Ejército de Colombia desmantela tres fábricas de cocaína

Colombian Army Dismantles Three Cocaine Labs

Por Yolima Dussán/Diálogo
mayo 17, 2018

El Ejército Nacional de Colombia ubicó y desmanteló en forma simultánea tres laboratorios de producción de pasta base de cocaína, pertenecientes a los grupos armados organizados (GAO) Los Pelusos, Clan del Golfo y Los Puntilleros. Las operaciones se realizaron el 9 de abril de 2018 en tres departamentos bajo el marco del Plan Victoria, siguiendo la estrategia marcada por el Sistema de Amenaza Persistente (SAP), denominación del Estado colombiano a las amenazas del posacuerdo.

Unidades del Batallón de Combate Terrestre N.º 9 destruyeron un laboratorio para el procesamiento de pasta base de cocaína del GAO Los Pelusos en el municipio Sardinata, en el departamento de Norte de Santander. En el lugar fueron encontrados 800 litros de base de cocaína en proceso y 420 litros de gasolina. Los Pelusos es un GAO dedicado al narcotráfico y asociado a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Una segunda estructura fue desmantelada por la Décima Séptima Brigada, en el municipio de Dabeiba, departamento de Antioquia. En esa ocasión las tropas llegaron a un laboratorio de pasta base de cocaína perteneciente al Clan del Golfo, donde decomisaron 540 litros de base de cocaína en proceso.

“El narcotráfico es el combustible del conflicto que vive el país”, dijo a Diálogo el Brigadier General del Ejército Juan Carlos Ramírez Trujillo, comandante de la Cuarta Brigada. “Si hay coca hay violencia, si hay violencia hay conflicto; si queremos tener un departamento, unas áreas y un país sin violencia y sin conflicto, tenemos que acabar con la coca”.

El tercer laboratorio fue ubicado en el municipio de Cumaribo, departamento de Vichada, donde tropas de la Octava División encontraron una estructura en plena producción, utilizada por la organización de Los Puntilleros. En su interior encontraron 350 kilogramos de hoja de coca y 700 litros de base de coca en proceso.

“Es un trabajo ejecutado de manera conjunta e interagencial entre las fuerzas del país y diferentes instituciones del Estado”, manifestó a Diálogo el Coronel Miguel Ángel Vásquez Acevedo, comandante de la Vigésimo Octava Brigada del Ejército Nacional. “Hemos desarrollado operaciones contra Los Puntilleros orientadas a procesos judiciales”.

Los Puntilleros fueron identificados por las autoridades en 1980. Están concentrados en la región de la Orinoquía, al este del país. El GAO opera a través de dos frentes, el Bloque Meta y el Bloque Libertadores del Vichada, conformados por más de 70 hombres entre los que hay integrantes de los grupos paramilitares conocidos como autodefensas.

Antioquia libre de cultivos

El departamento de Antioquia tiene entre 2500 y 3000 hectáreas sembradas de coca. “Hemos erradicado 200 hectáreas en lo que va [mayo] del 2018, y seguimos con la erradicación forzosa en una amplia zona. Tengo el objetivo de erradicar 700 hectáreas de coca en Ituango, Briceño, Valdivia y parte del Bajo Cauca, Caucasia y Cáceres”, comentó el Brig. Gral. Ramírez Trujillo. “En 2018, en esta zona donde operan otros grupos armados organizados tales como el residual de las FARC, hemos hecho 358 capturas; del ELN hicimos siete más. Con el resultado de las más recientes intervenciones, completamos 12 laboratorios de producción de base de cocaína incautados en ese sector”.

En el municipio de Ituango, departamento de Antioquia, el Ejército ha realizado 48 neutralizaciones al Clan del Golfo hasta finales de abril 2018. La captura más importante fue la del narcotraficante alias Móvil 9, reconocido como el encargado de coordinar todas las acciones de ese GAO en el municipio.

El departamento de Antioquia realiza una campaña denominada “Antioquia libre de cultivos de coca”, liderada por la gobernación del departamento con el apoyo de la fuerza pública. La ofensiva es frontal; la cadena del narcotráfico empieza en los cultivos ilícitos y llega transformada a través del microtráfico a varias zonas de Medellín, capital del departamento; donde genera violencia, homicidios e inseguridad urbana.

“En todo el país las operaciones contra el narcotráfico se han incrementado. Este es un delito transnacional que se transforma con gran celeridad y es necesario atacarlo de forma constante”, manifestó el Cnel. Vásquez. “De forma permanente reorganizamos las estrategias. Ya no erradicamos con aspersión de glifosato desde aviones, ahora hacemos una erradicación manual, más difícil. Los programas de sustitución de cultivos arrancaron, pero eso toma su tiempo”.

Sistema de Amenaza Persistente

La estrategia actual para combatir el flagelo se basa en la visión completa sobre la forma en la que se mueve la cadena productora del narcotráfico. El SAP se refiere a un concepto integral del problema y de la forma de atacarlo.

Hasta el 2017, las Fuerzas Militares del país veían a los GAO solo en su capacidad bélica; ahora los ven como un sistema compuesto por diferentes subsistemas, uno armado y otro de mando y control, donde se ubican los cabecillas de nivel principal, secundario y terciario. Hay un tercer subsistema de infraestructura logística, dedicado al sostenimiento del grupo a través de talleres donde hacen uniformes, botas y demás elementos logísticos de intendencia, armamento y comunicaciones. El cuarto subsistema identificado es financiero y de rentas, todas ilícitas, provenientes de la extorsión y otros delitos. Completa la organización, el subsistema de infraestructura con sus áreas de operación, almacenes y campamentos.

“Cuando atacamos el Sistema de Amenaza Persistente, atacamos a toda la cadena. Un grupo no puede subsistir sin tener todos sus componentes funcionando”, explicó a Diálogo el Brig. Gral. Ramírez. Grupos especializados al interior del Ejército se dedican a operaciones puntuales en contra de cada subsistema.

“Hablamos de amenaza persistente cuando definimos una amenaza a la seguridad nacional, y persistente porque se mantiene”, finalizó el Brig. Gral. Ramírez. A partir de esta óptica el Ejército de Colombia informa a los ciudadanos todos los días sobre sus operaciones coordinadas para golpear la cadena del narcotráfico en una arremetida sin fecha final, pero con el propósito de erradicar todas las hectáreas sembradas de coca en el territorio nacional.
Share