Colombia participa en el ejercicio Red Flag 19-2

El escuadrón Tanquero 811 de la Fuerza Aérea Colombiana consolidó su capacidad de reabastecimiento de combustible en vuelo, y dirigió una misión del ejercicio.
Yolima Dussán/Diálogo | 9 mayo 2019

Capacitación y Desarrollo

El escuadrón Tanquero 811 de la Fuerza Aérea Colombiana, participó en el ejercicio Internacional Red Flag 2019, en la Base Aérea Nellis, en Las Vegas, Nevada, del 6 al 23 de marzo. (Foto: Fuerza Aérea de Colombia).

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) participó en el Ejercicio Internacional Red Flag, el entrenamiento de combate aéreo más importante del mundo, efectuado del 6 al 23 de marzo de 2019 en la Base Aérea Nellis de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en Las Vegas, Nevada. En el ejercicio, los participantes entrenaron el reabastecimiento aéreo de combustible a las aeronaves del escuadrón EA-18 Growler, de la Marina de los EE. UU.

La participación de la delegación colombiana estuvo concentrada en el Júpiter, un avión tanquero Boeing KC 767 de la FAC, que ejecutó tres ejercicios diurnos y cuatro nocturnos. Su misión fue reabastecer el combustible de los aviones estadounidenses en el aire. “Sabemos que si nos encontramos con el Júpiter, será un aliado seguro y profesional para interoperar si es necesario”, dijo a la prensa el Capitán de Fragata de la Marina de los EE. UU. Chris Nesset, comandante del 134.º Escuadrón de Ataque Electrónico.

“No es común que un país participe dos años seguidos. Es un hecho de gran significado”, dijo a Diálogo el Coronel Kerly Sánchez, comandante de la Comisión de la FAC en Red Flag 19-2, quien también participó en el entrenamiento en 2018. “Son muchas las fuerzas del aire de otras naciones que están en lista de espera para intervenir en el ejercicio. Nuestra presencia este año demostró el interés de los EE. UU. por hacernos parte de esta actividad”. 

Capacitados para interoperar

El ejercicio Red Flag exige un entrenamiento extremo para realizar todas las tareas de manera segura en un espacio limitado, donde interactúan a altas velocidades varios aviones, con maniobras de combate aéreo en roles diferentes. Los participantes cumplen misiones específicas en la simulación de una guerra de quinta generación, en base a estrategias y tecnología orientadas a la supresión del espectro electromagnético del enemigo.

Intervinieron en el ejercicio 21 escuadrones de nueve países: Arabia Saudita, Bélgica, Colombia, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Holanda, Italia, Noruega y Singapur. El Escuadrón Tanquero 811 de la FAC fue invitado como líder del componente de reabastecimiento de la Fuerza Aérea Azul, como se le conoce a la coalición de países aliados en Red Flag. Es la primera vez que Colombia ocupa esa posición.

La representación de la FAC estuvo conformada por un escuadrón con 25 unidades, entre oficiales y suboficiales con especialidades en sistemas hidráulicos, eléctricos, estructuras, neumáticos, aviónica y en reabastecimiento en vuelo. Los colombianos demostraron conocimiento de los procedimientos y manejo de los estándares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para la interoperabilidad.

“La invitación para Red Flag 19-2 la recibimos con tres meses de anticipación. Entrenamos poco, lo que demuestra que nuestra capacidad de interoperar con países de la alianza es real, sostenible y permanente”, aseguró el Cnel. Sánchez. “La tenemos integrada y procesada en nuestros procedimientos”.

Un avión EW F-18, del 139.º Escuadrón Electrónico de Ataque de la Marina de los EE. UU. recibe mantenimiento durante el ejercicio Red Flag 2019. (Foto: Fuerza Aérea Colombiana).

Operación de reabastecimiento

En el entrenamiento, la tripulación del tanquero Júpiter debía reabastecer con 5000 litros de combustible a tres aviones estadounidenses EA-18 Growler, bajo condiciones climáticas favorables, dijo a la prensa la FAC. “[Es] una operación que realizamos con frecuencia en operaciones reales con los aviones Cessna A-37”, dijo el Cnel. Sánchez. “Tenemos una gran cantidad de naves y realizamos misiones para garantizar el suministro de combustible. Nuestro tanquero tiene una autonomía de 10 horas”.

Los escuadrones participantes lograron el reabastecimiento del combustible bajo estrictos estándares de seguridad y eficiencia, en un teatro simulado de operaciones en Europa, cuyo objetivo era degradar la capacidad del sistema antiaéreo de las fuerzas agresoras. El ejercicio se realizó en diferentes etapas, entre ellas el planeamiento, labor igual o más importante que el vuelo en sí, de acuerdo con la FAC. Tres o cuatro horas de vuelo requieren muchos días dedicados al diseño de la misión.

Red Flag comprometió dos alas de combate: roja y azul; que sumaron más de 62 aeronaves que volaron al mismo tiempo sobre el espacio aéreo de la Base Nellis. Cumplieron misiones de inteligencia, comando y control, reabastecimiento en vuelo, combate y ataque de objetivos en tierra y aire.

Sistema compatible

La tripulación del tanquero colombiano realizó el análisis de las diferentes variables que podían presentarse y definieron el tiempo, la altitud y velocidad de las aeronaves a las cuales se les transferiría el combustible, para garantizar la interoperabilidad de 10 escuadrillas de aeronaves de diferentes países. También se consideraron los supuestos y sus alternativas, ya que, en caso de presentarse algún cambio en las condiciones de la operación, ésta debería cumplirse aun cuando los pilotos y escuadrones nunca antes hubieran trabajado juntos.

“La capacidad de operar con aliados de OTAN y de la coalición en un ambiente de entrenamiento permite superar desafíos de fronteras, cultura y de idioma”, dijo el Cap. de Frag. Nesset. “En Red Flag logramos superar esos obstáculos y alcanzamos efectos positivos, lo que facilitará las comunicaciones cuando se realicen las operaciones reales”.

Para el Cnel. Sánchez, Red Flag es una gran oportunidad para aprender técnicas y prácticas de las fuerzas del aire participantes. “En este escenario se miden capacidades y se fortalece la interoperabilidad entre las fuerzas aéreas más avanzadas y poderosas del mundo. Es un intercambio de experiencias que arrojará mejores resultados en las operaciones reales de cooperación internacional”, finalizó. 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 480
Cargando las Conversaciones