Colombia neutraliza a tercer cabecilla del Clan del Golfo

La Campaña Policial y Militar Agamenón II da baja a alias “El Indio”, y desestabiliza al crimen organizado.
Myriam Ortega/Diálogo | 20 abril 2018

Amenazas Transnacionales

El General del Ejército Alberto José Mejía Ferrero, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, junto con autoridades de las Fuerzas Armadas, presentó el balance de la Operación Oriana, en las instalaciones de la Dirección General de la Policía Nacional, el 28 de marzo de 2018. (Foto: Ejército Nacional de Colombia).

Aristides Manuel Meza Páez, alias El Indio, tercero al mando del grupo narcotraficante Clan del Golfo, fue neutralizado el pasado 28 de marzo de 2018, en la zona rural de Montelíbano, Córdoba, al norte de Colombia. Meza fue abatido por la Fuerza de Despliegue Contra Amenazas Transnacionales (FUDAT), integrada por las Fuerzas Armadas de Colombia, en el marco de la Operación Agamenón II, una campaña conjunta puesta en marcha en febrero de 2015, centrada en neutralizar a los jefes del crimen organizado y golpear sus finanzas.

El Indio tenía orden de captura por terrorismo, homicidio, amenazas y obstrucción a las vías públicas. El delincuente manejaba las finanzas para sostener al Clan del Golfo con el tráfico de drogas ilícitas, extorsión, lavado de activos a través de empresas fantasmas y compra de bienes muebles e inmuebles, aseguró el Ejército Nacional de Colombia en un comunicado.

“Con la [tarea] logramos dar un contundente golpe al componente estratégico y financiero del Clan del Golfo; a la cabeza de la organización”, dijo en rueda de prensa el General del Ejército Alberto José Mejía, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia. “Logramos desestabilizar la línea jerárquica criminal y logramos fracturar el relacionamiento del grupo con las [estructuras] internacionales del crimen.”

El Indio estableció alianzas criminales con grupos de narcotraficantes en Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá, a donde enviaban cocaína por vía marítima y terrestre, para transbordarla a los Estados Unidos y Europa. En Colombia además implementaba el “plan pistola”, artimaña con la que los delincuentes asesinan, casi siempre por la espalda y en lugares públicos, a los miembros de las Fuerzas Armadas.

Operación Oriana

“Desde hace más de cinco años [2013] la Policía Nacional venía [buscando] al bandido”, dijo a Diálogo el Brigadier General del Ejército Jorge Eduardo Mora López, comandante de la FUDAT. “El 15 de marzo de 2018 recibimos inteligencia que fue el punto de partida para planear la Operación Oriana. Fue preparada rápidamente porque sabíamos a donde llegaría el delincuente, y que como otros cabecillas, duraría máximo entre 48 a 72 horas en el mismo lugar.”

En el planeamiento las autoridades concluyeron que sería necesario emplear ocho equipos de reconocimiento especial del Ejército. “Fueron infiltrados por tierra y aire, en rutas seleccionadas por analistas de terreno del Ejército, la Armada y la Policía”, explicó el Brig. Gral. Mora. “Se logró infiltrar a la gente por puntos donde no pudieron ser detectados, donde no hay población civil. El área es el Nudo de Paramillo, una de las más agrestes de Colombia, de manera de que la infiltración fue bastante difícil.”

El Indio fue abatido en esta vivienda de apariencia rural, dotada de comodidades como aire acondicionado, televisión por cable, camas ortopédicas y comida especial. (Foto: Fuerza de Despliegue contra Amenazas Transnacionales de Colombia)

Fueron 12 días en los que los equipos llegaron al sitio a donde esperaban que apareciera el delincuente. “Desde el 25 de marzo [de 2018] ya los equipos de reconocimiento empezaron a reportar en diferentes viviendas [la presencia de] bandidos armados”, indicó el Brig. Gral. Mora. “El 28 [de marzo], ya teníamos ubicados varios equipos que observaban las viviendas, y empezamos a ver movimientos de llegada, aproximadamente entre 15 y 20 bandidos, formados con armamento, ametralladoras, y eso nos dio a pensar que el cabecilla iba a llegar.”

Al mismo tiempo fueron alistados seis helicópteros de las Fuerzas de Reacción Inmediata, con capacidad de inserción por rapel y soga rápida, para apoyar a las tropas en tierra que entrarían en combate con los delincuentes. “Con un helicóptero Arpía de la Fuerza Aérea Colombiana y dos helicópteros de ataque del Ejército, en forma simultánea hicimos los cierres y el asalto”, detalló el Brig. Gral. Mora. En la maniobra abatieron a “El Indio”.

Otros logros de Agamenón

Más de 71 ejercicios y 25 asaltos aéreos fueron desarrollados en contra del Clan del Golfo hasta la segunda semana de abril de 2018, en el marco de la Operación Agamenón. “Además de alias El Indio, fueron neutralizados los cabecillas de segundo nivel, alias Cobra y alias Chunga. Fue capturado alias Soldado y sometido a la justicia a 16 miembros [del Clan del Golfo]”, aseguró el Gral. Mora.

En el pasado, los jefes de la delincuencia organizada permanecían al mando durante años, antes de ser atrapados. “Con [Operación] Agamenón, el reemplazo de los cabecillas tiene que ser en meses”, manifestó el Gral. Mejía. “Cada vez llegan a los cargos de dirección terrorista y narcotraficante gente con menor experiencia porque están perdiendo a sus capos.”

“El Clan del Golfo tiene un resquebrajamiento de su mando y control”, puntualizó el Gral. Mora. “Muchos de los cabecillas de tercer y cuarto nivel ya no obedecen a los cabecillas de segundo y primer nivel, y hay problemas de desabastecimiento en algunas estructuras.” “Son precisamente las articulaciones de esfuerzos y capacidades las que hacen que esa organización tenga la única salida que es la de dejar esa actividad y someterse a la justicia”, finalizó el General Jorge Nieto Rojas, director de la Policía Nacional.

 

 

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones