Ejército colombiano mejora la seguridad en Huila a través de la iniciativa Espada de Honor II

Colombian Army Improves Safety in Huila through Sword of Honor II

Por Dialogo
diciembre 10, 2014




Soldados de la Novena Brigada del Ejército que participan en la iniciativa Espada de Honor II han capturado a 402 individuos acusados de delitos de homicidio, extorsión y abuso sexual, hasta principios de diciembre.

Dicha cifra es tan solo el indicio más reciente del impacto que ha tenido la serie de iniciativas Espada de Honor en la región. En 2012, las Fuerzas Armadas colombianas lanzaron el plan Espada de Honor, un esfuerzo antiinsurrectivo para enfrentar y vencer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otros grupos terroristas. La iniciativa tuvo tanto éxito, impidiendo ataques terroristas, confiscando armas de fuego, desmantelando minas antipersonales y persuadiendo a cientos de operarios de las FARC a la desmovilización, que el presidente Juan Manuel Santos lanzó Espada de Honor II en enero de este año.

Espada de Honor II, que está vigente en siete departamentos al sur de Colombia, cuenta con proyectos sociales para ayudar a la población civil además de las operaciones militares.

Éxito en Huila


Espada de Honor II ha sido especialmente efectivo en persuadir a operarios de las FARC a la desmovilización. Desde que se lanzó la iniciativa, 42 integrantes del grupo terrorista en el departamento de Huila han abandonado la organización terrorista para reintegrarse a la sociedad civil, desde operarios de menor jerarquía hasta líderes de alto rango.

“Las rendiciones voluntarias tienen un efecto debilitante en la red financiera y logística del grupo armado ilegal en Huila”, manifestó la Novena Brigada en un comunicado.

Sus tropas en Huila también han recuperado 56 cabezas de ganado y 71 vehículos que habían sido robados; han incautado 107 armas de fuego ilegales y más de 7.800 cartuchos; han capturado a 29 presuntos narcotraficantes y han incautado 687 kg de sustancias ilícitas. Además, han brindado asistencia social a la población civil, como por ejemplo, asesoría a víctimas de extorsión.

Mejorando la seguridad en Huila


Al mejorar la seguridad pública en Huila, el Ejército está ayudando a los integrantes de la comunidad que cumplen con la ley a vivir y realizar sus negocios en paz, contribuyendo al bienestar económico y social de la región.

“Al Ejército le preocupa y es proactivo por dar beneficios socioeconómicos a las comunidades en las zonas de conflicto. Es la única institución que tiene la capacidad de llegar a esas áreas lejanas y difíciles con muy poca presencia estatal”, manifestó Yadira Gálvez, analista en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “El Ejército está trabajando para lograr la recuperación económica y social de esas zonas, y la población civil participará y responderá a programas que están generando avances para sus comunidades”.

Con la ayuda de la población civil, la Novena Brigada ha realizado avances en la lucha contra la extorsión, un delito que amenaza la salud socioeconómica de la comunidad. Entre enero y principios de diciembre, civiles realizaron 54 denuncias de extorsión, lo cual indica que la comunidad confía en los soldados para que los ayuden a lidiar con este tema tan sensible. Hasta el momento, soldados del Ejército han capturado a 90 presuntos extorsionistas.

“El principal objetivo es crear un ambiente de seguridad y estabilidad en las zonas que han sido liberadas de los grupos guerrilleros”, manifestó Gálvez. “Gracias al trabajo de desarrollo que está realizando el Ejército, las comunidades tienen más contacto con el mismo y comprenden que las Fuerzas Armadas son importantes para el desarrollo nacional porque son instituciones sólidas”.

En general, la iniciativa Espada de Honor II está demostrando resultados positivos.

“La presencia del estado se siente en todo el país. El Ejército colombiano ha demostrado que tiene más capacidades que las FARC, tan afectadas”, señaló la analista en seguridad. “Aunque las FARC continúen realizando sus actividades criminales, el gobierno continuará luchando contra ellas y contra el tráfico de drogas. Las autoridades están trabajando por recuperar territorio, capturar a líderes de las FARC, y detener a los guerrilleros y las actividades ilegales que los sustentan económicamente”.



Soldados de la Novena Brigada del Ejército que participan en la iniciativa Espada de Honor II han capturado a 402 individuos acusados de delitos de homicidio, extorsión y abuso sexual, hasta principios de diciembre.

Dicha cifra es tan solo el indicio más reciente del impacto que ha tenido la serie de iniciativas Espada de Honor en la región. En 2012, las Fuerzas Armadas colombianas lanzaron el plan Espada de Honor, un esfuerzo antiinsurrectivo para enfrentar y vencer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otros grupos terroristas. La iniciativa tuvo tanto éxito, impidiendo ataques terroristas, confiscando armas de fuego, desmantelando minas antipersonales y persuadiendo a cientos de operarios de las FARC a la desmovilización, que el presidente Juan Manuel Santos lanzó Espada de Honor II en enero de este año.

