Ejército de Colombia destruye tres mega laboratorios de cocaína

Los tres centros de procesamiento desmantelados en la misma zona producían mensualmente dos toneladas y media de cocaína.
Yolima Dussán/Diálogo | 11 agosto 2017

Capacitación y Desarrollo

En El Carmen de Viboral encontraron 180 kg. de permanganato de sodio cuya comercialización entre ilegales se ha convertido en otra fuente de enriquecimiento para los grupos delincuenciales. (Foto: Ejército de Colombia)

Las tropas de la Cuarta Brigada del Ejército de Colombia localizaron y destruyeron entre el 21 y el 28 de junio tres mega laboratorios en tres municipios del oriente antioqueño: El Carmen de Viboral, La Unión y Concepción. Las instalaciones clandestinas estaban dedicadas a la producción de clorhidrato de cocaína tipo cristalizadero, que transforma la pasta base en cocaína pura, lista para su distribución.

La tropa de la Cuarta Brigada del Ejército destruyó tres mega laboratorios de producción de cocaína en diferentes puntos de la zona selvática, agreste, y de difícil acceso del oriente antioqueño. (Foto: Ejército de Colombia)

“La destrucción de estos laboratorios significa un golpe contundente a la estructura financiera del Clan del Golfo”, dijo a Diálogo el Brigadier General Jorge Horacio Romero Pinzón, comandante de la Cuarta Brigada del Ejército de Colombia. “Por eso, destruirles laboratorios tipo cristalizadero, de donde sale la cocaína lista para los mercados, significa fracturar su cadena productiva, frenar sus recursos para el pago de su estructura criminal y la pérdida de la inversión hecha, el cultivo de la coca, su cosecha, la producción de pasta base, los transportes y los insumos para el procesamiento, entre otros”.

Tras un cuidadoso trabajo de inteligencia y gestión en el territorio, el Grupo de Caballería Mecanizada N.º 4 Juan del Corral, de la Cuarta Brigada, asestó los fuertes golpes. El hallazgo y destrucción de los tres laboratorios se realizó en el marco de la operación militar y policial Agamenón II, del Ministerio de Defensa. La operación integra todas las capacidades y la fuerza del Estado con la misión de desmantelar y acabar definitivamente la estructura criminal del Clan del Golfo, la mayor organización narcotraficante en Colombia.

Duro golpe a las finanzas de los delincuentes

De acuerdo con la información entregada por la Cuarta Brigada, los laboratorios eran verdaderas fábricas de drogas. Entre los tres tenían la capacidad para producir dos toneladas y media al mes del estupefaciente. Aunque la efectividad de los operativos de la brigada contra los grupos de narcotraficantes es cada vez mayor, el tamaño de los laboratorios y la cantidad del estupefaciente producido en la zona genera gran inquietud en el país y en la comunidad internacional.

“Los delincuentes del Clan del Golfo son narcotraficantes que toman provecho de las necesidades de los campesinos, de corredores de comunicación utilizados desde antes por otros grupos y de diversas situaciones como el aislamiento y la distancia de los cascos urbanos. En el caso del oriente antioqueño, debemos recordar que es una región en la que delinquió e hizo terrorismo las FARC”, expuso el Brig. Gral. Romero. “Es un territorio que puede tener caminos que conectan con corredores estratégicos para sacar el producto ilegal”.

El operativo fue producto de cinco meses de trabajo de rastreo e inteligencia militar en áreas de extrema dificultad de acceso. En El Carmen de Viboral, labores de patrullaje y barrido en un sector selvático del municipio dieron como resultado la ubicación del laboratorio.

Las estructuras de los laboratorios estaban adaptadas con conexiones eléctricas clandestinas para facilitar el procesamiento de la pasta de coca de manera industrial. (Foto: Ejército de Colombia)

“Al llegar, se encontró una infraestructura muy bien dotada, constituida por nueve estructuras de apariencia rústica, pero que en su interior albergaban maquinaria que permitía a los delincuentes un trabajo eficiente, como de verdadera planta de producción industrial”, detalló a Diálogo el Teniente Coronel del Ejército de Colombia Miguel Ángel Blanco, comandante del Grupo de Caballería Mecanizada N.º 4. “Contaba con zonas separadas para los diversos procesos, cada uno en una estructura separada, interconectadas por puentes o líneas de escaleras”.

En el lugar fueron encontrados 10 kilogramos de clorhidrato de cocaína que ya había pasado por todo el proceso de producción y estaba lista para salir al mercado. También fueron encontrados 70 kg. de base de coca, 40 galones de base de cocaína líquida, 4.000 litros de solventes y 200 kg. de soda cáustica.

Detectan otra fuente de enriquecimiento ilícito

“Horas después, la tropa descubrió enterrados en costales 180 kg. de permanganato de sodio, un insumo necesario para el procesamiento de la pasta base de coca para convertirla en clorhidrato de cocaína, de difícil consecución”, explicó el Tte. Cnel. Blanco. “Se tiene información de que su comercialización entre ilegales se ha convertido en otra fuente de enriquecimiento para los grupos delincuenciales”.

Otro laboratorio intervenido estaba ubicado en el municipio de La Unión. La estructura tenía cinco construcciones rústicas de madera y plástico, que separaban el proceso de producción. Se logró la incautación de 925 kg. de insumos sólidos y 175 gal. de insumos líquidos, así como elementos, materiales, equipos y herramientas. Un tercer laboratorio fue encontrado en el municipio Concepción, donde se incautaron 675 kg. de bisulfito de sodio, 74 kg. de pasta base de coca embalada para ser comercializada y gran cantidad de insumos.

Colaboración de la comunidad

En el desmantelamiento de los tres laboratorios, la colaboración de la ciudadanía fue definitiva. Gracias a ellos salió la información recibida por las autoridades para la ubicación de los centros de procesamiento. El Ejército Nacional cuenta con la “Red de Aliados”, y una línea segura de información, la 146. Ambas garantizan a la comunidad total confidencialidad y protección.

Para el Brig. Gral. Romero, contar con la confianza de la comunidad, a la que apoyan con proyectos productivos y constantes jornadas de apoyo al desarrollo, es muy importante. “Sabemos que no quieren en sus territorios estas economías ilegales”, anotó. “Esperamos continuar actuando para afectar la estructura financiera del Clan del Golfo, que con los dineros ilegales compra armas, obliga a los campesinos a la siembra de coca, compra conciencias y amedrenta a las comunidades”, finalizó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones