Colombia refuerza acuerdo de cooperación en seguridad en el Triángulo Norte

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, visitó Guatemala, Honduras y El Salvador con el fin de reiterar el interés en reforzar la cooperación en seguridad con estos países centroamericanos.
Marian Judith Romero Garcia | 7 junio 2016

Los gobiernos de Colombia y Estados Unidos han establecido un acuerdo de cooperación con el propósito de promover el desarrollo de las Fuerzas Armadas de Guatemala, Honduras y El Salvador sobre la base de las experiencias del Ejército de Colombia, con el fin de mejorar la seguridad regional y la seguridad pública y combatir con eficiencia el tráfico de drogas y el crimen organizado.

Siguiendo el “Plan de Acción de Cooperación Triangular Colombia-Estados Unidos para Beneficiar a Centroamérica y el Caribe”, establecido en 2013, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, visitó los países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) en abril con el fin de ratificar el interés por fortalecer las relaciones, hacer un seguimiento e identificar nuevas necesidades.

Colombia y Estados Unidos ya cooperan de manera estrecha en la lucha contra el crimen organizado en el Triángulo Norte. Ambos países realizan entrenamiento conjunto e intercambian información y Colombia ha tenido una larga relación bilateral con Estados Unidos. Esta cooperación entre países amigos ha ayudado a reforzar al Ejército de Colombia, así como a adquirir destrezas y experiencias que lo han vuelto muy eficiente en las actividades antinarcóticos y de contrainsurgencia, dijo Daniel Mitchell, Secretario de Gabinete del Ministerio de Defensa y Director de Asuntos Internacionales y Cooperación.

Afianzar el acuerdo

En abril, el Presidente Santos realizó una gira por el Triángulo Norte para ratificar el apoyo al fortalecimiento de la fuerza pública y prometió una cooperación más dinámica y focalizada. El Plan de Acción de Cooperación Triangular estableció una serie de estrategias puntuales e individualizadas para cada país, aunque ya han existido programas de cooperación en defensa con el Triángulo Norte desde 2006.

Los funcionarios de seguridad hacen cada año una revisión de los requerimientos de estos programas de cooperación. La capacitación del personal militar y policial depende del tamaño y capacidad de las fuerzas militares en su interdicción terrestre, aérea y marítima, así como de las necesidades específicas para responder a problemáticas compartidas en la región. Las principales áreas de acción son la seguridad ciudadana, el fortalecimiento de especialidades militares y policiales, el desarrollo organizacional, la lucha contra el problema mundial de las drogas y la prevención y el control del delito.

El acuerdo se centra en evitar o contrarrestar el "efecto globo" en Centroamérica, dijo Juan Sebastián Jiménez, Coordinador de Cooperación del Ministerio de Defensa de Colombia. "El efecto visto en los esfuerzos para erradicar la producción y comercialización de drogas en América Latina es análogo a lo que ocurre con el aire dentro de un globo cuando se aprieta: el aire se mueve, pero no desaparece. La presión aplicada en un área empuja el aire hacia una región donde hay menor resistencia".

Capacitación a través de iniciativas de cooperación bilateral

Durante 2015, las fuerzas militares y policiales de Colombia entrenaron a 741 efectivos militares guatemaltecos, 782 hondureños y 560 salvadoreños a través de iniciativas de cooperación bilateral que incluyeron:

  • Fortalecimiento de especialidades militares y policiales (Guatemala - 29%, Honduras - 18%, El Salvador - 25%);
  • Lucha contra el problema mundial de drogas (Guatemala - 19%, Honduras - 11%, El Salvador - 15%);
  • Desarrollo organizacional (Guatemala - 25%, Honduras - 19%, El Salvador - 33%);
  • Seguridad ciudadana (Guatemala - 25%, Honduras - 48%, El Salvador - 22%);
  • Fenómenos delictivos (Guatemala - 1%, Honduras - 3%, El Salvador - 5%).

En lo que va del año, 24 militares guatemaltecos han recibido capacitación, haciendo énfasis en la lucha contra el tráfico mundial de drogas. Las capacidades que más solicita Guatemala son:

  • Apoyo en el control y la seguridad fronterizos;
  • Asesoría para el fortalecimiento de las comunicaciones entre unidades;
  • Capacitación en la interdicción terrestre, aérea y marítima para el mejoramiento de la movilidad militar al atacar un objetivo;
  • Capacitación de la fuerza pública para enfrentar las organizaciones delictivas transnacionales que están utilizando pandillas para controlar territorios y rutas de sus operaciones delictivas;
  • Fortalecimiento de la capacidad de las patrullas navales;

“En Guatemala hemos constituido una estructura organizacional y un modelo gerencial para el Departamento de Planificación de Gestión Especializada en Investigación Criminal de la Policía Nacional Civil", dijo Mitchell. "La falta de una unidad fuerte de investigación criminal era una de las grandes fallas en el sistema guatemalteco, pero ahora la unidad se ha constituido en uno de sus mayores logros surgidos de nuestra cooperación”.

Por otra parte, el apoyo a Honduras se ha centrado en:

  • Apoyo a la erradicación del tráfico de drogas y eliminación de las bandas delictivas;
  • Asesoría a los operadores de justicia sobre la extradición de los principales narcotraficantes;
  • Proporcionar capacitación en las áreas fluviales para infiltrar el comercio de drogas ilícitas al interior del país e impedir que las drogas posteriormente sean embarcadas hacia Estados Unidos;
  • Formar a la fuerza pública para enfrentar de manera efectiva el tráfico de drogas, armas y personas;
  • Fortalecimiento de la capacidad para identificar pistas de aterrizaje ilegales e interceptar pistas y aviones clandestinos.

“En Honduras, hemos impulsado las operaciones de los Laboratorios de Criminalística de la División Policial de Investigaciones y Comunidades Exteriores de Inspección", señaló Mitchell. "El fortalecimiento de las organizaciones hondureñas fue el primer paso para lograr una mejoría en el tratamiento de los delitos. Ahora, el enfoque de este país ha virado hacia la seguridad ciudadana, una vez que se han fortalecido las instituciones”.

En lo que respecta a El Salvador, en lo que va del año, 23 militares salvadoreños han recibido entrenamiento con énfasis en las áreas de seguridad ciudadana y fortalecimiento de especialidades militares y policiales. Entre las capacidades más solicitadas por las autoridades salvadoreñas se incluyen:

  • Apoyo al control y la seguridad fronterizos y capacitación de las fuerzas gubernamentales responsables de garantizar la seguridad pública;
  • Capacitación en la interdicción terrestre, aérea y marítima para el mejoramiento de la movilidad de las fuerzas gubernamentales al atacar un objetivo;
  • Mejoramiento de las capacidades de patrullaje naval;
  • Asesoría sobre el control del espacio aéreo nacional.

“En El Salvador hubo un gran apoyo para la creación de una oficina de ciberdelito, porque era un problema que estaba aquejando al país", explicó Mitchell. "Ahora el desarrollo organizacional es la prioridad. Los porcentajes de ayuda van cambiando y el número de personas que reciben capacitación ha ido disminuyendo a medida que vamos generando estas capacidades en el país, lo cual les da una mayor autonomía. Al fin y al cabo, este es el objetivo de este acuerdo”.

Cooperación triangular

La Cooperación Triangular, una modalidad de cooperación para el desarrollo entre un país donante emergente, un país beneficiario y un donante del Comité de Ayuda al Desarrollo de EE.UU. de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, fue establecida a finales de la década de 1970 y puesta en práctica a finales de la década de 1990. Es algo relativamente nuevo y combina la cooperación tradicional o vertical - como transferencia de conocimientos, experiencias o recursos por países de igual o mayor nivel de desarrollo - con la cooperación Sur-Sur, la cual implica el intercambio de recursos, tecnología y conocimiento entre países en desarrollo en el sur del globo, con el fin de proporcionar asistencia en cooperación a uno o más países en desarollo.

La Cooperación Triangular ayuda a complementar los vínculos existentes entre los países en desarrollo, especialmente de los países de renta media, y los donantes tradicionales. El propósito es enfrentar los desafíos del desarrollo y promover intereses comunes mediante soluciones adaptables a las necesidades de cada país. Colombia ha dado pasos importantes en su gestión de cooperación para ofrecer a otros países sus propias experiencias y habilidades a través del sistema de Cooperación Triangular de cooperación para el desarrollo.

La Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Triangular han alcanzado un importante desarrollo a partir de que se les diera una nueva dirección estratégica en 2006, bajo la Oficina para la Cooperación Internacional de la Presidencia de Colombia. Bajo estas iniciativas, las autoridades cooperan para fomentar el desarrollo regional.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 15
Cargando las Conversaciones