Fuerzas Armadas de Colombia combaten extracción ilegal de oro

En dos operaciones conjuntas e interagenciales las autoridades dañaron las finanzas del ELN y del Clan del Golfo en el Pacífico colombiano.
Myriam Ortega/Diálogo | 28 agosto 2018

Amenazas Transnacionales

Autoridades colombianas encontraron y destruyeron maquinaria utilizada para extraer minerales en forma ilegal en la quebrada La Brea, en el Valle del Cauca. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Las Fuerzas Armadas de Colombia asestaron dos golpes a la minería ilegal de oro  en el Pacífico Sur colombiano, entre junio y julio de 2018. El primero frenó los esfuerzos del Clan del Golfo, en el departamento del Valle del Cauca, mientras que el segundo frustró los avances del Ejército de Liberación Nacional en el departamento del Cauca.

“La minería ilegal afecta no solo a la economía de la región sino al medio ambiente, al cauce de los ríos y a la contaminación de los recursos”, dijo a Diálogo el Vicealmirante de la Armada Nacional de Colombia Orlando Romero Reyes, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico. “La zona del Valle del Cauca cuenta con áreas ricas en diversos minerales”.

En ambos casos se realizaron operaciones conjuntas e interagenciales entre la Armada, el Ejército, la Fuerza Aérea (FAC), la Policía Nacional y la Fiscalía General de Colombia. El resultado fue la destrucción de la maquinaria con la que se realizaba la extracción ilegal de oro.

Quebrada La Brea

El 24 de junio de 2018, autoridades colombianas incautaron y destruyeron 10 dragas, 10 motores y 10 motobombas que se empleaban para extraer oro en forma ilegal en la quebrada La Brea, departamento del Valle del Cauca, al suroeste de Colombia. La maquinaria, que se cree pertenecía al Clan del Golfo, fue evaluada en más de USD 243 000, dijo la Armada.

“En La Brea, las poblaciones campesinas están presionadas por los grupos ilegales para que la maquinaria pueda trabajar en la zona, porque la delincuencia escoge sitios en donde hay minería artesanal”, señaló el Valmte. Romero. “Muchas veces la única fuente de empleo que hay es trabajar con esas dragas; y en algunos casos la comunidad se abstiene de  denunciar”.           

Para separar el oro de otros metales se utiliza cianuro, mercurio y ácido sulfúrico, entre otras sustancias tóxicas. El manejo irresponsable de los químicos en la minería ilegal provoca la contaminación del subsuelo y del agua utilizada por las plantas, animales y sembradíos.

Autoridades colombianas lograron destruir e incinerar siete retroexcavadoras y 11 motores diésel en la operación en el río López de Micay. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

“Lo contradictorio en esas zonas que son tan ricas en recursos naturales, como el oro, es que se producen efectos contrarios con la presencia de las bandas ilegales”, aseguró el Valmte. Romero. “Se contaminan los  ríos, se cambia el cauce, se genera pobreza y fuera de eso, la gente está condicionada a la violencia si no se cumplen las instrucciones de esos grupos criminales”.

Los efectos negativos de la minería ilegal hacen impostergable la necesidad de seguir la lucha contra el flagelo. “Atacamos la forma de subsistir de esas comunidades porque lo hacen de forma ilegal; es nuestro deber por nosotros mismos, por el medio ambiente, por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos”, finalizó el Sgto. 1.º Restrepo. 

López de Micay

El 22 de julio de 2018, autoridades interagenciales encontraron y destruyeron siete retroexcavadoras y 11 motores diésel en el río López de Micay, en el departamento nororiental de Cauca, donde los delincuentes lograban extraer minerales por unos USD 104 000 mensuales. La maquinaria perteneciente al Grupo Armado Organizado Ejército de Liberación Nacional (ELN), tenía un valor mayor a los USD 1,3 millones.

Para llevar a cabo la intervención se realizó un trabajo de inteligencia desde el 2017 entre el Ejército, la Armada y la FAC. La información sirvió para determinar que se tendría que realizar una intervención de asalto aéreo en cuatro puntos objetivos donde se encontraba la maquinaria, indicó la Armada en un comunicado.

“En la operación de López de Micay hubo alguna resistencia. Hubo operarios que echaron las máquinas encima de las tropas”, precisó a Diálogo el Sargento Primero Alejandro Restrepo, jefe del Departamento de Inteligencia de la Brigada de Infantería de Marina N.º 2. “Aquí se procedió a la destrucción de las máquinas, porque se trataba de una industria ilegal”.

La maniobra interagencial y conjunta fue ejecutada por 200 hombres de los Grupos de Asalto de Infantería de Marina y del Ejército Nacional. También participaron aeronaves de la FAC y elementos de la Policía Judicial y la Fiscalía General, informó la Armada.

El beneficio obtenido por la extracción de oro con la maquinaria favorecía al Frente José María Becerra del ELN, que extorsionaba a los mineros. “Muchas estructuras han volteado su mirada hacia la consecución de finanzas a través de la minería criminal”, dijo el Sgto. 1.º Restrepo. “Es más rentable la minería ilegal que el narcotráfico; un kilogramo de oro vale alrededor de USD 35 000 y un kg de coca vale USD 25 000”, agregó el Valmte. Romero. “Cada máquina produce alrededor de un kg de oro mensual”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 2
Cargando las Conversaciones