Armada de Chile realiza ejercicio de respuesta ante desastre por tsunami

Chilean Navy Conducts Tsunami Disaster Response Exercise

Por Guillermo Saavedra/Diálogo
octubre 25, 2018

Un fuerte terremoto sacudió la región austral chilena de Aysén, caracterizada por sus fiordos estrechos y pendientes pronunciadas. Los seísmos produjeron un deslizamiento de rocas montañosas que cayeron en aguas de la costa de Puerto Chacabuco y generaron una alerta de tsunami tras el movimiento abrupto del fondo marino. Ante la emergencia, unidades de la Armada de Chile se movilizaron para evacuar a los habitantes de la comunidad portuaria.

Si bien sonó la alerta de tsunami, el escenario consistió en una simulación para preparar a la comunidad y a las empresas portuarias locales ante las devastadoras olas gigantes. La Armada de Chile realizó el simulacro a inicios de septiembre, en cooperación con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) y la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio de Interior de Chile (ONEMI) –agencia del Gobierno dedicada a la prevención, coordinación e información de desastres naturales. El ejercicio de evacuación también se enfocó en comprobar los sistemas de alertas y la coordinación entre las agencias de emergencias, el Gobierno local y la Armada.

Cientos de personas participaron del evento, entre unidades de la Capitanía de Puerto de la Armada de Puerto Chacabuco, miembros del Comité de Operaciones de Emergencia local –bajo la ONEMI– y del SHOA. Asimismo, más de 230 habitantes de la comunidad se juntaron al ejercicio cumpliendo de los planes de evacuación.

Zona de peligro

El escenario definido, “era el deslizamiento consecutivo de seis cerros hacia el mar en una zona específica [a unos 11 kilómetros al norte de Puerto Chacabuco] producto de un terremoto, lo que produciría una ola de importantes proporciones que se dirigiría a la ciudad”, dijo a Diálogo el Teniente Primero de la Armada de Chile Felipe Rodríguez, capitán de puerto de Puerto Chacabuco. “Junto con ello, se definió un tiempo de arribo del tsunami a Puerto Chacabuco”.

Una vez emitida la alerta, empezaron los movimientos de la comunidad que se trasladó hacia un punto de encuentro central en la ciudad con el apoyo de unidades de la Armada. Juntos, iniciaron un recorrido hasta llegar a un lugar seguro en las alturas.

“Se estableció un punto de comunicación satelital y la activación de la red Datamar2 [red marítima de coordinación y emergencia] para enlazar los controles del Sistema Nacional de Alarma de Maremotos del SHOA, además de activarse el módulo de alerta de tsunami de Puerto Chacabuco”, explicó el Tte. 1.º Rodríguez.

Los gerentes de empresas locales de la industria pesquera cumplieron con los protocolos de acción y coordinaron la información recibida con sus trabajadores, contribuyendo a una evacuación organizada y eficaz. Tres centros de cultivos de peces con decenas de empleados pudieron abandonar sus tareas para reunirse en el punto de evacuación. Asimismo, la Armada logró entrar en contacto con 30 naves y embarcaciones menores cerca de la zona de peligro para que evacuaran bajo dirección de una unidad marítima de la Armada.

Preparados para la eventualidad

Cada año el SHOA planifica y realiza entrenamientos en distintas regiones del país, incluyendo tres simulacros que cuentan con la participación de miembros de ONEMI, la Armada y otras instituciones. Los ejercicios ponen a prueba el desempeño del personal y de la población en tiempo real durante situaciones de desastres naturales.

“Como ONEMI abordamos el tema tsunami a través de distintas acciones a nivel nacional y local”, dijo a Diálogo Consuelo Cornejo, jefa de la Academia Nacional de Protección Civil de ONEMI. Las acciones, detalló, incluyen capacitaciones, entrenamientos y conferencias. “Con SHOA hicimos por años pasantías donde funcionarios de ONEMI se capacitaban ahí y los de SHOA en ONEMI”, agregó la funcionaria.

La realización de un simulacro como el de Puerto Chacabuco cuenta con días de planificación que incluyen reuniones informativas con organizaciones locales para comunicar los objetivos, activar los protocolos y detallar las acciones reales y simuladas. Asimismo, representantes de la Armada y de ONEMI despliegan en el terreno para entrar en contacto con la población, distribuyendo información en las radios y las escuelas locales.

“Nos preocupamos mucho de la seguridad de la población en estas actividades”, dijo el Tte. 1.º Rodríguez. “De modo que no haya una alarma que provoque temor o accidentes entre la población al escuchar la sirena”.

Debido a la ubicación geográfica de Chile, sobre el borde de las placas tectónicas de Nazca, Antártica y Sudamericana, la incidencia de tsunamis es más prevalente en las costas del país. Ese riesgo representa una preocupación constante para la Armada, cuyos expertos en el SHOA lideran los avances de prevención de desastres. Los expertos se dedican a desarrollar herramientas e iniciativas para mejorar las capacidades de prevención y enfrentar los eventos de maremotos.

“El simulacro fue de suma relevancia porque permitió fortalecer la comunicación entre las autoridades marítimas y portuarias que actúan en el borde costero frente a una situación que alguna vez puede ocurrir”, concluyó el Tte. 1.º Rodríguez. “Se pueden evitar [las desgracias] si los procedimientos están bien hechos”.
Share