Colombia y Ecuador incrementan operaciones contra terrorismo en la frontera

Los dos países acordaron un nuevo plan de seguridad, que ya dan resultados.
Yolima Dussán/Diálogo | 18 mayo 2018

Amenazas Transnacionales

Unidades especializadas de las Fuerzas Militares de Colombia han sido desplazadas a la frontera entre Colombia y Ecuador, para militarizar la zona de frontera, hasta nueva orden. (Foto: Comando General de Fuerzas Militares de Colombia)

El asesinato de tres personas de un equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio, el 13 de abril de 2018 en la frontera con Colombia, llevó a las autoridades de ambos países a reforzar las medidas de seguridad con operaciones combinadas, para garantizar la tranquilidad de la zona. Los periodistas fueron secuestrados tres semanas antes por miembros de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lideradas por alias Guacho, en la parroquia Mataje, de la provincia ecuatoriana de Esmeraldas.

La reacción binacional será con toda la contundencia, no vamos a desfallecer en eso”, expresó a la prensa la canciller de Colombia María Ángela Holguín. “Haremos las misiones necesarias para doblegar la estructura de [alias] Guacho y para tener una frontera segura en la que el pueblo ecuatoriano y el pueblo colombiano puedan vivir tranquilos”.

Los ministros de Defensa y los altos mandos militares efectuaron una reunión extraordinaria de la Comisión Binacional de Frontera, el 17 de abril en Quito, Ecuador. El consejo estuvo constituido bajo el denominado mecanismo de cooperación 3+2, el cual establece la participación de los ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa e Interior de ambas naciones.

Las autoridades acordaron el incremento de las operaciones militares y de policía, con trabajos continuos de 24 horas en la provincia de Esmeraldas, y en Tumaco, Colombia. Además, están ofreciendo una recompensa de US$ 230 000 por información que permita la captura de alias Guacho, supuesto líder del frente Oliver Sinisterra de las FARC-EP [Ejército del Pueblo], conformado por 150 delincuentes.

“El presidente Santos entiende el dolor del presidente Moreno y de los ecuatorianos por los trágicos hechos”, dijo la canciller Holguín. “El asesinato de los periodistas del diario El Comercio, los cuatro infantes de marina asesinados y el secuestro de dos ecuatorianos por parte de la banda criminal que encabeza alias Guacho, merecen el repudio de Colombia y del mundo entero”.

Reacción binacional

La cúpula de las Fuerzas Militares de Colombia se trasladó a un puesto de mando establecido en Tumaco, para dirigir en persona la operación militar para controlar la frontera. “Estas operaciones se mantendrán de manera coordinada con las autoridades del Ecuador con helicópteros, aviones y tropas de nuestras fuerzas, para controlar la frontera y dar con los responsables de estos secuestros y asesinatos”, dijo en la reunión el ministro de Defensa de Colombia Luis Carlos Villegas.

El primer resultado de las operaciones fue el 18 de abril, con el arresto de Vicente Cánticus Pascal, alias Brayan, lugarteniente de Guacho y disidente de las FARC. “Este cabecilla está implicado en ataques contra la policía y torres de energía que han dejado sin servicio a los 200 000 habitantes de Tumaco”, informó el General Ricardo Gómez Nieto, comandante del Ejército Nacional de Colombia.

El alto mando ecuatoriano estuvo presente con el General Inspector Miguel Ramiro Martilla Andrade, comandante general de la Policía Nacional del Ecuador. “Con nuestros homólogos ecuatorianos existe una coordinación y comunicación permanentes para articular esfuerzos y ubicar a los responsables de los crímenes en la frontera, y toda la actividad delictiva”, aseguró el Gral. Nieto.

El alto mando de las Fuerzas Militares de Colombia se trasladó a la zona fronteriza para dirigir las operaciones de la Fuerza de Tarea Hércules, junto con sus homólogos de Ecuador. (Foto: Comando General de Fuerzas Militares de Colombia)

Represalia por narcotráfico

Cerca de 10 000 elementos de la fuerza pública de Colombia y Ecuador mantienen intensas operaciones. Para el 23 de abril habían sido capturados 43 presuntos disidentes de las FARC. El 24 de abril, tropas de la Fuerza Naval del Pacífico de Colombia incautaron media tonelada de cocaína en operaciones efectuadas en Cabo Manglares, área rural del municipio de Tumaco. El alcaloide, escondido en un depósito subterráneo, tendría un valor superior a los US$20 millones en el mercado internacional.

“El concepto desarrollado en la frontera tiene procedimientos integrados en una línea de 120 kilómetros de largo por 50 kilómetros de ancho”, informó en rueda de prensa el General del Ejército Alberto José Mejía, comandante general de las Fuerzas Militares Colombianas. “Sobre este eje realizamos operaciones de espejos tácticos y patrullas de lado y lado; operaciones de control territorial, ofensivas, y operaciones contra el narcotráfico. Hemos desplazado recursos humanos y tecnológicos en toda el área para controlar el espacio aéreo y optimizar la inteligencia”.

A pesar de la intensidad de la operación, el 24 de abril, el grupo terrorista disidente logró secuestrar a dos personas más en la frontera. “Se trata de comerciantes de la zona de Esmeraldas por quien los delincuentes piden a cambio la liberación de dos colombianos y un ecuatoriano pertenecientes a las FARC”, confirmó en rueda de prensa el ministro de Defensa de Ecuador Patricio Zambrano.

El funcionario explicó la presencia del grupo armado y sus frecuentes ataques por la necesidad de sacar droga por el Ecuador, a través del río Mataje. “Cada semana sacaban toneladas de cocaína. Nosotros frenamos este tráfico y hoy tenemos su represalia, dolorosa, porque ha cobrado vidas. Los culpables son los Guachos, a quienes declaramos enemigos del Ecuador”.

¿Quién es alias Guacho?

La verdadera identidad de alias Guacho es Walter Patricio Artízala Vernaza, un ciudadano ecuatoriano ex militante de un frente de las FARC, encargado del cuidado de los cultivos ilícitos de coca en la frontera colombiana con Ecuador. El criminal disidente estuvo en la guerrilla hasta finales de 2016, cuando se desmarcó al rechazar las condiciones del acuerdo de paz.

“Alias Guacho sería el brazo armado del Cartel de Sinaloa en México”, dijo el Fiscal General de Colombia Néstor Humberto Martínez, en Cartagena. “Esta situación se puede convertir en un problema geopolítico en la región. Ha revivido un enemigo en Colombia: el narcotráfico. Es necesario refundar las políticas antidrogas, o vamos a perder la estabilidad institucional. Es un imperativo ético, político, económico y de instinto de conservación”.

Tras la crisis de seguridad que se desató en la frontera, el Gobierno de Ecuador anunció su retiro como garante de los diálogos de paz entre Colombia y el Ejército de Liberación Nacional. “A pesar de esta situación hay buenas relaciones entre Quito y Bogotá; nuestro enemigo común es alias Guacho. Vamos a atraparlo y a llevarlo a la justicia”, manifestó en un comunicado el ministro Zambrano. “No se va a permitir que la delincuencia se apodere de nuestro país”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 13
Cargando las Conversaciones