Colombia impulsa profesionalización de suboficiales de operaciones especiales

Con programas de instrucción en el aula y en el campo se eleva la capacidad de los suboficiales.
Yolima Dussán/Diálogo | 23 abril 2019

Capacitación y Desarrollo

El primer Curso de Desarrollo Profesional para Suboficiales de Fuerzas Especiales en los niveles básico y avanzado finalizó el 3 de abril de 2019, en el Fuerte Militar de Tolemaida, Colombia. (Foto: Ejército Nacional de Colombia)

El primer Curso de Desarrollo Profesional para Suboficiales de Fuerzas Especiales tuvo lugar del 4 de marzo al 3 de abril de 2019, en el Fuerte Militar de Tolemaida, Colombia. El Comando Conjunto de Operaciones Especiales (CCOES) de Colombia coordinó los cursos básico y avanzado con el auspicio del Comando de Operaciones Especiales Sur (SOCSOUTH) de los Estados Unidos. Tres instructores de la Escuela de Suboficiales de la Universidad de Operaciones Especiales Conjuntas, del Comando de Operaciones Especiales de los EE. UU. (SOCOM), contribuyeron al esfuerzo.

“Fue una cita establecida un año atrás [2018] cuando en forma conjunta diseñamos la malla curricular de las necesidades de los suboficiales”, dijo a Diálogo el Sargento Mayor retirado del Comando de Fuerzas Especiales del Ejército de los EE. UU. Amil Álvarez, instructor del curso. “Fue respaldado por la voluntad de Colombia, lo cual denota su interés por generar educación”.

Mando tipo misión

Un total de 45 suboficiales colombianos de todos los rangos y armas conformaron los dos cursos. “Hoy el Ejército da cabida al mando tipo misión, potestad dada por los líderes a los subordinados para ejercer disciplina y tomar decisiones”, dijo a Diálogo el Sargento Viceprimero del Ejército Nacional de Colombia Juan Carlos Hernández Daza, de la Agrupación de Fuerzas Especiales Antiterroristas Urbanas, alumno destacado del curso básico. “El Ejército de los Estados Unidos tiene desarrollada esa doctrina; tuvimos la oportunidad de recibir información vital”.

La iniciativa académica prevé capacitar a los estudiantes para ser instructores. SOCSOUTH suministra los especialistas durante los primeros dos años del curso. Después el CCOES se hará cargo, con sus propios instructores.

“El desafío es profundizar en la información obtenida. Abordamos materias que nos forman para entender y operar mejor”, comentó el Sargento Primero de Infantería de Marina de Colombia Juan Alexander Espitia, uno de los tres suboficiales en la primera promoción con acceso a los dos niveles. “Ahondar en el pensamiento crítico nos hará mejores suboficiales”.

Transmisión de experiencias

Los instructores estadounidenses son expertos en cursos de capacitación de liderazgo, entre otros. “Suma además su conocimiento sobre Colombia”, comentó a Diálogo el Teniente Coronel del Ejército de Colombia Jorge Andrés Henao García, comandante de la Escuela de Fuerzas Especiales y responsable de este nuevo proceso de educación. “Asumimos el desafío de elevar el nivel de nuestros suboficiales a altura universitaria, un proceso en el que sin la colaboración del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM) no hubiéramos logrado, pero que debemos hacerlo continuo y extenderlo a todos los suboficiales de fuerzas especiales de nuestro Ejército, de nuestra Armada y de nuestra Fuerza Aérea”.

Antes del examen final, los estudiantes del nivel básico recibieron la instrucción para planear una misión ficticia en las zonas no controladas entre Colombia y Ecuador. El plan implicó ubicar las zonas, establecer contactos con Ecuador, identificar las bandas criminales, analizar las condiciones de la población, determinar la operación económica y militar, y analizar las amenazas y sus orígenes, entre otros.

Los comandantes de Fuerzas Especiales de Colombia seleccionaron a un grupo de suboficiales destacados por sus condiciones de liderazgo, compromiso y desempeño, para tomar el primer curso de desarrollo profesional. (Foto: Yolima Dussán, Diálogo).

“El resultado fue un documento del cual me siento orgulloso”, manifestó el Sargento Mayor de Comando retirado de las Fuerzas Especiales del Ejército los EE. UU. Francisco Meléndez, instructor del curso. “No esperaba tanto enfoque en la situación”.

“Este curso es el paso de táctico a operativo, para desarrollar los planeamientos para la ejecución de las operaciones especiales”, dijo a Diálogo el Sargento Segundo del Cuerpo de Infantería de Marina de Colombia Devis Díaz Vanegas, analista de terreno para el desarrollo de operaciones especiales. “La metodología me ayuda a pensar de manera estratégica para entender las intenciones del comandante y transmitir en forma correcta el mensaje a los subalternos”. 

Malla curricular integral

El Técnico Segundo de la Fuerza Aérea Colombiana Manuel Molina Garzón, participante del curso, comentó a Diálogo que llamaron su atención dos temas: la consejería militar y el análisis operacional. “Con el primero el suboficial [aprende a] asumir la consejería de su personal; con el operacional analizamos la información para entender el proceso que debe terminar en operaciones especiales exitosas”.  

Tras abordar los modelos de pensamiento y las condiciones del liderazgo, el curso avanza con información sobre estrategia, planeación y operaciones. Tiene énfasis en doctrina; operaciones; tácticas, técnicas, procedimientos y tareas; toma de decisiones militares y conducción de tropas, entre otros. Se complementa con procesos de comunicaciones efectivas y consejería militar.

“Damos mucha información intercalada con objetivos diarios. Usamos el aprendizaje de las experiencias de sus propias vivencias”, explicó a Diálogo el Sargento Mayor de Comando retirado del Ejército de Fuerzas Especiales de los EE. UU. Orlando Ramón, instructor del curso. “Conecto la clase de contrainsurgencia con la realidad colombiana; eso hace más fácil la instrucción”.

“[El curso] es para las futuras generaciones, para los cabos primeros y sargentos segundos que inician su carrera, también para los que están a la mitad”, dijo a Diálogo el Sargento Mayor del Ejército Colombiano Rigoberto Carvajal Mahecha, del CCOES. “Somos militares con formación táctica excepcional, pero reconozco que este curso es de otro nivel intelectual. Tenemos el compromiso de ser multiplicadores de este conocimiento”.

Los tres instructores coincidieron en que el cambio no será de la noche a la mañana, aunque tampoco será difícil. Los niveles de educación, disciplina, motivación y capacidad de análisis de los estudiantes colombianos están ahí, solo falta entrenar.

“La práctica no hace la perfección, sino la práctica perfecciona”, finalizó el Sgto. May. Álvarez. Ahora, los suboficiales tendrán la oportunidad de ejecutar lo aprendido, y la enseñanza recibida se integrará en el día a día de sus decisiones y acciones. El desafío que enfrentarán es transmitir sus conocimientos a sus contrapartes, hasta practicar a la perfección la comunicación vertical.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones