• Home »
  • Uncategory »
  • Chilean Military Geographical Institute Participates in Initiative to Improve Natural Disaster Prediction

Países aliados del Caribe y el Comando Sur de EE.UU. analizan programa de colaboración antidrogas

Chilean Military Geographical Institute Participates in Initiative to Improve Natural Disaster Prediction

Por Dialogo
septiembre 04, 2015

Se debería usar vigilancia aérea persistente con estadística aérea para ofrecer verdadera conciencia total del dominio.


Entre el 24 y el 27 de agosto, el Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM ) organizó un Intercambio de Expertos () entre oficiales ingenieros de la Guardia Costera de 13 países aliados del Caribe con el fin de desarrollar conjuntamente la capacidad de responder a las amenazas del tráfico ilícito marítimo.

El evento fue parte de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (ISCC), uno de los últimos pilares de una estrategia de seguridad de Estados Unidos, que se centra en la seguridad ciudadana en todo el hemisferio. Creada en 2009, la ISCC reúne a todos los miembros de la Comunidad del Caribe y la República Dominicana para colaborar conjuntamente en la seguridad regional con Estados Unidos como país aliado.

En conjunto, los países que integran la ISCC han identificado tres objetivos básicos para hacer frente a las amenazas que enfrenta el Caribe: reducir el tráfico ilícito a través de programas antinarcóticos y reducir el flujo de armas ilegales/armas ligeras; mejorar la seguridad pública a través de programas para reducir el crimen y la violencia y mejorar la seguridad fronteriza; y promover la justicia social en la región a través de programas diseñados para promover la reforma del sector de la justicia, combatir la corrupción gubernamental y ayudar a las poblaciones vulnerables en riesgo de ser reclutadas por organizaciones delictivas.

El Equipo de Campo de Asistencia Técnica (TAFT, por su sigla en inglés), está preparado para ayudar a las naciones aliadas de la ISCC en el desarrollo de sistemas de mantenimiento, logística y aprovisionamiento con el fin de mejorar la preparación operativa de los activos marítimos en apoyo del primer objetivo (antinarcóticos/tráfico de armas). Compuesto por 15 expertos en comunicaciones, logística e ingeniería del Ejército y de la Guardia Costera de Estados Unidos, el equipo TAFT de la ISCC en el Comando Sur desarrolló el programa como un medio para el intercambio de experiencias, lecciones aprendidas y mejores prácticas con sus pares de la ISCC —en este caso oficiales ingenieros— con relación a los equipos, el mantenimiento y las maneras de procurar apoyo cuando sea necesario.

“Los países aliados se reunieron esta semana para conversar y desarrollar planes de apoyo para respaldar las actividades del TAFT mediante la sincronización de Estados Unidos y los países aliados en cuanto a la capacitación rentada, la adquisición de activos, equipos e insumos e infraestructura en apoyo de los países aliados”, informó el Capitán de Corbeta la Guardia Costera de EE.UU. Jason T. Plumley, oficial a cargo del TAFT de la ISCC en el Comando Sur.

El Capitán de Corbeta Plumley explicó a Diálogo
que los objetivos de la ISCC no se remiten solamente a la interdicción de drogas. “La ISCC es un enfoque integral del gobierno para la seguridad ciudadana”, señaló. Y la seguridad ciudadana se centra en la creación de alianzas eficaces para desarrollar, movilizar y aplicar de mejor manera la capacidad de la región hacia el logro de objetivos comunes, que a su vez, es el área de operaciones del TAFT.

“Nuestro compromiso con alianzas amplias que permitan avanzar en materia de seguridad ciudadana evidencia que EE.UU. entiende que mientras la seguridad es una prioridad clave en toda la región, la gente suele entender la seguridad de una manera personal en las esquinas de sus calles, en el autobús hacia y desde el trabajo, o en su mercados”, precisó. “Forjar alianzas eficaces requiere de un entendimiento y de la capacidad de abordar los vínculos fundamentales entre la delincuencia local, transnacional y la 'de cuello blanco' (como la corrupción), y el nexo entre estas amenazas y los grandes retos sociales y económicos que enfrenta la región. Buscamos mejorar la seguridad pública, mejorando la seguridad de todos y cada uno de los ciudadanos a través de estas alianzas”, añadió.

Para convertirse en un país signatario del TAFT, cada nación aliada participante de la ISCC debe firmar un acuerdo de uso final, retransferencia y garantía de seguridad. Actualmente, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, y Surinam son los países signatarios, pero algunos que no lo son, como Trinidad y Tobago, igualmente estuvieron presentes en el con el fin de adquirir conocimientos sobre los beneficios de ser signatario y trabajar bajo el marco del acuerdo.

El Capitán de Corbeta de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago Rajesh Boodoo dijo que a pesar de que su país no ha firmado el acuerdo TAFT, la participación en el intercambio le ofreció información valiosa con respecto a las expectativas de los países aliados e información sobre los beneficios que firmar el acuerdo podría proporcionar a su país. “Veo un montón de beneficios para Trinidad y mucho que ganar de los Estados Unidos, debido a que tienen una historia más larga de emprender esfuerzos antidrogas y una gran experiencia con el análisis de datos, de lo que Trinidad podría aprender mucho”.

“El TAFT busca fortalecer la disponibilidad operativa de los activos marítimos de los países aliados, ayudándoles a establecer sistemas de logística y mantenimento probados/sostenibles en todo el Caribe”, explicó el Capitán de Corbeta Plumley. “El enfoque integral del TAFT aborda las necesidades de los paíes aliados en cuanto a la solución de problemas y conocimientos técnicos de reparación, ejecución y programación del mantenimiento, aprovisionamiento y suministro de repuestos, logística, y presupuesto”.

El SMEE, a su vez, intentó hacer exactamente eso. El equipo del TAFT analizó las formas de apoyar de mejor manera la disponibilidad operativa de los activos marítimos adquiridos por Estados Unidos para los países aliados que asistieron, centrándose específicamente en los barcos de interceptación para garantizar la aplicación más rentable y eficaz de los recursos y el apoyo del equipo. “De esta manera, el equipo espera tener mayores oportunidades para impactar positivamente en la preparación operativa sostenida de los activos marítimos de nuestros países aliados a largo plazo, pero la estrategia también guarda conformidad con la meta a corto plazo del Comando Sur de que los países aliados mejoren sus habilidades de Interdicción y Aprehensión (I&A) en sus aguas litorales”, concluyó el Capitán Plumley.

Según el Teniente de Navío de Guardacostas de la Fuerza de Defensa de Jamaica Rohan Rodgers, “el evento ha sido una herramienta muy útil e informativa para reunirse, interactuar y compartir las mejores prácticas y los procesos y el apoyo del TAFT con otras naciones aliadas. Deberíamos tener este tipo de intercambio al menos una vez al año para revisar y mirar el camino a seguir. En nuestro caso, se puso a Jamaica en una mejor posición para planificar y saber cómo funcionan las cosas en el proceso del TAFT, lo que nos permite mejorar la planificación y proyectar el camino a seguir”, concluyó.
Share