Colombia: Autoridades apuntan a las comunicaciones de las FARC

Colombia: Authorities Target FARC Communications

Por Dialogo
noviembre 12, 2012




BOGOTÁ, Colombia – No sólo fusiles y minas terrestres. Las
Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) añadieron Facebook,
Twitter y blogs a su arsenal.
Dado que las acciones del grupo terrorista
colombiano incluyen la difusión ideológica, internet es la mejor y más
barata arma para ello, según Alfredo Rangel, director de la Fundación
Seguridad y Democracia.
“Hay un fenómeno claro en el conflicto interno
colombiano”, dijo Rangel. “Las FARC se han adaptado a las tecnologías de la
información para trasmitir sus mensajes”.
En septiembre, el líder de las FARC, Timoleón
Jiménez, más conocido como Timochenko, abrió una cuenta de Twitter que
cuenta con poco más de siete mil seguidores e informa de su locación como en
las “Montañas de Colombia”. La cuenta de Twitter de las FARC cuenta con
15.860 seguidores.
Asimismo, cuando las FARC secuestraron al
periodista francés Roméo Langlois a fines de abril pasado,
utilizaron principalmente Twitter para informar de su estado de salud y
posterior liberación.
Lo mismo ocurrió con la liberación de 10
policías y militares secuestrados que se efectuó a principios de
abril.
“El uso de Twitter se convirtió en un puente
para anunciar liberaciones de secuestrados, su página de internet evoca el
recuerdo de sus ‘héroes’ abatidos y constantemente están publicando mensajes
de la búsqueda de la liberación del país de la [supuesta] opresión en la que
vive actualmente”, dice Rangel.
Para combatir la actividad online de las FARC,
el gobierno invertirá en 2013 unos US$2,8 millones en adquirir tecnología
que permita identificar la procedencia de las comunicaciones digitales del
grupo guerrillero.
“Lo realmente importante en este aspecto es
que el gobierno se ha dado cuenta que la capacidad de adaptación de las FARC
en este campo le obliga a combatir el terrorismo, incluso en el ámbito
mediático”, dice Jhoan Guevara, especialista en ciencias políticas y teorías
de la comunicación de la Universidad Javeriana, en Bogotá.
Si bien las FARC y el
gobierno están llevando a cabo conversaciones de paz, el
presidente Juan Manuel Santos ha dejado en claro que no suspenderá los
operativos militares contra el grupo terrorista, lo que ha sido una de sus
prioridades desde que asumió la presidencia en 2010.
“Las FARC están en desventaja numérica y
también tecnológica”, dijo Santos recientemente. “Estos grupos terroristas
están destinados a desaparecer, por las buenas o por las malas. Nosotros
preferimos que entreguen las armas y se rindan, pero si quieren seguir en la
lucha, seguiremos mejorando nuestra infraestructura, sumando más oficiales y
adquiriendo todo lo necesario para combatirlos desde todos los ángulos
posibles”.

Intercepciones importantes

El monitoreo de las comunicaciones de las FARC
ha permitido al gobierno propinar importantes golpes al grupo terrorista.
Por ejemplo, la muerte del comandante de las FARC, Raúl Reyes, en 2008 fue
producto de la intercepción de su teléfono satelital, lo que entregó las
coordenadas de su ubicación a las fuerzas de seguridad.
La intercepción de comunicaciones también
reveló el plan de las FARC de atentar contra la vida de Santos en agosto
pasado.

“En la guerra contra el terrorismo no podemos
dejar ningún ángulo descuidado y por eso tenemos personas todos los días
siguiendo las comunicaciones de las FARC, para analizarlos y atacar sus
puntos débiles”, dijo Sergio Jaramillo, alto consejero para la seguridad
nacional y uno de los creadores de la Dirección Nacional de Inteligencia
(DNI), institución encargada de la lucha digital contra las FARC.
Para Diana Carolina Montoya, politóloga de la
Universidad del Rosario, las FARC no sólo están perdiendo contra las
autoridades en la lucha armada, sino también ideológica.
“Al analizar los partes de guerra publicados
en la página de las FARC, lo que los deja mal parados frente a la opinión
pública es que se muestran como atacantes y hostigadores solo de las fuerzas
militares de Colombia, pero en ningún momento lamentan las acciones contra
la población civil”, afirmó. “Para ellos el concepto de daño colateral no
existe, acomodan las comunicaciones a sus necesidades”.

Desmantelamiento de radios clandestinas

Las FARC usan tradicionalmente estaciones
clandestinas de radio para expandir su mensaje en las zonas rurales de
Colombia.
“Creemos que por cada región del país hay al
menos una estación de radio, es decir, en la región Caribe, Pacífico,
Amazónica, Andina y en la Orinoquía, las FARC tienen funcionando alguna
emisora para llegar específicamente a esas zonas”, informó Ariel Ávila,
investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris, institución que se dedica a
analizar el conflicto interno colombiano.
Para contrarrestar aquello, las fuerzas de
seguridad periódicamente desmantelan estas emisoras clandestinas.
El pasado 25 de agosto, una redada del
Ejército sacó del aire una emisora de las FARC en la zona rural de Cubarral,
departamento del Meta.
En el ataque se confiscaron reguladores de
energía, una consola, baterías de alta potencia, cables de comunicaciones,
escáner y otros equipos con los que era posible transmitir un programa de
radio.
La emisora tenía cobertura en los municipios
de La Uribe, La Macarena, Vista Hermosa, Granada, San José del Guaviare y
Mapiripán en el departamento del Meta, y el páramo del Sumapaz en
Cundinamarca, según un comunicado de prensa de la XIII Brigada del Ejército.

Además, en noviembre del 2011 el Ejército
reportó la definitiva desactivación de la estación radial “Voz de la
Resistencia”, también en Cubarral. La emisora fue operada en esta región
durante más de 15 años por las FARC, principalmente para el adoctrinamiento
político, mantener en alto la moral de los guerrilleros y lanzar a la vez
fuertes críticas a las instituciones del Estado.
Share