Defensa en Chile: proyectos 2017

El ministerio de Defensa chileno propone la creación de un Comando Estratégico de Fuerza Conjunta.
Augusto Scarella Arce/Diálogo | 17 mayo 2017

Capacitación y Desarrollo

El ministro de Defensa Nacional José Antonio Gómez Urrutia pronunció un discurso el 20 de marzo en la Escuela Militar, ante una audiencia de 1.000 invitados civiles y militares. (Foto: Augusto Scarella Arce)

Chile tiene una política de defensa orientada a amparar a la población del país, proteger sus intereses nacionales y salvaguardar su independencia política, su soberanía nacional y su integridad territorial, señala el Libro de la Defensa Nacional de Chile 2010. “Para estos propósitos, posee y prepara los medios militares necesarios para emplearlos en legítima defensa, lo que supone ocuparse de la modernización de todas las instituciones de la defensa, incluidas las Fuerzas Armadas”, sostiene el mismo texto.

“Las Fuerzas Armadas no sólo se deben preocupar del rol que hasta ahora han sostenido. No podemos mirar en sólo una línea nuestra acción. Nuestro deber es involucrarnos”, precisó el ministro de Defensa Nacional José Antonio Gómez Urrutia, en la celebración del aniversario del ministerio de Defensa, el 20 de marzo en la Escuela Militar. Sin dejar de lado el rol que la Constitución Política de la República asigna a las Fuerzas Armadas como tarea principal –la defensa de la soberanía nacional–, Gómez Urrutia sostuvo que “las capacidades del sector deben prepararse y actuar también en aquellas áreas en que la población asume como un elemento central en el rol de protección y amparo”.

Las capacidades polivalentes de las Fuerzas Armadas fueron puestas en ejecución en apoyo a la población civil el periodo estival de 2017, cuando la naturaleza puso nuevamente a prueba a Chile. Todo el aparato estatal debió ser empleado para sofocar los numerosos incendios que azotaron diversas regiones del país.

“Los avances alcanzados en materias de coordinación interagencial, liderazgo operativo, interacción con la comunidad y despliegue múltiple de apoyos fueron demostrados intensivamente” señaló Gómez Urrutia. Según el sitio oficial del ministerio de la Defensa de Chile, más de 8.000 efectivos de las Fuerzas Armadas junto a aeronaves y diferentes tipos de vehículos combatieron los feroces incendios desatados el verano de 2017.

Reformas estructurales

Militares chilenos participan durante el tradicional desfile militar para conmemorar el “Día de las Glorias del Ejército Chileno”, en Santiago de Chile, el 19 de septiembre de 2016. (Foto: Mauricio Gomez/NurPhoto/AFP)

“Sin duda una de las principales tareas en el desarrollo de la defensa chilena es la modernización institucional del Estado Mayor Conjunto”, dijo Gómez Urrutia. Para ello, “el ministerio de Defensa ha preparado un anteproyecto de ley que modifica la actual ley 20424, norma legal que sustenta la organización del ministerio de Defensa Nacional y sus organismos subordinados, avanzando desde la actual figura del Estado Mayor Conjunto y su jefatura, a la creación de un Comando Estratégico de la Fuerza Conjunta, a cargo de un comandante que poseerá similar rango jerárquico que los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas”, dijo.

Por su parte, el General de Aviación Arturo Merino Núñez, jefe del Estado Mayor Conjunto señaló que: “el organismo ministerial ha ido modelando su estructura, buscando una amplia versatilidad y funcionalidad. Su ámbito de acción como organización militar de nivel ministerial es la de planificar, preparar, coordinar y conducir tareas, actividades y operaciones que impliquen un esfuerzo conjunto, adquiriendo una especial relevancia en aquellas circunstancias en que se requiere la coordinación de las instituciones de la defensa para actuar en el ámbito de la protección a la ciudadanía, articulando capacidades puestas al servicio de la comunidad ante situaciones de emergencias, catástrofes, desastres naturales, elecciones, censos y otras de similar naturaleza”, dijo a Diálogo.

“El objetivo de este cambio es centralizar en este comando estratégico el mando y control de todas las fuerzas en tiempos de conflicto y paz, incluyendo expresamente el rol ante desastres y emergencias. La centralización del mando militar en un comando conjunto significa fortalecer e implementar un efectivo ‘mando civil’, en tanto dicho comando depende directamente del ministro y es su asesor directo. Para ello, las reformas, modificaciones y ajustes implican dotar al ministerio de mayores capacidades profesionales y técnicas para hacer más simétrico el dialogo con las fuerzas”, dijo a Diálogo Guillermo Holzmann, académico de las universidades de Chile, Ibáñez y Talca en las cátedras de Ciencia Política, Seguridad y Defensa.

“Es importante y necesario entender que para tener éxito no basta sólo con la ley. La voluntad del Gobierno es avanzar hacia una estructura operacional de la fuerza, [para] estar preparados de manera conjunta en todo momento y circunstancia, ello nos permite enfrentar conflictos de cualquier magnitud de manera conjunta”, coincidió Gómez Urrutia. Para lograr este tipo de modificaciones estructurales, es necesario un cambio cultural iniciado en las propias instituciones de las Fuerzas Armadas, donde se considere el desarrollo conjunto como doctrina incorporada al sistema educativo, según Holzmann.

La Secretaría de Estado deberá emprender un proceso de toma de decisiones para enviar los proyectos de ley a legislación antes de fines del presente período legislativo, para poder convertirse en ley o constituir una sólida base, e implementar los cambios que la Defensa planea incorporar, luego de la elección presidencial que Chile enfrenta a fines de 2017.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 8
Cargando las Conversaciones