Espada de Honor II, que está vigente en siete departamentos al sur de Colombia, cuenta con proyectos sociales para ayudar a la población civil además de las operaciones militares.

Éxito en Huila


Espada de Honor II ha sido especialmente efectivo en persuadir a operarios de las FARC a la desmovilización. Desde que se lanzó la iniciativa, 42 integrantes del grupo terrorista en el departamento de Huila han abandonado la organización terrorista para reintegrarse a la sociedad civil, desde operarios de menor jerarquía hasta líderes de alto rango.

“Las rendiciones voluntarias tienen un efecto debilitante en la red financiera y logística del grupo armado ilegal en Huila”, manifestó la Novena Brigada en un comunicado.

Sus tropas en Huila también han recuperado 56 cabezas de ganado y 71 vehículos que habían sido robados; han incautado 107 armas de fuego ilegales y más de 7.800 cartuchos; han capturado a 29 presuntos narcotraficantes y han incautado 687 kg de sustancias ilícitas. Además, han brindado asistencia social a la población civil, como por ejemplo, asesoría a víctimas de extorsión.

Mejorando la seguridad en Huila


Al mejorar la seguridad pública en Huila, el Ejército está ayudando a los integrantes de la comunidad que cumplen con la ley a vivir y realizar sus negocios en paz, contribuyendo al bienestar económico y social de la región.

“Al Ejército le preocupa y es proactivo por dar beneficios socioeconómicos a las comunidades en las zonas de conflicto. Es la única institución que tiene la capacidad de llegar a esas áreas lejanas y difíciles con muy poca presencia estatal”, manifestó Yadira Gálvez, analista en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “El Ejército está trabajando para lograr la recuperación económica y social de esas zonas, y la población civil participará y responderá a programas que están generando avances para sus comunidades”.

Con la ayuda de la población civil, la Novena Brigada ha realizado avances en la lucha contra la extorsión, un delito que amenaza la salud socioeconómica de la comunidad. Entre enero y principios de diciembre, civiles realizaron 54 denuncias de extorsión, lo cual indica que la comunidad confía en los soldados para que los ayuden a lidiar con este tema tan sensible. Hasta el momento, soldados del Ejército han capturado a 90 presuntos extorsionistas.

“El principal objetivo es crear un ambiente de seguridad y estabilidad en las zonas que han sido liberadas de los grupos guerrilleros”, manifestó Gálvez. “Gracias al trabajo de desarrollo que está realizando el Ejército, las comunidades tienen más contacto con el mismo y comprenden que las Fuerzas Armadas son importantes para el desarrollo nacional porque son instituciones sólidas”.

En general, la iniciativa Espada de Honor II está demostrando resultados positivos.

“La presencia del estado se siente en todo el país. El Ejército colombiano ha demostrado que tiene más capacidades que las FARC, tan afectadas”, señaló la analista en seguridad. “Aunque las FARC continúen realizando sus actividades criminales, el gobierno continuará luchando contra ellas y contra el tráfico de drogas. Las autoridades están trabajando por recuperar territorio, capturar a líderes de las FARC, y detener a los guerrilleros y las actividades ilegales que los sustentan económicamente”.
la far son terribles delicuentes que no tienen perdon , Santos es el que los perdona y los estmula entregandoles el pais y acabando con nuestras fuersas armadas.
Santos tu eres un tramposo junto con sus complices del congreso.
para todos los colombianos que lean este comentario apoyen lo que se denuncie aqui.como es posible que el estado publique las buenas obras que realizan nuestros hombres de honor. pero no publican que los recursos de del servicio de salud militar esta en quiebra eso es lo que esta viviendo el departamento del CAQUETA este mensaje es por la voz de todos aquellos que guardan silencio y no se atreven a hablar...la pregunta es para el ministro de defensa,para el presidente santos que solo hablan del proceso de paz. mientras tienen abandonado a todas las familias de miles de hombres que han dado la vida y otros tantos que aun dan la vida por este país. apoyen y sigan publicando la verdad
para todos lom s colombianos de la fuerza armada que les vaya super bien muy elegante lo que hacen las fuerzas armadas de Colombia reducir en todos los lugares del país los delincuentes que desangran en todos los sentidos nuestro territorio Muy bien por nuestras fuerzas armadas todos ellos merecen nuestros más sinceros agradecimientos que el gobierno nacional tenga en cuenta que es obligación del estado la salud y bienestar de todos y cada uno de los colombianos todos llevamos un niño por dentro si respetamos ese niño interior respetaremos los menores que esten anuestro alrededor; no a la violencia contra los niños las fuerzas armadas es un pollo para la ciudad por q nos puede cuidar de los maliantes y tambiennos muestra la realidad del mundo
Share