Colombia apoya a la misión de paz en el Sinaí

Un nuevo grupo de militares colombianos se movilizó en el Medio Oriente y cumplió con su participación en la misión de paz en la región.
Marian Romero/Diálogo | 5 diciembre 2017

El Batallón Colombia N.° 3 de la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores en el Sinaí empezó su misión de paz en la zona en abril de 1982. (Foto: Ejército Nacional de Colombia)

A mediados de octubre de 2017, miembros de las Fuerzas Militares de Colombia se instalaron en Egipto para apoyar a la misión de mantenimiento de paz en la península del Sinaí. El grupo, conformado por 113 militares del Ejército y de la Armada Nacional de Colombia, hizo parte del Batallón Colombia N.° 3, el cual pertenece a la Fuerza Multinacional de Paz y Observadores (MFO, por sus siglas en inglés).

Al llegar a Egipto, los militares colombianos deben realizar un entrenamiento para familiarizarse con las condiciones de la zona. (Foto: Ejército Nacional de Colombia)

“Pertenecer al Batallón Colombia en la península del Sinaí es un honor”, dijo a Diálogo el Sargento Viceprimero del Ejército Nacional de Colombia Jairo Quintero, quien actualmente forma parte del MFO. “Aunque se trata de un trabajo pesado, estando lejos de la familia y todo lo conocido, es una oportunidad muy importante en la carrera militar, para conocer otras culturas y para servir al país desde otra perspectiva”.

El objetivo de la misión internacional consiste en preservar la seguridad de la región según los acuerdos de paz entre Egipto e Israel. La misión incluye operativos de control de la zona, patrullas de reconocimiento, puestos de observación y la garantía de acceso marítimo al golfo de Áqaba –cuyo litoral está dividido entre Egipto, Israel, Jordania y Arabia Saudita.

Misión de paz

El MFO es una entidad internacional independiente creada como alternativa a las fuerzas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para cumplir con el Tratado de Paz entre Egipto e Israel de 1979. El tratado marcó el fin de 30 años de hostilidades y delimitó la frontera entre los dos países.

Ambas partes requirieron la presencia de una fuerza de observación de la ONU. Cuando no se obtuvó la aprobación del Consejo de Seguridad, se negoció un protocolo que estableció el MFO. En abril de 1982, empezó la misión del MFO con fuerzas militares internacionales que incluyeron a Colombia. Doce países participan en el MFO –Uruguay es el único otro país latinoamericano.

El tratado de paz egipcio-israelí dividió la península del Sinaí en cuatro zonas. Dos de ellas, con la mayor parte del territorio, están bajo la seguridad de las Fuerzas Armadas de Egipto. La zona fronteriza con Israel corresponde a las Fuerzas de Defensa de Israel, mientras la zona entremedio está bajo el MFO. La zona internacional cuenta con dos campos: el Campo Norte en el Gorah y el Campo Sur cerca de la ciudad de Sharm el Sheij.

Tareas específicas

Según el Sargento Viceprimero Wilmer Alejandro Calderón, quien formó parte del Batallón Colombia N.° 3 en el relevo que regresó a Colombia en junio de 2017, cada país del MFO tiene una responsabilidad diferente. “Realizan trabajos de ingeniería, transporte, intelligencia, acción integral, administración, etc.”, explicó.

El objetivo del MFO consiste en preservar la seguridad de la región según los acuerdos de paz entre Egipto e Israel. (Foto: Ejército Nacional de Colombia)

El Batallón Colombia se trabaja en el Campo Norte. “Nos encargamos de la seguridad de la guardia, las torres, la zona perimétrica, la entrada y salida en Campo Norte, escolta de las caravanas, entre otras funciones que tienen que ver con la seguridad”, dijo el Sgto. Vro. Calderón.

La estadía en el Sinaí conlleva un reto para los militares colombianos. Deben adaptarse al clima inhóspito del desierto y enfrentar la complejidad de la zona que sirve como campo de batalla de varios grupos extremistas, incluso del Estado Islámico. Durante la experiencia de 10 meses, los militares permanecen en la base o en la zona de patrullaje a excepción de dos semanas libres para visitar los sitios turísticos de la región.

“Es una experiencia que requiere cierta fortaleza, el encierro es difícil, las condiciones climáticas son extremas, el trabajo constante, el relacionamiento con personas de otros países que no hablan español puede ser un reto”, dijo el Sgto. Vro. Calderón. “Pero es una oportunidad que me encantaría volver a tener”.

Capacitación para el despliegue

Cada año, Colombia realiza dos relevos para cumplir con la misión del MFO. En esta ocasión, el relevo N. ° 111 contó con 11 oficiales, 21 suboficiales y 94 soldados del Ejército, más un oficial, un suboficial y cinco infantes de marina de la Armada.

La selección del grupo se realiza mediante un concurso que toma en cuenta el rendimiento de los militares. “Ir al Sinaí es como un sueño difícil de alcanzar porque hay que tener un comportamiento immaculado durante toda la carrera”, dijo el Capitán del Ejército Nacional de Colombia Miguel Giraldo, quién formó parte del Batallón Colombia en el relevo N.° 109. “Llevo 13 años en el Ejército y solo hasta ahora tuve la oportunidad”.

Los candidatos se someten a una serie de exámenes físicos y psicológicos para determinar si son aptos para la misión. Durante tres meses reciben cursos sobre el contexto regional, la historia y estructura del MFO, además de clases de conocimiento de aeronaves, tanques y artefactos explosivos entre otras.

“El entrenamiento es muy importante para adaptarnos a las condiciones de la zona, conocemos acerca de la historia de Egipto e Israel y el adecuado manejo de posibles eventualidades como miembros del MFO”, explicó el Cap. Giraldo. “Pero algo muy importante es el curso intensivo de inglés y el de formación socio-humanística, para facilitar la relación con personas de otros países”.

Las operaciones de mantenimiento de paz constituyen una experiencia fundamental para Colombia. “Son 35 años de presencia del Batallón Colombia en la península del Sinaí dejando en alto el nombre de Colombia en el exterior”, concluyó el Mayor General Ricardo Gómez Nieto, segundo comandante del Ejército Nacional de Colombia. “Es una experiencia que nos enriquece y nos llena de satisfacción”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones