800.000 raciones de campaña para soldados en zonas selváticas y condiciones hostiles en lugares donde ninguna otra empresa ha podido entrar. Cuenta con ingresos de US$ 175 millones.

Aprovechamiento de las capacidades del sector industrial de defensa

En los últimos años los indicadores en materia de seguridad de Colombia han sido muy alentadores. De acuerdo con el DNP, la tasa de homicidios bajó un 26 por ciento en el período 2010-2014, en el que 482 municipios se declararon libres de homicidios, 89 por ciento de municipios se declararon libres de atentados terroristas, y la fuerza pública frustró 864 acciones violentas. El 93 por ciento de los municipios ahora están libres de acciones subversivas. Todos estos logros han permitido pensar en la posibilidad del uso efectivo de las capacidades de la fuerza pública que incluyen la seguridad y también el desarrollo productivo.

“El rol de las Fuerzas Militares en el postconflicto no implica una disminución en su presupuesto o un corte de sus funciones. La inmensa cantidad de esfuerzos que se han dedicado al sector defensa durante décadas deben ponerse en función del desarrollo de Colombia”, dijo el viceministro Pérez. “Es importante tener un discurso amplio del rol de las Fuerzas Militares y sus aportes para el desarrollo económico de la sociedad en el posconflicto, una vez probadas sus amplias capacidades industriales”.

El director de Justicia, Seguridad y Gobierno del DNP, Gabriel Cifuentes, afirma que la idea de establecer tareas coordinadas entre el sector defensa y la empresa privada surgió al analizar el impacto macroeconómico que tiene la inversión en las empresas del sector defensa. Actualmente Colombia tiene una capacidad instalada de 68 por ciento, generando 9.500 empleos (5.500 directos y 4.000 indirectos), y tiene un efecto total sobre el PIB de 0,12 puntos porcentuales. En un escenario del 100 por ciento de capacidad instalada, puede tener un efecto sobre el PIB de 0,2 puntos porcentuales y generar 11.789 empleos.

“La actividad de la industria de la defensa en Colombia tiene efectos superiores a los proyectos de construcción de autopistas de cuarta generación en la economía. Vale mucho la pena hacer inversiones e incluir a la industria del GSED en la política de desarrollo productivo del país, pues es uno de los mercados más sofisticados y que genera mayor retorno”, aseveró Cifuentes. “Por cada peso invertido en el GSED se genera una demanda y una contribución a la economía de 1,5 pesos. Es decir, es un multiplicador de 1,5 por ciento”, agregó. “Además genera encadenamientos productivos, empleos, formación de capital humano, y deja la capacidad instalada en el país. En definitiva, estas tareas coordinadas pueden convertirse en un importante impulsador de la economía en Colombia”.

En Colombia hay diferentes grupos asociados al sector defensa que pueden tener un gran crecimiento gracias a las tareas coordinadas entre el sector defensa y el sector privado. De acuerdo con el DNP, entre el 2008 y el 2014 la productividad laboral de los sectores relacionados con defensa creció 53 por ciento, mientras la productividad de la industria en general cayó en este periodo. La solidez de estas empresas de defensa es muy grande.

“Aunque cada año hay varios eventos del sector defensa, es la primera vez que se hace una invitación masiva a las empresas privadas especializadas para exponer las capacidades que tenemos en términos de tecnología”, dijo el viceministro Pérez. “También es la primera vez que hay un compromiso del gobierno para el sector defensa que tiene efectos directos en la economía del país. Se trata de una visión empresarial del sector defensa”, concluyó.

Los retos que plantean las tareas coordinadas entre el sector defensa y las empresas privadas tienen que ver con temas arancelarios, estándares de calidad, formación de capital humano y normatividad para ventas de gobierno a gobierno. “El cambio siempre implica desafíos, pero en este caso estamos muy preparados para lograr el total fortalecimiento del sector industrial de defensa de aquí al 2030. El engranaje de esta iniciativa con una política de desarrollo es novedoso, y por eso requiere apoyo y cambios en diferentes sectores. Se trata de una visión de país encaminada a la productividad y a la calidad”, terminó Cifuentes.


Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 59
Cargando las Conversaciones