Chile adquiere vehículos para agilizar respuesta ante catástrofes

Chile Purchases Vehicles to Expedite Disaster Response

Por Carolina Contreras/Diálogo
mayo 15, 2017

El Ejército de Chile realizó la mayor renovación de su parque automotriz de campaña al incorporar 313 nuevos y modernos camiones multiservicios, que tendrán una vida útil de 15 a 20 años. Los vehículos estarán destinados a mejorar la capacidad de respuesta ante catástrofes naturales y al despliegue de ayuda en operaciones de paz fuera de Chile. “Fenómenos imprevisibles pueden seguir ocurriendo. Frente a ello, lo único serio es mejorar y afinar la capacidad de respuesta de las instituciones”, dijo la presidenta Michelle Bachelet, el 10 de marzo pasado, durante la ceremonia oficial de la presentación de los vehículos. Destacó la inversión como “necesaria para el Ejército chileno, no solo para las tareas de defensa, sino también para apoyar en situaciones que afecten al país”. “[Con los vehículos antiguos], estábamos teniendo problemas de confiabilidad, disponibilidad, obsolescencia tecnológica y del adecuado despliegue de la fuerza terrestre”, dijo a Diálogo el Teniente Coronel del Ejército Raúl Rosas, jefe de sección de Comunicaciones del Ejército. Los nuevos transportes, que significaron una inversión de US$ 79 millones, son parte de los proyectos “Alfil” y “Cahuelmó”, y fueron construidos para reemplazar a los vehículos de campaña de todas las unidades de armas combinadas del Ejército que habían cumplido entre 25 y 30 años de vida útil. De hecho, fue la propia mandataria quien dio máxima prioridad a ambos proyectos en marzo de 2015, tras el aluvión que afectó la región de Atacama, en el norte del país. En una visita a la zona, verificó en el terreno el trabajo de las Fuerzas Armadas, “constatando que los vehículos nuestros no estaban cumpliendo los objetivos como corresponde”, dijo a Diálogo el Coronel Claudio Orellana, de la Dirección de Proyectos e Investigación del Ejército de Chile, para el caso del proyecto “Alfil”. Por su parte, el proyecto “Cahuelmó” venía trabajándose desde el año 2010, tras el terremoto que azotó al país. Este también incluyó la adquisición de maquinaria y vehículos tácticos para los batallones de Ingenieros del Ejército. “Es la renovación más importante de los últimos años, equivalente al 15 por ciento del total nacional del parque rodante institucional”, dijo el Cnel. Orellana. Medios multipropósitos La elección de los 313 vehículos de campaña estuvo determinada por sus capacidades operativas en el transporte de carga, personal y para concentrar medios y llevarlos a zonas de seguridad. Fueron probados en complejos escenarios geográficos como en las zonas del altiplano, en el norte y el extremo sur de Chile. Así, el proyecto “Alfil” adquirió 278 camiones Mercedes-Benz en total, divididos en 138 modelos UNIMOG 4000, 134 unidades ATEGO N1023 4K y seis modelos ZETROS 1833 de bajo, mediano y alto tonelaje respectivamente. Los vehículos de última generación tienen tracción integral, tracción reducida y bloqueo diferencial, propiedades que dan adherencia al suelo y gran estabilidad independiente para la carga. Estos vehículos 6x6 pueden desplazarse en terrenos nevados, inundados o pedregosos y están dotados de la tecnología que hoy exige el mercado internacional para la emanación de gases o para la norma del combustible que utilizan. El proyecto “Cahuelmó”, en tanto, concretó la compra de 35 camiones tolva Mercedes-Benz Actros modelo 2632 6x6, modelo 3344 para transportar maquinaria y camiones Zetros 1833, más la adquisición de 154 máquinas de ingeniería como buldóceres, excavadoras, cargadoras frontales, motoniveladoras, retrocargadoras 4X4, rodillos vibradores, montacargas, trituradoras y compresores con herramientas neumáticas. Estas máquinas están destinadas a trabajos viales de construcción y/o reposición de caminos y puentes, entre otras operaciones que realizan los batallones de Ingenieros del Ejército a lo largo del territorio nacional. Con estas nuevas adquisiciones, “el Ejército adscribió una nueva dimensión multipropósito en las inversiones y renovación de este material”, dijo el Cnel. Orellana, ya que permitirá cumplir en forma adecuada las misiones dispuestas en las tres áreas estratégicas de la institución (defensa, seguridad y cooperación internacional, y Ejército y sociedad). “Podemos desarrollar, preparar y sostener una fuerza terrestre con diversas capacidades para llevar a cabo eficientemente operaciones militares distintas a la guerra”, reforzó el Tte. Cnel. Rosas. Durante el mes de abril el personal militar a cargo de manejar los nuevos camiones y el personal que les dará mantenimiento recibieron la capacitación en una fase teórica y otra práctica. Concluida esta etapa los vehículos fueron liberados para su uso. Cabe destacar que los nuevos vehículos son del mismo origen de fabricación de los antiguos dados de baja, lo que permite la continuidad de los procesos de mantenimiento, capacitaciones y capacidades logradas por el personal militar. Unidades beneficiadas Actualmente, todos los vehículos están disponibles en las 34 unidades de armas combinadas del Ejército, desplegadas desde Arica, por el norte, hasta la Isla Grande de Tierra del Fuego, al sur. La distribución del número de camiones en cada unidad dependió de las características particulares y las zonas de empleo previamente analizadas. Así, por ejemplo, en la Escuela de Artillería del Ejército en la VII Región fueron renovados 15 camiones tácticos 4x4. Los vehículos retirados, de acuerdo a la normativa institucional, son enajenados por el Ejército chileno con todos sus pertrechos para ser desmilitarizados. Posteriormente salen a remate público. El dinero recaudado es destinado al mantenimiento de las nuevas unidades. Para 2017, el Ejército tiene lista toda su planificación anual de instrucción para la tropa profesional o soldados conscriptos, actividades para las cuales los nuevos camiones están operativos en las distintas unidades de la institución. “Contamos con material confiable, moderno y que da seguridad a Chile”, concluyó el Cnel. Orellana.
Share