Colombia incauta mayor cantidad de cocaína en su historia

En un solo golpe al Clan del Golfo, las Fuerzas Armadas colombianas incautaron más de 13 toneladas de cocaína.
Myriam Ortega/Diálogo | 21 diciembre 2017

Amenazas Transnacionales

La cocaína se encontraba en tres fincas bananeras en contenedores bajo un piso doble. Durante la incautación fueron capturadas cuatro personas que cuidaban las fincas. (Foto: Policía Nacional de Colombia)

La Campaña Militar y Policial Agamenón II llevó a cabo la incautación de estupefacientes más grande en la historia de Colombia. En un operativo sin precedentes, el 8 de noviembre fueron encontradas 13,4 toneladas de clorhidrato de cocaína en Chigorodó, Antioquia, gracias a la inteligencia proporcionada por el Ejército Nacional de Colombia (ENC) y la Policía Nacional de Colombia (PNC). La droga estaba repartida en tres fincas en la zona de influencia del Clan del Golfo.

“Esta guerra mundial contra el narcotráfico se declaró hace más de 40 años”, dijo el presidente de Colombia Juan Manuel Santos. “Así se demuestra la contundencia con la que se libra la guerra del narcotráfico y la inteligencia militar del Ejército y la Policía de Colombia, que trabajaron en conjunto”.

El costo aproximado de la droga en el mercado internacional alcanza los US$ 400 millones. La incautación afecta a las finanzas de Otoniel, máximo cabecilla del Clan del Golfo, el grupo armado organizado que controla el 45 por ciento de la exportación de la droga de Colombia, además de otros negocios ilegales.

La operación

“Inteligencia de la policía llevó al sitio en donde almacenaban esta droga”, dijo a Diálogo el Teniente Coronel del ENC Hugo Durán Benavides, comandante del Batallón Contra el Narcotráfico N.º 3. “Se planeó una operación coordinada que se llevó a cabo en tres veredas de los municipios de Carepa y Chigorodó, Antioquia”.

El punto de partida fue la información de la PNC, que aseguraba la llegada repetida de cargamentos de entre 100 y 300 kilogramos de droga a tres fincas. Después de analizar la información se planeó la operación en el marco de la Operación Agamenón II. La PNC se desplazó a los sitios en donde estaba la droga para adelantar los procesos de incautación y allanamiento, mientras las tropas del ENC aseguraron los puntos.

“Logramos interceptar comunicaciones por vía radial, donde estos miembros del Clan del Golfo pretendían hostigar y disparar a las tropas que se encontraban en los puntos”, detalló el Tte. Cnel. Durán. “Fue cuando se tomó la determinación de hacer la extracción de la droga con helicópteros, previamente establecidos en Carepa”.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos dio fe de la droga incautada y de los resultados de la Campaña Militar y Policial Agamenón II. (Foto: Policía Nacional de Colombia)

La droga estaba almacenada en construcciones artesanales de madera, con pisos de doble fondo. “Ellos buscaban no despertar ninguna sospecha de que tenían esta droga almacenada”, agregó el Tte. Cnel. Durán. “Tienen integradas [entre la población civil] redes de apoyo para informar de movimientos, presencia de fuerza pública y de personas ajenas a la región”.

“Fue una operación rápida, flexible, en secreto, donde hubo cooperación”, agregó el Coronel del ENC Alberto Ulises Romero, comandante del Comando Especial Contra Amenazas Transnacionales (CECAT). “Eso fue en un solo día, la incautación empezó temprano en la mañana; para las 11 ya se había encontrado todo”.

Agamenón II

“Agamenón como operación de la Policía nació hace tres años con muy buenos resultados. Sin embargo, hace seis meses el presidente de la república vio la necesidad de replantear la estrategia ante el crecimiento exponencial de miembros del Clan del Golfo, que se empezó a percibir como amenaza para la seguridad nacional”, explicó el Cnel. Romero. “En el Urabá [el Clan del Golfo] pasó de tener 1.000 a 1.800 hombres, más una red de apoyo de 1.000 puntos de información”.

Para analizar el problema, se organizó el Comité de Revisión Estratégica e Innovación Clan del Golfo, conformado por 50 miembros del ENC, 40 de la PNC, 10 de la Armada y 10 de la Fuerza Aérea. Analizaron las formas de atacar al Clan del Golfo en cinco mesas de organización: inteligencia, acción integral y desarrollo, contrainteligencia, jurídica y judicial. Tras dos meses de trabajo, nació la Campaña Militar Policial Agamenón II.

“[Coordinamos] una campaña militar para poder vincular Ejército, Armada, FAC y Policía, y le dejamos el mismo nombre, Agamenón II”, afirmó el Cnel. Romero. “[Fue] un diseño operacional con un componente de inteligencia, liderado por la Policía”.

A la Policía de Urabá se sumó el ENC con un componente de operaciones integrado por batallones contra el narcotráfico, de fuerzas especiales, de combate terrestre, el batallón de helicópteros, el CECAT y la Armada Nacional de Colombia. Con esta acción, fueron agregados como componentes militares unos 2.000 hombres. La población confía cada vez más en la Agamenón II.

“Ha caído Gavilán, un cabecilla que tenía todo el control militar, manejaba todos los sicarios y todos los puntos y la droga del Clan de Golfo”, finalizó el Cnel. Romero. “Dimos de baja a Gavilán y al otro día salió Otoniel y dijo que se iba a entregar. El clan está dividido, están asustados”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 7
Cargando las Conversaciones