Colombia incauta cocaína con sistemas de última tecnología

Aviones no tripulados, radares y sensores de la Armada Nacional de Colombia amplían la cobertura y el monitoreo de las costas del país.
Julieta Pelcastre/Diálogo | 31 julio 2018

Amenazas Transnacionales

La Armada Colombiana cierra espacios a las actividades ilegales del narcotráfico transnacional mediante el empleo de sensores, radares, cámaras y aviones no tripulados. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Militares de la Fuerza Naval del Pacífico de la Armada Nacional de Colombia confiscaron entre mayo y junio de 2018 cerca de 3 toneladas de clorhidrato de cocaína a diversas organizaciones criminales que pretendían transportar la droga hacia Centroamérica. La detección de la modalidad de contrabando es posible gracias a radares y sistemas de detección de última tecnología capaces de localizar objetivos a larga distancia.

“Hemos sido efectivos en la lucha contra todas las estructuras del narcotráfico en la región del Pacífico, a través del empleo de sensores, aviones no tripulados y buques con unidades de guardacostas”, dijo a Diálogo el Capitán de Corbeta de la Armada Juan Camilo Ocaña, comandante de la Estación de Guardacostas de Tumaco, Nariño. “La tecnología nos ayuda [en el] control del mar [y los ríos] de la mejor manera y a obtener resultados excelentes”.

Drones, radares y sensores

La Marina, la Fuerza Aérea y la Fiscalía General de Colombia localizaron en junio de 2018 gracias a drones, radares y sensores, una lancha modificada de bajo perfil, que navegaba en el área del Parque Nacional Natural Sanquianga, en el departamento de Nariño. Luego de una persecución que duró casi una hora, las autoridades interceptaron la embarcación tipo semisumergible que transportaba 2039 kilogramos de clorhidrato de cocaína y cuatro tripulantes. También detectaron e interceptaron una lancha de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que viajaba a gran velocidad para mover 932 kg de clorhidrato de cocaína desde el área del río Micay, en el Cauca, hasta Centroamérica. Al notar la presencia de las autoridades, la tripulación de la embarcación se dirigió a la orilla y abandonó la lancha y el cargamento. 

Ambas intervenciones se realizaron en el ámbito de la Operación Atalanta, una estrategia conjunta e interagencial de la Armada, el Ejército y la Policía puesta en marcha el 2 de mayo de 2018, para minimizar las acciones criminales del narcotráfico y los grupos ilegales, en especial en los departamentos de Cauca y Valle del Cauca. La ofensiva armada también busca fortalecer el control territorial y dar seguridad a los pobladores de esa región.

“Capturas, incautaciones de droga y de armamento son algunos de los resultados arrojados por la Operación Atalanta en lo corrido de 2018”, comentó a Diálogo el Coronel Oswaldo Solano comandante de la Brigada de Infantería de Marina N.º 2. “Destaca la captura [el 11 de mayo] de alias Mordisco [Samuel Javier Yotengo Yafue], líder de disidencia de las FARC, por quien se ofrecía una recompensa de US$ 7000”. 

“Para el desarrollo de las [intervenciones] es vital tener primero la información completa en el tiempo oportuno. La última tecnología nos suministra la ubicación de las embarcaciones para desplegar unidades marítimas y aéreas”, agregó el Cnel. Solano. “La inteligencia naval con todos sus medios técnicos es esencial para el desarrollo de las operaciones, así como el entrenamiento y la experiencia que recibe nuestro personal en un ambiente hostil en el que pasamos de un ambiente fluvial a marítimo y viceversa”.

Militares de la Fuerza Naval del Pacífico de la Armada Nacional incautaron casi 3 toneladas de clorhidrato de cocaína en el Pacífico colombiano. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

Probabilidades de intercepción

El Gobierno colombiano busca consolidar a la Armada como una marina de guerra con capacidad disuasiva y una estructura logística, que le permita la sostenibilidad de las operaciones y la protección de sus fronteras. Para cumplir la misión, la Fuerza Naval se propone migrar a escenarios operacionales de mayor eficiencia a partir de la adquisición, generación e implementación de nuevas tecnologías y renovación de su flota, indica el Plan Estratégico Naval 2015-2018 de la institución naval.

“Las tecnologías son algo necesario para combatir al narcotráfico porque nos permiten ampliar la visión, cobertura y monitorear las costas de día y noche”, manifestó el Cap. de Corb. Ocaña. “La probabilidad de interceptar una embarcación en altamar, lancha a lancha, es de un 20 por ciento. Si sumamos un binomio operacional, buque más lancha, es de un 45 por ciento. Al integrar un medio aéreo, un buque y una lancha, se incrementa la probabilidad al 85 por ciento de coger la embarcación con la droga. Cada vez que sumamos un medio y una tecnología de punta disminuimos la posibilidad de éxito al narcotráfico e incrementamos nuestra probabilidad de acertar”.

 “La interoperabilidad de todas las instituciones es otra fortaleza que nos ha permitido materializar la eficiencia de las operaciones conjuntas e interagenciales, y sobre todo que la información fluya de una manera más sencilla para hacer los planteamientos”, comentó el Cnel. Solano. “Es un gran acierto contar con la colaboración de todas las instituciones, lo que facilita el trabajo”.

 Una nueva modalidad

El narcotráfico continúa como la principal amenaza para el país y la región. “Hemos visto cambios de modalidades. Antes se sacaba [solo] clorhidrato de cocaína. Hoy día, el narcotráfico también saca pasta base para refinar en otros países; este es un giro”, comentó el Cap. de Corb. Ocaña. “Pero aún la mayor modalidad del delito del narcotráfico sale por las lanchas rápidas”.

 “Ni siquiera la armada más poderosa del mundo, que es la Marina de los Estados Unidos, tiene el 100 por ciento del control del mar”, agregó el Cap. de Corb. Ocaña. “Es importante que los países sean afines a la tecnología para el desarrollo del poder naval, para combatir al narcotráfico”, finalizó el Cnel. Solano.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 2
Cargando las Conversaciones