Colombia supera 100 semisumergibles incautados

La Armada Nacional de Colombia impidió el traslado de droga a más de 100 semisumergibles.
Marian Romero/Diálogo | 19 diciembre 2017

Amenazas Transnacionales

A fines de octubre de 2017, la Armada Nacional de Colombia incautó el 101.º semisumergible en 20 años de lucha en contra el narcotráfico. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

A fines de octubre, la Armada Nacional de Colombia incautó un semisumergible en el Pacífico colombiano. El artefacto, con capacidad de transportar dos toneladas de cocaína, medía casi 14 metros de eslora y 3 metros de manga y estaba camuflado en un estero.

 

Durante una operación de registro fluvial en el municipio de Tumaco del departamento de Nariño, tropas de la Fuerza de Tarea contra el Narcotráfico Poseidón de la Armada Nacional de Colombia hallaron un campamento compuesto por cuatro estructuras de madera con capacidad de alojar hasta 20 personas y dos talleres artesanales con material de construcción de semisumergibles. Al encontrar el campamento, las tropas profundizaron la búsqueda y encontraron el semisumergible.

 

“Fuimos alertados acerca de actividad de narcotraficantes en Majagual [zona en Tumaco], un corredor muy importante para la salida de droga. Comenzamos la búsqueda para cualquier irregularidad y encontramos signos de presencia humana, lo cual es extraño en esta zona tan selvática, y además había un fuerte olor a fibra de vidrio”, dijo a Diálogo el Contraalmirante Carlos Serrano, comandante de la Fuerza de Tarea contra el Narcotráfico Poseidón. “Encontramos el semisumergible completamente construido, únicamente le hacía falta la instalación de los motores de fuera de borda”.

 

Los narcotraficantes invierten hasta más de US$1 millón para la fabricación de un semisumergible. Con este decomiso, la Armada suma 101 embarcaciones de este tipo incautadas en los últimos 20 años de lucha contra el narcotráfico. El primer semisumergible fue encontrado en 1997 en la isla de Providencia en el Caribe Colombiano.

 

Pacífico colombiano

 

El medio marítimo sigue siendo el más utilizado por los narcotraficantes para el transporte de droga. El Pacífico colombiano es una zona compleja con un litoral de casi 1.500 kilómetros que se extiende por cuatros departamentos –Chocó, Valle del Cauca, Cauca, y Nariño. La región es selvática y de difícil acceso, por lo que los narcotraficantes se mueven por diversos ríos y esteros que constituyen las mayores vías de comunicación en la zona.

 

Asimismo, la pesca es una actividad dominante en esa región de bajo desarrollo. Los pescadores artesanales utilizan los mismos materiales que los requeridos para la construcción de semisumergibles. Por eso, según el Vicealmirante Luis Hernán Espejo, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico de la Armada Nacional de Colombia, las operaciones de interdicción de semisumergibles involucran control institucional del territorio, patrullajes permanentes, inteligencia adquirida con fuentes locales e imágenes aeromarítimas.

 

Según las autoridades, el semisumergible por lo general se elabora a partir de una lancha pesquera sellada con madera y fibra de vidrio para poder sumergirse a ras de agua con el peso de la droga y los tres o cuatro tripulantes. Construirlas toma entre cinco y 12 meses.

El Pacífico colombiano es una zona compleja donde los narcotraficantes se mueven por diversos ríos y esteros que albergan la producción clandestina de semisumergibles. (Foto: Armada Nacional de Colombia)

 

“La construcción de un semisumergible de este estilo no es complicada en sí misma”, explicó el Contralmte. Serrano. “No se requieren mayores conocimientos en ingeniería sino experiencia en el mar porque, aunque el artefacto debe reunir condiciones de flotabilidad, no tiene planos de elevación, tanques de lastre, sistemas de navegación inercial u otro desarrollo de la ingeniería naval”.

 

Momento propicio

 

Usualmente los semisumergibles parten de Nariño y viajan 1.500 millas náuticas hacia el istmo de Tehuantepec, México, pasando por desvíos para repostar. Con una velocidad de 6 a 10 nudos, la embarcación hace el recorrido en unos cuatro o cinco días.

 

“Es posible evidenciar la existencia de un astillero ilegal porque normalmente están en los esteros, a la espera del mejor tiempo para emprender la travesía hacia Norteamérica”, dijo el Valmte. Espejo. “Para navegar con este tipo de embarcación por el océano Pacífico es necesario hacerlo con la marea máxima. Los narcotraficantes planean la construcción de estos artefactos considerando el comportamiento de las mareas para tener un nivel alto de confidencialidad”.

 

A lo largo de los años, se incautaron artefactos desde 5 metros hasta 24 metros de eslora con motor central y capacidad de transporte entre 4 y 8 toneladas de droga. “[Las embarcaciones más grandes] son naves con muy buena autonomía que pueden hacer el recorrido en un solo impulso porque tienen más capacidad de almacenamiento de combustible”, dijo el Valmte. Espejo. “Pero son más susceptibles de ser detectadas porque generan mayor distorsión en superficie”.

 

Golpe financiero

 

Según la Fuerza Naval del Pacífico, un kilo de cocaína tiene un valor estimado de US$1.700 en el Pacífico colombiano o US$33.000 en el mercado internacional. “La construcción de un semisumergible cuesta entre US$1 millón y US$1.5 millones”, dijo el Contralmte. Serrano. “Aun así son desechables porque los réditos del negocio son suficientes para volver a construir nuevos y evitar el seguimiento por parte de las autoridades nacionales e internacionales”.

 

En 2017, la Armada Nacional incautó cuatro semisumergibles en el Pacífico colombiano –dos menos que en el 2016. “En 2017 hemos vistos menos semisumergibles que otros años, creemos que es consecuencia de un refinamiento de la inteligencia”, dijo el Valmte. Espejo. “Procuramos incautar estos artefactos justo en el proceso de terminación de construcción, así el esfuerzo e inversión para los narcotraficantes es mayor y cada vez se vuelve una opción menos rentable”, concluyó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 7
Cargando las Conversaciones