La experiencia de un infante de marina chileno en RIMPAC

Por el Cabo de 2.ª Clase Adam Montera, Fuerzas del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU., Pacífico. | 6 agosto 2018

Capacitación y Desarrollo

El Cabo del Cuerpo de Infantería de Marina de Chile German Letelier, líder de escuadrón del Pelotón N.º 1, Compañía N.º 211, Batallón N.º 21, se enfrenta a combatientes enemigos ficticios durante un evento de entrenamiento de operaciones de evacuación de no combatientes como parte del ejercicio Rim of the Pacific (RIMPAC) en la zona de entrenamiento Pohakuloa, Hawái, el 12 de julio de 2018. (Foto: Cabo de Segunda Clase Adam Montera, Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU.)

El Cabo de la Infantería de Marina de Chile Germán Letelier, salió por la parte trasera de un helicóptero Super Stallion CH-53E del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU., y se precipitó hacia un campo de pastos altos para encontrar una ubicación segura lo antes posible. Con él salieron infantes de marina de Filipinas y los Estados Unidos; Letelier era el único representante del Cuerpo de Infantería de Marina de Chile. 

Estaba en el primero de dos grupos de helicópteros que trasladaban tropas hacia la Zona de Entrenamiento Pohakuloa (PTA en inglés) de la “Isla Grande” de Hawái, como parte del ejercicio bienal Rim of the Pacific (RIMPAC), el 12 de julio de 2018. Al frente veían el objetivo: dos pequeños pueblos habitados por muchos civiles, además de combatientes enemigos. 

El grupo de miembros del servicio multinacional comenzó a avanzar mediante escuadrones y equipos de asalto hacia el objetivo más cercano; sabía que podrían enfrentarse al enemigo en cualquier momento. Cerca, a unos 200 metros del poblado, el Cabo Letelier escuchó la detonación de los disparos.

 El Cabo Letelier y los demás infantes de marina que participaban en la operación avanzaron hacia el pueblo, a quienes se unieron infantes de marina de la República de Corea y del segundo grupo de helicópteros de los EE. UU. Luego de despejar ambos poblados, siguieron con el objetivo principal del ejercicio de entrenamiento: evacuar al personal no combatiente de la zona peligrosa.

 “Me gusta lo que hacemos aquí,” manifestó el Cabo Letelier. El intercambio de experiencias durante [las operaciones urbanas] fue bastante bueno. Nuestras tácticas, técnicas y procedimientos eran bastante similares a los usados por los infantes de marina de los EE. UU., por lo que fue fácil mezclar las unidades y lograr un buen entrenamiento”.

 Al terminar esa misión, el Cabo Letelier había completado su primer evento de entrenamiento en la PTA durante el ejercicio RIMPAC. Hasta ese momento, lo más relevante que había aprendido era la importancia de analizar un escenario y comprender la misión de todos los que participan en la operación; comenzar por uno mismo y seguir hacia unidades mayores.

El Cabo Letelier participa en una evacuación de no combatientes durante RIMPAC 2018, en una labor para evacuar ciudadanos cuyas vidas se encuentran en peligro. La edición 2018 de RIMPAC fue la primera vez que una nación amiga latinoamericana –Chile– dirige el componente marítimo del ejercicio internacional. (Foto: Cabo de Segunda Clase Adam Montera, Cuerpo de Infantería de Marina de los EE. UU.)

 Aunque el Cabo Letelier podría haber sido el único infante de marina chileno en participar en la operación de evacuación de no combatientes, él no fue el único que participó en RIMPAC. El 15 de julio se le sumó un pelotón de sus hermanos en armas, quienes habían participado en forma activa en el ejercicio en la isla de Oahu desde su llegada a fines de junio.

 El Cabo Letelier, líder de escuadrón del Pelotón N.º 1, la Compañía N.º 211 y el Batallón N.º 21 del Cuerpo de Infantería de Marina de Chile, ha sido miembro de la Infantería de Marina chilena durante 13 años. Se enlistó cuando era joven, por motivos simples y honorables. La idea de servir a su patria y su interés en las fuerzas armadas fue lo que al principio llamó su atención. Luego de pasar un tiempo en el servicio se dio cuenta de que, aunque Chile no tuviera conflictos directos, era importante que el país estuviera preparado ante cualquier eventualidad. Cree que ejercicios como RIMPAC son una forma ideal para aumentar no solo las capacidades de Chile, sino también las propias.

 En sus años de servicio esta es su primera vez en RIMPAC y la primera oportunidad de entrenar junto a otros países. El Cabo Leterier disfruta no solo del entrenamiento, sino también de la oportunidad de trabajar con otros países e intercambiar conocimientos.

El Cabo Leterier se refirió a lo importante que era reunir a las naciones para entrenar como una sola. “Podría ocurrir algo y podrían llamarnos para ayudar y ser parte de una gran coalición de fuerzas; por eso el entrenamiento es tan importante”.

 También habló sobre lo importante que es entrenar en ejercicios combinados como RIMPAC, ya que es mejor cometer errores ahora, durante el entrenamiento, que en el futuro. Es decir, si cometemos errores ahora, podemos aprender de ellos y solucionarlos, lo que salvaría vidas e incrementaría las posibilidades de éxito de la misión en operaciones reales.

 Él sostiene que entrenamientos continuos como este fortalecerán las capacidades de Chile y los países amigos, además de aumentar su capacidad de trabajo conjunto. Los razonamientos del Cabo Letelier reflejan los principales objetivos e ideas implícitas en RIMPAC: reunir a países amigos y aliados. No solo pueden aprender unos de otros, sino que también pueden aprender a trabajar y entrenar juntos.

La Fuerza de Tarea Aeroterrestre de la Infantería de Marina-Hawái de RIMPAC está compuesta de unos 2000 militares de 11 países que trabajan y entrenan juntos dentro y en los alrededores de las islas de Hawái. Para el Cabo Letelier, la experiencia de RIMPAC continuó con la participación de 25 naciones, 46 buques, cinco submarinos, unas 200 aeronaves y 25 000 militares en el ejercicio, del 27 de junio al 2 de agosto, dentro y en los alrededores de las islas de Hawái.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones