Fuerza Aérea de Colombia moderniza helicópteros UH-1H

Colombian Air Force Upgrades Its UH-1H Helicopters

Por Yolima Dussán/Diálogo
abril 07, 2017

Sobre la rampa del Comando Aéreo de Mantenimiento (CAMAN) de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), el helicóptero Huey II, la versión modernizada del UH-1H, está listo para volar. Nueve meses atrás, cuando llegó al CAMAN, en Cundinamarca, el UH-1H fue desensamblado en su totalidad. Sus componentes estructurales fueron retirados; igual la planta motriz y los sistemas eléctricos, para luego continuar con las rigurosas inspecciones visuales a la estructura, prerrequisito indispensable para garantizar su funcionamiento, tras lo cual fue necesario corregir 355 reportes. De tanto volar por la geografía colombiana el UH-1H ya tenía partes cansadas. Efectividad para potenciar recursos Fueron necesarias 17.195 horas hombre en tareas de conversión, modernización de aviónica integrada y vuelos de prueba para certificar la aeronavegabilidad del helicóptero al que le instalaron nuevo motor, nueva transmisión y nuevo tren de potencia para repotenciar la cabina de pilotos, donde los instrumentos análogos fueron reemplazos por pantallas digitales que optimizan la información requerida por la tripulación para el desarrollo de operaciones aéreas. Un cambio extremo, sin lugar a dudas. Más de 20 hombres y todos los grupos técnicos del CAMAN trabajaron en la modernización a la versión Huey II de la aeronave de ala rotatoria, misma que fue entregada a tripulaciones del Comando Aéreo de Combate No. 4, ubicado en Melgar, Tolima. Desde ahí continuará al servicio de los colombianos, cumpliendo misiones de rescate de personal, apoyo en desastres naturales, extinción de incendios con el sistema Bamby Bucket, evacuación aeromédica y transporte de tropa entre otras. Liderazgo en conversión y modernización “La fuerza cuenta con 10 helicópteros de esta categoría” dijo a Diálogo el Brigadier General del Aire Luis Eduardo Contreras Meléndez, comandante del CAMAN. “En Latinoamérica somos el único país que hace este tipo de modernización, procedimiento posible gracias a la relación con el fabricante de los helicópteros, la americana Bell, que certifica todo el proceso” agregó. Con cuatro años frente al CAMAN, el Brig. Gral. Contreras presidió la
ceremonia de entrega el 10 de marzo, y también ha tenido a su cargo la
conversión y modernización de otros cuatro helicópteros Huey II. Su meta es
intervenir toda la flota de UH-1H, conformada por 10 aeronaves. Ya lo lograron
con la mitad. Originalmente la FAC tenía que esperar mucho tiempo e invertir
demasiados recursos para la modernización de las aeronaves. Dependían de la
programación de la fábrica. Para remediarlo, la fuerza tomó la decisión de
capacitarse para hacerlo de manera local. Lo han logrado. Incluso están
preparados para compartir con la región esta experiencia, y esperan la firma de
acuerdos con otros países para hacer transferencia de conocimiento. Nueva aviónica, innovación colombiana “La evolución natural de un helicóptero UH-1H es convertirlo a Huey II. El punto central del proceso es el reemplazo del motor” dijo a Diálogo el Coronel Abelardo Moreno, comandante del grupo técnico 93 de CAMAN. “El motor original, un T53L3B lo cambiamos por T53703. Entonces a mayor potencia, hay que hacer cambios a nivel estructural y en el tren de potencia, es decir, el conjunto de la transmisión, junto con todo el sistema mecánico hasta el rotor de cola. Todo debe ser nuevo”, aseguró. El Cnel. Moreno conoce cada centímetro de esta aeronave y toda la historia que le precede. Por ello está absolutamente seguro de que desarrollar la instalación de una nueva aviónica en Colombia es la gran ventaja del proceso de conversión y modernización de la aeronave. “La electrónica vieja tenía una instrumentación basada en señales análogas a través de relojitos. Ahora pasamos todo a un sistema digital en el cual el piloto tiene una sola pantalla en la cual, por páginas, puede mirar la información que desee sobre las condiciones de motor, temperatura, navegación aérea, etc. Este es un aporte muy grande de nuestro país a este proceso que involucra una calibración muy compleja”, agregó. Para las próximas conversiones, el CAMAN espera obtener autorización del fabricante de la aviónica para crear un programa de realidad virtual, que le permitirá al piloto tener una idea tridimensional del terreno y de cómo operar en condiciones críticas de cero visibilidad a través de la georreferenciación. 20 años más de vida útil El Huey II matrícula 4423 y cuatro otros como él ya vuelan por el territorio nacional en misiones diarias. Ahora lo hacen con mayor potencia, mayor capacidad de carga, una electrónica nueva y un arnés nuevo, un equipo que los convierte en aeronaves de mayor confiabilidad y desempeño. A partir de ahora la vida útil de ellas será de 15 a 20 años. El UH-1H es un helicóptero militar utilitario de tamaño mediano, desarrollado por el fabricante Bell para las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Fue usado con fines militares por primera vez en el año 1959 y fue puesto en producción en 1962 bajo la designación UH-1 y el sobrenombre Iroquois, pero es ampliamente conocido como Huey. Es uno de los helicópteros más exitosos de la historia. Con más de 16.000 unidades producidas en total, es famoso por su participación en la guerra de Vietnam, en la que los Estados Unidos utilizó alrededor de 7.000 unidades. Tras tantos años, la aeronave ha evolucionado. En el año 2011, el
personal técnico del CAMAN formuló un proyecto para efectuar la conversión a
Huey II de diez aeronaves, con el fin de ampliar la flota existente, no
desperdiciar sus capacidades y optimizar los recursos al evitar darlas de baja
y comprar un equipo nuevo que lo reemplace. Emocionada, la tripulación del UH-1H 4423 recibió la aeronave. Su
piloto, el Teniente Julio Muñoz Peláez, sabe que empieza una nueva etapa.
“Siento una gran satisfacción, porque esta nave tiene una nueva tecnología
desarrollada en gran parte por la ingeniería colombiana”, aseguró.
“Profesionalmente representa crecimiento y desarrollo para cada uno de los que
comandamos la nave. En ella nos sentimos más seguros, es muy ergonómica y tiene
mayor desempeño. Tuvimos que capacitarnos para la interpretación correcta de
las pantallas de funcionamiento, pero ya estamos listos para seguir volando en
esta aeronave que estábamos esperando”, concluyó.
Share