Colombia muestra sus capacidades en Red Flag 2018

La Fuerza Aérea de los EE. UU. recibe por segunda vez a Colombia para participar en el ejercicio de combate aéreo más importante del mundo.
Myriam Ortega/Diálogo | 24 agosto 2018

Capacitación y Desarrollo

Los participantes del ejercicio de combate aéreo Red Flag, en la Base Aérea Nellis de Nevada, EE. UU. realizaron misiones nocturnas que pusieron a prueba las capacidades de los pilotos colombianos. (Foto: Mayor Christian Meza, Fuerza Aérea Colombiana)

El ejercicio avanzado de entrenamiento de combate aéreo Red Flag 2018 finalizó el 3 de agosto, en la Base de la Fuerza Aérea Nellis en Nevada, EE. UU. El ejercicio, que se lleva a cabo en forma periódica desde 1975, tiene como misión brindar a los pilotos de países amigos la oportunidad de practicar y perfeccionar sus habilidades en situaciones reales de combate. Por segunda ocasión, Colombia tuvo la oportunidad de participar como país invitado.

“La Fuerza Aérea de los Estados Unidos extendió su invitación [para Red Flag] bajo estrictos parámetros de obligatorio cumplimiento”, dijo a Diálogo el Brigadier General Pablo Enrique García Valencia, comandante del ejercicio Red Flag 2018, por parte de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC). “El país invitado debe contar con experiencia superior en aviación, alto desempeño en el campo de combate y una deseable experiencia real en operaciones militares aéreas”.

Entrenamiento previo

Las aeronaves de la FAC partieron del Comando Aéreo de Combate N.º 3, departamento colombiano de Atlántico, el 2 de julio, hacia la Base de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Davis-Monthan, en Tucson, Arizona. En el trayecto realizaron dos planes de vuelo, cada uno con tres aviones Kfir y un KC-767 Tanque, para realizar cinco reabastecimientos de combustible en el aire a los Kfir, para extender su autonomía.

El grupo llegó a los EE. UU. y permaneció durante cinco días en la Base Davis-Monthan, para realizar el ejercicio Relámpago 3. Este entrenamiento previo se realizó en combinación con pilotos de combate de la FAC, la Guardia Nacional Aérea de Arizona, y las Fuerzas Aéreas del Sur, el componente áereo del Comando Sur de los Estados Unidos, dijo la oficina de comunicaciones estratégicas de la FAC.

Las aeronaves realizaron ejercicios aéreos de gran precisión y realismo; fue la oportunidad para familiarizarse con la comunicación en inglés y otros procedimientos estándar. Llegaron también a la Base Davis-Monthan representantes de las fuerzas aéreas de Argentina, Brasil, Chile y Perú, para conocer el trabajo de las tripulaciones, aeronaves, equipos logísticos aeronáuticos y de los servicios que la integran para desarrollar Relámpago 3. 

Integración e interoperabilidad

La aeronave KC-767 de la Fuerza Aérea Colombiana logró aumentar la autonomía de los seis aviones caza Kfir mediante reabastecimientos en vuelo, durante su trayecto hacia el ejercicio Bandera Roja 2018. (Foto: Mayor Christian Meza, Fuerza Aérea Colombiana)

La primera misión de Red Flag 2018 para los colombianos tuvo lugar el 23 de julio. Consistió en realizar el reaprovisionamiento de combustible en vuelo para aviones de combate de los Estados Unidos. El ejercicio, bajo el estándar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), obligó a aplicar los procedimientos requeridos para interoperar con fuerzas militares de otros países aliados.

“Este año tenemos una gran oportunidad para trabajar con la FAC”, dijo a Diálogo el Coronel de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Michael Mathes, comandante del Escuadrón de Entrenamiento de Combate N.º 414, que lidera Red Flag. “Tenemos una mejor comprensión de cómo los hilos internacionales están interconectados a las redes criminales; nos permiten tener una defensa compartida contra el enemigo común”.

Después, fueron dos semanas de operaciones con aeronaves F-18, MQ-9 Reaper, V-22 Osprey, Kfir y KC-767, entre otras, con las que se realizaron misiones diurnas y nocturnas. “Dentro de los logros [para Colombia] que se destacan como resultado de Red Flag, está el compartir un espacio aéreo con más de 70 aeronaves en forma simultánea”, aseguró el Brig. Gral. Valencia. “Además deja un par de hitos para Colombia: haber realizado una misión de reabastecimiento a aviones EA18 de la Marina de los Estados Unidos, y con la oportunidad de que el comandante del Escuadrón N.º 111 Kfir de la FAC, fuera comandante de un grupo de aeronaves de bombardeo de los EE. UU. durante una misión”.

“Un ejercicio como Red Flag acelera el desarrollo de nuestros operadores, al mantenimiento y a todo el equipo de soporte”, explicó el Cnel. Mathes. “Estamos mejor preparados, más veloces para llegar a un lugar como Red Flag donde practicamos el combate, entonces estamos mejor preparados para combatir más rápido”. 

Los entrenamientos

La anterior participación de Colombia en Red Flag fue en el 2012. Desde entonces se ha mantenido en entrenamiento permanente, derivado de las operaciones aéreas rutinarias. “Sin embargo desde 2017 se han realizado prácticas a gran escala en el Comando Aéreo de Combate N.º 1, con todos los escuadrones de combate de la FAC”, precisó el Brig. Gral. García.

Durante Red Flag, las misiones aire-aire y aire-tierra se realizaron bajo los parámetros de la OTAN para poder participar como aliados hemisféricos en la defensa de posiciones. “Colombia ingresó hace poco a la OTAN”, afirmó el Brig. Gral. García. “Esto nos permite realizar en el futuro inmediato operaciones militares con otros países con aeronaves, pilotos y tripulaciones, con procedimientos estándar que permiten una interoperabilidad en cualquier parte del mundo”.

“Es nuestra segunda participación, con resultados aún más satisfactorios que la primera”, aseguró el Brig. Gral. García. “Es bueno que los colombianos tomen en serio la preparación [del ejercicio]. Red Flag es relativamente fácil, si la preparación es difícil”, finalizó el Cnel. Mathes.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 14
Cargando las Conversaciones