La Fuerza Aérea Colombiana entrena a fuerzas aéreas latinoamericanas en pilotaje de helicópteros

Colombian Air Force Trains Latin American Air Forces on Piloting Helicopters

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
agosto 31, 2016

Hi Julieta,

Great article on Latin America Air Forces training. This will undoubtedly be useful training to help prevent criminal activity.

Thanks for the well-written article,
Dennis En el marco de los acuerdos de cooperación suscritos entre Estados Unidos y los países latinoamericanos, un total de 14 oficiales de las fuerzas armadas de Colombia, Guatemala, Honduras y México forman parte del primer curso de pilotaje militar en el helicóptero Bell TH-67 Creek impartido por la Fuerza Aérea de Colombia (FAC) a partir del 11 de julio para luchar contra las actividades criminales. El Comando Aéreo de Combate No 4 (CACOM 4) de la FAC a través de la Escuela de Helicópteros para las Fuerzas Armadas (EHFAA) “Coronel Carlos Alberto Gutiérrez Zuluaga”, está proporcionando el primer curso en el helicóptero Bell TH-67 Creek, con ocho meses de duración, para siete oficiales del Ejército Nacional de Colombia, tres de la FAC, dos de la Secretaría de Marina de México (SEMAR), uno de la Fuerza Aérea de Guatemala y uno de la Fuerza Aérea de Honduras. La instrucción inició el 15 de julio en Melgar, Tolima. “Los alumnos forman parte de la primera promoción en volar en estas aeronaves [TH-67], que actualmente son utilizadas por Estados Unidos para el entrenamiento del personal militar. Se trata de una variante del Bell 206B-3”, dijo el Teniente Coronel John Jairo Pardo Torres, jefe de Planeación de la EHFAA, en entrevista a Diálogo. Este es el 51.º curso para pilotos militares. Según el Tte. Cnel. Pardo, “La escuela de helicópteros cuenta con 30 equipos TH-67, con el fin de modernizar la instrucción de los oficiales latinoamericanos”. La FAC espera recibir 60 helicópteros tipo TH-67 Creek entre 2016 y 2017, para reemplazar a los helicópteros Bell OH-58 KIOWA mediante los diferentes programas de ayuda militar del gobierno de EE. UU. El curso para pilotos está diseñado para personal militar que no necesariamente tiene conocimiento de aviación. Los participantes deben tener una excelente condición psicológica y física, y un alto nivel académico. La FAC se encarga de graduarlos como pilotos de aeronaves de ala rotatoria. Durante el curso, los oficiales adquieren conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para el cumplimiento de sus misiones, y poder responder rápida y eficazmente a situaciones de emergencia de vuelo, realizar operaciones en terrenos aislados, boscosos, obstaculizados y llevar a cabo aterrizajes a gran altitud. Los jóvenes participantes son capacitados para poder operar el equipo TH-67, incluyendo manejo de recursos de cabina, uso de fraseología aeronáutica, meteorología para aviadores, aerodinámica de aeronaves de ala rotatoria, maniobras básicas para el control de la aeronave con altos estándares de seguridad, diferentes tipos de vuelo sobre terreno, conocimientos básicos requeridos para la operación de helicópteros en ambientes hostiles, y el uso de lentes de visión nocturna (NVG). También incluye una fase de instrumentación y entrenamiento en diferentes ciudades colombianas, para conocer la operación de la aviación de ala rotatoria. La moderna cabina doble de los helicópteros Bell TH-67 reforzará la instrucción de los oficiales latinoamericanos. “Al finalizar el curso, los oficiales saldrán con un promedio de 110 horas de vuelo y 30 horas de simulador, para garantizar un piloto con todas las condiciones requeridas para volar en cualquier misión, sea de día o de noche”, indicó el Tte. Cnel. Pardo. Los países son los encargados de hacer la transición a las aeronaves que utilizan para desempeñar sus labores. “Al regresar a mi país se realizará la transición al equipo que nosotros volamos, los helicópteros Bell UH-1H”, dijo a la FAC el 15 de julio el Subteniente Fernando José Cerna Celaya, de la Fuerza Aérea de Honduras. Las unidades aéreas desempeñan un papel importante en el combate contra las agrupaciones del crimen organizado transnacional. Según el Subtte. Cerna, el principal desafío que enfrenta Honduras es el narcotráfico, un problema que afecta a toda Centroamérica. “En la lucha contra el narcotráfico en sectores de difícil acceso como en la Mosquita hondureña, la única manera de llegar es con helicóptero, cuando se hacen inserciones de tropa, o relevos de tropas de los diferentes batallones que están emplazados en esos lugares. Nosotros buscamos cumplir las misiones de la manera más eficiente”, comentó el Subtte. Cerna. Otro elemento que supone un peligro importante en Latinoamérica es la posibilidad de tener miembros de grupos al margen de la ley “alimentados” por las economías ilegales como la minería ilegal o el narcotráfico. Es relevante que los ejércitos manejen otro tipo de equipos, armas y herramientas. “Hay que tomar en cuenta la necesaria modernización de nuestros ejércitos para adaptarse a las nuevas realidades, sobre todo en la labor contra el crimen organizado transnacional”, dijo Rubén Sánchez, investigador de la Universidad del Rosario, en Bogotá, Colombia. La alta exigencia académica, la adaptabilidad a los horarios académicos, la cultura y la experiencia en volar, se convirtieron en los desafíos inmediatos para los alumnos durante el desarrollo de la capacitación en las primeras semanas. En este momento, la escuela del CACOM 4 es referente para el entrenamiento en helicópteros por su alto nivel educativo. “Es así como el Gobierno de los Estados Unidos a través del Comando Sur (SOUTHCOM), nos dio la responsabilidad de formar las tripulaciones de Latinoamérica, y ser el líder regional de entrenamiento en helicópteros”, expresó el Tte. Cnel. Pardo. “La Sección Conjunta de Ala Rotatoria de la misión del Ejército de EE. UU. en la Oficina de Cooperación en Seguridad de Colombia, está muy complacida con el crecimiento y desarrollo de la escuela conjunta de pilotaje en helicóptero de la Fuerza Aérea de Colombia,” dijo la Capitán de la Fuerza Aérea de EE. UU. Ruth Meacham, administradora del Programa Conjunto de Ala Rotatoria. “El tremendo esfuerzo, los conocimientos, y la visión que han permitido que el programa avance hasta ser equivalente a un entrenamiento de Fort Rucker, dice mucho de la Fuerza Aérea, las Fuerzas Militares, el ministerio de la Defensa de Colombia, SOUTHCOM y los asesores y el personal de apoyo estadounidenses que han aportado al mismo,” agregó. “Con la introducción del helicóptero TH-67, esperamos tener muchos años más de entrenamiento exitoso en la EHFAA”. La escuela de helicópteros tiene 32 instructores altamente capacitados para todas las fases de vuelo. Cada año capacitan a 75 alumnos por medio de un programa de cinco cursos para pilotos militares. El 70 por ciento de los instructores son de la Fuerza Aérea colombiana, pero también participan instructores de la Armada y el Ejército de Colombia, e instructores invitados de países amigos. En el 51.º curso de pilotaje militar de ala rotatoria, CACOM 4 incorporó a sus filas al Capitán Israel Catarino Trejo, oficial piloto de OH-58, de la Fuerza Aérea Mexicana, quien fortalecerá la instrucción de los futuros pilotos que ejercerán la soberanía en toda Latinoamérica. Desde su fundación, la EHFAA ha tenido instructores chilenos y peruanos. La manera de garantizar la calidad de los instructores es mediante la constante capacitación y búsqueda de las últimas técnicas de pedagogía, no solo a nivel latinoamericano sino a nivel europeo. En los primeros días de agosto, instructores y personal de los Estados Unidos conocieron la metodología MCC (Multi-Crew Cooperation) de la Unión Europea, para el manejo de la seguridad y coordinaciones de las tripulaciones en cabina, estandarizándose a normas internacionales, reportó CACOM 4. “La escuela de helicópteros es una entidad que garantiza una calidad de seguridad a nivel regional, una calidad en capacitación y entrenamiento con los más altos estándares avalados y certificados por Estados Unidos en las mejores condiciones”, precisó el Tte. Cnel. Pardo. “El alto nivel educativo y el excelente desempeño de los pilotos formados en la escuela del CACOM 4, ha permitido a Colombia fortalecer sus lazos de cooperación y amistad a nivel mundial. Este programa nos brida un continuo acompañamiento y apoyo de Estados Unidos, así como el fortalecimiento de los lazos de amistad con las fuerzas armadas de Latinoamérica, quienes se benefician de la instrucción brindada por la FAC”, concluyó el Tte. Cnel. Pardo.
Share