Ministro de defensa chileno Andrés Allamand esboza agenda de seguridad

Chilean Defense Minister Andrés Allamand Outlines Security Agenda

Por Dialogo
marzo 12, 2012



Desde proteger los escasos recursos naturales hasta luchar contra la delincuencia organizada y el tráfico de drogas, las prioridades de seguridad de Chile han cambiado drásticamente en las últimas dos décadas, y el ministro de defensa Andrés Allamand afirma que el establecimiento militar del país está haciendo sus mejores esfuerzos para adaptarse a estas nuevas amenazas.
"Los límites tradicionales entre defensa y seguridad han desaparecido", expresó Allamand ante unas 100 personas que asistieron a un seminario el 6 de marzo. El ministro de defensa del país hizo estas afirmaciones durante el panel de discusión de una hora de duración el 6 de marzo en el Diálogo Interamericano de Washington.
"Ahora estamos viviendo en una época en la que los ciudadanos están mucho más empoderados y las redes sociales son enormes. El año pasado, una manifestación de miles de personas, en su mayoría estudiantes de Santiago que protestaban contra las reformas educativas propuestas por el Gobierno, se formó en sólo un par de horas debido a Twitter. Esto pone mucha presión sobre el establecimiento político".
Por un lado, sostuvo, esto es positivo porque demuestra la fortaleza de las instituciones democráticas de Chile. Sin embargo, agregó, la brecha entre ricos y pobres se amplía en toda la región, incluso en Chile, uno de los países más prósperos del hemisferio.
"En toda América Latina, las democracias son mucho más estables que nunca antes, pero todavía tenemos la pobreza y la desigualdad", afirmó Allamand, quien fue nombrado ministro de defensa en enero de 2011 por el Presidente Sebastián Piñera. "La velocidad y la consistencia con que hemos sido capaces de luchar contra la pobreza en los últimos 25 o 30 años es algo de lo cual debemos estar orgullosos".

Chile busca mayor papel en asuntos internacionales

El próximo mes, el homólogo de Allamand, el secretario de defensa de EE.UU. Leon Panetta, viajará a Santiago de Chile, lo cual hace de esta la primera visita oficial de Panetta a América Latina.
"Estamos comprometidos a desempeñar un papel importante en los asuntos internacionales", señaló Allamand. "Chile es una economía abierta. Ahora exportamos a más de 150 países y hemos firmado 58 acuerdos comerciales alrededor del mundo. El punto de vista de nuestra administración es: si desea beneficiarse de la globalización, debe asumir alguna responsabilidad en asuntos de seguridad".
Con ese fin, Allamand elogió a Cruz del Sur, una fuerza de paz conjunta de Argentina y Chile establecida en 2008 para resolver disputas fronterizas y otras crisis regionales con el respaldo de las Naciones Unidas. Chile ya tiene 500 tropas de paz en Haití como parte de la misión de estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH), que actualmente es encabezada por el exministro de relaciones exteriores de Chile, Mariano Fernández.
"Hace treinta años, Argentina y Chile se enfrentaban a la posibilidad de una guerra, algo que habría sido absolutamente desastroso", sostuvo Allamand. "Hoy, tenemos lazos estrechos, y en términos de defensa, somos exportadores de paz".
La ironía, indicó, es que a pesar de que los países de América Latina y el Caribe generalmente no pelean guerras unos contra otros, y a pesar de que están prohibidas las armas nucleares, todavía es una región violenta, en la cual están 19 de los 20 países con tasas de homicidio más altas del mundo.
"Eso es un asunto de gran preocupación. La policía es incapaz de afrontar eficazmente las organizaciones criminales, las pandillas y el narcotráfico, incluso en un país tan estable como Brasil, donde es necesario enviar el ejército a las favelas", afirmó Allamand. "El narcotráfico es un problema para Chile. Estamos en una región donde el primer y el tercer productores mundiales más grandes de cocaína son nuestros vecinos. Se necesitan nuevos enfoques, porque el consumo de drogas en Chile va hacia arriba, no hacia abajo. Chile necesita un nuevo marco institucional para hacer frente a este tipo de amenazas, el que tenemos ahora no es suficiente".

Una mayor vigilancia a lo largo de las fronteras con Bolivia, Perú

El llamado Plan frontera del norte de Chile, lanzado en octubre pasado, incorpora el uso de aviones teledirigidos para controlar sus fronteras con Bolivia y Perú a fin de evitar el tráfico de drogas. El plan prevé una inversión de 71 millones de dólares entre ahora y el 2014 en tecnología y recursos humanos para supervisar rutas, inspeccionar los puertos de carga, marítimos y terrestres y recopilar información de inteligencia.
"En este contexto, las llamadas nuevas amenazas: terrorismo, narcotráfico, delincuencia organizada, disturbios civiles, parecen estar creciendo, así como las amenazas a los recursos naturales", sostuvo, señalando que María Emma Mejía, secretaria general de Unasur, expresó recientemente que era mucho más probable que futuros ejércitos de América Latina ejercieran algún tipo de disuasión regional para proteger los recursos naturales, en lugar de luchar entre sí.
Allamand afirmó que los recientes cambios constitucionales y legales promulgados por el Congreso de Chile hacen que el Ministerio de defensa sea mucho más poderoso que antes. También se ha creado una posición de Estado mayor conjunto.
"Tenemos fuerzas armadas bien reconocidas y profesionales, pero cada una con identidades individuales muy fuertes. Así que sacar adelante esta idea del personal conjunto fue un gran avance”, indicó, señalando que el nuevo Estado mayor conjunto de Chile es la única autoridad encargada de la planificación del uso de las fuerzas armadas, así como del entrenamiento. "También es responsable de las tropas chilenas en operaciones internacionales y en caso de desastres naturales o emergencias".

Allamand: Gobierno debe abolir 'irrazonable' Ley del Cobre

En enero, el Comité de defensa de la cámara baja del Parlamento de Chile aprobó un nuevo modelo financiero para las fuerzas armadas que suprime la denominada Ley del Cobre del país, que obliga al conglomerado del cobre estatal Codelco a destinar el 10 por ciento de sus ingresos anuales a los militares. Si el proyecto es aprobado, afirmó Allamand, "habrá un gran cambio" en la forma en que se financian los gastos de defensa de Chile.
"Esto llena un eslabón perdido en términos de nuestro desarrollo democrático", expresó. "Desde la década de 1950, Chile ha tenido un presupuesto de defensa con dos componentes: gastos ordinarios, aprobados cada año por el Congreso, y de otra parte, un presupuesto especial equivalente al 10 por ciento de las ventas de cobre estatal, sólo para la compra de equipo militar. Por un lado, el sistema garantiza algún tipo de financiación estable para la defensa y lo hace previsible. "Pero por otro lado, desde el punto de vista de la legitimidad democrática, es muy débil".
Allamand explicó que cuando los precios del cobre son altos, como es el caso ahora, entonces la cantidad de dinero disponible para defensa supera las necesidades de Chile, pero cuando los precios son bajos, "entonces es menor que lo que necesitamos. Parece poco razonable vincular los gastos de defensa al precio de una mercancía".
Allamand afirmó que los gastos militares de Chile han promediado el 1,4 por ciento del PIB en los últimos 10 a 15 años, una proporción improbable que varía significativamente en el corto plazo, incluso si Piñera logra que se derogue la Ley del Cobre.
"Algunas personas son muy reacias a cambiar este sistema", admitió, "pero el sistema hacia el que nos dirigimos es mucho más razonable y transparente".
Share