Patrulla naval Chile-Argentina cambia misión en búsqueda del submarino ARA San Juan

Por primera vez en 20 años, la Armada Argentina abrevió su participación en la misión naval combinada con Chile.
Felipe Lagos/Diálogo | 5 diciembre 2017

El ATF Lautaro de la Armada de Chile se hará cargo de la fase BRAVO de la Patrulla Naval Antártica Combinada (PANC) 2017-2018 –misión anual entre las armadas de Chile y Argentina. La vigésima edición de la PANC es la primera en modificarse para apoyar en la búsqueda del submarino argentino ARA San Juan. (Foto: Tercera Zona Naval de la Armada de Chile)

La Patrulla Naval Antártica Combinada (PANC) de las armadas de Argentina y Chile se sometió a un cambio de última hora para apoyar a la búsqueda internacional del submarino argentino ARA San Juan. La PANC inició su misión el 15 de noviembre, el mismo día que el submarino perdió contacto con su base.

La edición 2017-2018 de la PANC, cuya operación culminará el 31 de marzo de 2018, contaba con el ARA Islas Malvinas de la Armada de Argentina y dos buques de la Armada de Chile. El ARA Islas Malvinas se encontraba cumpliendo con la fase inicial de la PANC cuando recibió la orden de regresar del continente blanco y sumarse a las tareas de búsqueda y rescate del ARA San Juan.

El submarino ARA San Juan no emite señales desde el 15 de noviembre. En total, 18 países se sumaron a la búsqueda en el área de operaciones. El 30 de noviembre la Armada Argentina puso fin al operativo de rescate de los 44 tripulantes a bordo. Según el informe de la Armada Argentina, “se ha extendido a más del doble la cantidad de días que determinan las posibilidades de rescate de la dotación”. Sin embargo, la búsqueda del submarino continúa.

Guardianes de la Antártica

En su vigésima edición, la PANC tiene la misión de proteger las aguas del Antártico y el medioambiente en la región –como en casos de contaminación del agua debido a accidentes. Además, la patrulla ayuda a buques en emergencia y realiza labores de rescate y salvamento marino. El aumento de tráfico marítimo –cruceros turísticos, buques pesqueros y grupos científicos, entre otros– hace que la misión sea esencial.

“La actividad turística aumentó muchísimo en el verano, y prestamos vigilancia y asistencia en el caso que sea necesario”, dijo el Capitán de Corbeta de la Armada de Chile José Peñaranda Pedemonte, comandante del ATF Lautaro. “Por ejemplo, en caso de algún desastre, si un buque se vara, se hunde u ocurre algún derrame de hidrocarburos”.

Según la Armada de Chile, durante la PANC 2016-2017, los buques chilenos recorrieron más de 9.000 millas náuticas, apoyaron a 20 bases y refugios en el territorio antártico y controlaron 147 buques y yates. “En la historia bien reciente hemos tenido algunos accidentes de buques extranjeros en aguas antárticas”, dijo a Diálogo el Contraalmirante Ivo Brito Sánchez, comandante en jefe de la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile. “Nuestros buques han podido concurrir en forma presta y apoyar a las personas en primera instancia, que es lo más importante, y después mitigar los efectos de la contaminación”.

Misión combinada alternada

La PANC se realiza en cuatro etapas. Las armadas alternan el patrullaje, cada una a cargo de dos turnos.

Durante la PANC 2016-2017, los buques chilenos apoyaron a 20 bases y refugios en el territorio antártico. (Foto: Tercera Zona Naval de la Armada de Chile)

En esta vigésima edición, la operación tenía previsto desarrollar la fase inicial ALFA bajo el ARA Islas Malvinas, del 15 de noviembre al 18 de diciembre, y la fase BRAVO bajo el ATF Lautaro de la Armada de Chile, hasta el 22 de enero. Luego, la fase CHARLIE volvería a desarrollarse bajo el ARA Islas Malvinas hasta el 26 de febrero, y la fase DELTA lo haría bajo el ATF Galvarino chileno hasta el cierre de la PANC.

El AP-41 Aquiles de la Armada de Chile asumió la fase inicial de la PANC. Según la Armada de Chile, el 4 de diciembre se sumó el AP-46 Viel a la fase ALFA también. Al momento de publicación, no se sabía si la Armada de Argentina volvería para la fase CHARLIE.

“Una de las funciones principales de la PANC con Argentina es preservar o ir en auxilio de la vida humana en el mar cuando sea requerido”, dijo el Contralmte. Brito. “Y al mismo tiempo, mitigar los efectos de una posible contaminación marina producto de algún accidente”.

Apoyo mutuo

El origen de la PANC se remonta a 1998, cuando las armadas de Chile y Argentina firmaron un acuerdo de patrullaje alternado en el área antártica de ambos países entre el meridiano 10 y 131, al sur del paralelo 60. El desarrollo de la PANC depende de los comandos del Área Naval Austral por parte de la Armada de Argentina y de la Tercera Zona Naval de la Armada de Chile. Los dos comandos realizan la misión conjunta cada verano austral. La vigésima edición es la primera en ser modificada.

La cooperación entre las armadas en una zona con condiciones climáticas extremas ha sido exitosa. “Ha sido fantástico porque como todas aquellas cosas que se realizan durante bastante tiempo, ha existido una constante maduración en el trabajo que realizamos en forma combinada”, dijo el Cap. de Corb. Peñaranda. “Hoy día hablamos un lenguaje absolutamente común cuando nos referimos a la Antártica, que va desde las cosas operativas, los procedimientos que realizamos, la forma en que operamos, hasta el entendimiento que tenemos entre ambas marinas”.

Nuevos desafíos

Además del retorno súbito del buque de la Armada Argentina, la PANC 2017-2018 se enfrenta a la adopción de un nuevo código internacional de seguridad para los buques que operan en aguas polares, mismo que entró en vigor el 1.º de enero de 2017. El Código polar de la Organización Marítima Internacional abarca todas las operaciones en aguas de la Antártica y el Ártico, tanto como cuestiones operativas de buques y equipos como de búsqueda y salvamento y protección de los ecosistemas.

“[El código] es bastante estricto en todas aquellas condiciones técnicas que deben cumplir tanto los operadores como las naves que funcionan en la Antártica y las regulaciones medioambientales”, concluyó el Cap. de Corb. Peñaranda. “[Nuestro] desafío va por ponernos al día en la capacidad para poder fiscalizar y prestar asistencia en esos mismos términos”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones