Colombia entrega municipios libres de minas antipersonas

Colombia Declares Municipalities Free of Anti-personnel Mines

Por Myriam Ortega/Diálogo
mayo 22, 2018

El Ejército Nacional de Colombia entregó otros 37 municipios libres de sospecha de minas. La entrega fue el 4 de abril, fecha señalada por la Organización de las Naciones Unidas como día internacional para la sensibilización contra las minas antipersonas.

“Hoy damos un salto sin precedentes en la tarea de desminar a Colombia”, señaló el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, en Puerto Inírida, al suroriente del país, en la entrega oficial de los municipios. “Hemos avanzado en el 33 por ciento del total, sobre la línea base definida en el plan estratégico 2016-2021, donde se identificaron 673 municipios con alguna contaminación”.

La Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario N.º 1 del Ejército ha despejado de minas antipersonas 43 415 kilómetros cuadrados de territorio. En la tarea fueron necesarias 4930 personas certificadas, 3061 desminadores, 36 elementos monitores, 165 supervisores, y 948 líderes, entre otras, informó la brigada en un comunicado.

“Los resultados obtenidos han hecho que Colombia pase de ser el segundo país con más víctimas de minas antipersonas en el mundo, a ocupar el décimo puesto”, dijo a Diálogo el Coronel del Ejército Giovanni Rodríguez, comandante de la Brigada de Desminado Humanitario N.º 1. “Con la entrega de esos municipios se empieza a ver que el Estado va a cumplir el compromiso que tiene a nivel internacional, y se disminuyen mucho las víctimas con respecto a los antecedentes que teníamos.

Convención de Ottawa

En 1997, cuando Colombia firmó la Convención de Ottawa, se comprometió a no usar, fabricar o transportar minas antipersonas. El acuerdo ratificado en el año 2000 propició que Colombia estableciera sus metas para liberar al país de sospecha de contaminación por minas. “Fue complejo dentro de la primera década, porque estaba el conflicto armado”, dijo el Cnel. Rodríguez.

La tarea empezó en el 2004 con un pelotón; en el 2006 ya era una compañía, y en el 2009 se creó el Batallón de Desminado N.º 60 Coronel Gabino Gutiérrez (BIDES). “Ese BIDES trabajó del 2009 al 2016, y cuando viene la firma del acuerdo de paz, uno de los compromisos que quedaron impuestos fue dar mayor celeridad al tema del desminado humanitario”, señaló el Cnel. Rodríguez.

La meta de Colombia es quedar libre de sospecha de contaminación por minas para el año 2021; limpiar los 51 millones de metros cuadrados de territorio. “En el 2017 entregamos 13 municipios, y en el 2018, vamos [en abril] en 37 municipios”, puntualizó el Cnel. Rodríguez. “Esperamos en el siguiente trimestre entregar una cantidad similar. A diciembre [2018] tenemos la meta de 119 municipios libres de sospecha de contaminación de minas”.

Los municipios entregados se localizan en 14 departamentos. La entrega más reciente se llevó a cabo el 19 de abril, en el municipio de Granada, en el oriente de Antioquia. Los soldados desminadores del Ejército dedicaron ocho años para limpiar los 485 000 metros cuadrados del territorio municipal.

“En esos ocho años se destruyeron 190 artefactos explosivos”, señaló el Cnel. Rodríguez. “[Es] importante el desminado manual porque permite identificar que efectivamente tenía una alta contaminación, resultado que beneficia en particular a los 9800 habitantes de Granada”.

Trabajo de campo

En cada municipio el primer acercamiento se hace con las autoridades civiles y con los enlaces de víctimas, que son quienes llevan las estadísticas de personas afectadas por minas antipersonas. “Realmente el apoyo de la comunidad es lo más importante que tenemos; la misión es liberarlos de la amenaza que representan las minas antipersonas”, dijo a Diálogo la Subteniente del Ejército Laura Melisa Martínez García, responsable del Estudio No Técnico y Enlaces Comunitarios de la Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario N.º 1. “Nosotros hacemos una socialización para explicarles todo el proceso de desminado, para que ellos nos digan en dónde tienen contaminación”.

Con esa información, el desminador trabaja durante ocho horas diarias en terrenos peligrosos. “No sabe en qué momento [el desminador] pueda activar el artefacto. Con mucho profesionalismo y cuidado empieza a verificar centímetro a centímetro la tierra, en donde encuentra los [dispositivos]”, indicó la Subtte. Martínez

Luego, a los territorios libres de minas llegan programas del Estado como el de restitución de tierras para los desplazados por la violencia, y otros proyectos productivos. “Nuestra misión es salvar vidas”, concluyó la Subtte. Martínez. “Para nosotros lo más importante es que la comunidad esté segura del trabajo que hicimos y de que obviamente nuestro país vuelva a florecer”.
Share