Países de la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas acuerdan intensificar operaciones integradas

La decisión surge a partir de los resultados obtenidos en ejercicios desarrollados en las zonas fronterizas, terrestres y marítimas a lo largo de la región.
Lorena Baires/Diálogo | 24 agosto 2017

Capacitación y Desarrollo

Los representantes de las fuerzas armadas de Centroamérica y República Dominicana coincidieron en incrementar el trabajo de las fuerzas conjuntas para combatir las amenazas emergentes en la región. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional de Honduras)

Las fuerzas armadas de Centroamérica y la República Dominicana seguirán unidas en el combate a las amenazas emergentes como el narcotráfico y el tráfico ilícito de armas. Elevarán el número de operativos conjuntos, para fortalecer el intercambio de información, así como la coordinación y listeza operacional de todas las unidades militares binacionales o trinacionales.

Honduras inauguró el nuevo edificio que albergará las oficinas de la CFAC, en Tegucigalpa. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional de Honduras)

Este es el gran acuerdo alcanzado por El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, países integrantes de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC), en la XXXVI reunión del consejo superior de la organización realizada entre el 11 y 14 de julio pasado en Tegucigalpa, Honduras. El acta con los compromisos en materia de operaciones detalla que las fuerzas armadas se enfocarán en incrementar la vigilancia, reconocimiento e identificación de posibles áreas clandestinas de aterrizaje y pasos no autorizados en las fronteras, empleando personal técnico, tecnología de punta y binomios caninos para detectar drogas, armas y otros ilícitos.

“Con la realización de operaciones coordinadas en las fronteras comunes se han obtenido excelentes resultados. Esto ha permitido fortalecer los espacios vulnerables en los límites fronterizos amenazados por diversos ilícitos”, comentó el General Julio César Avilés Castillo, comandante en jefe del Ejército de Nicaragua.

Un ejemplo del éxito alcanzado en el trabajo combinado es la Operación Jaque, que golpeó las finanzas de la Mara Salvatrucha en El Salvador, gracias al trabajo de inteligencia desarrollado por las fuerzas armadas y otras agencias de seguridad de Guatemala y El Salvador. La Fuerza Naval de El Salvador (FNES) detectó entre 2015 y 2016 una red de pescadores artesanales que, a lo largo de las costas salvadoreñas, apoyaba por las noches a una estructura del narcotráfico que abastecía al Cartel de Sinaloa, en México, y movilizaba cocaína desde Ecuador hacia Guatemala.

“Las estructuras locales proporcionaban apoyo para mover las sustancias ilícitas que iban rumbo al norte del continente”, explicó a Diálogo el ministro de Justicia y Seguridad Pública de El Salvador Mauricio Ramírez. “Existen varios lugares donde la droga era recibida para ser trasladada vía terrestre, continuando así el viaje hacia el norte”.

El resultado de esa operación fue la captura de 28 pescadores y otras cuatro personas que ejercían funciones logísticas de abastecimiento para los lancheros. Además decomisaron una flotilla de 14 lanchas, 10 motores fuera de borda, GPS, tabletas, teléfonos celulares, cuatro vehículos, dinero en efectivo y diversas armas.

Los decomisos fueron posible gracias a que la FNES mantiene constante intercambio de información con sus pares de la región, quienes alertan sobre las rutas que siguen las embarcaciones sospechosas. Así establecieron que los narcotraficantes tenían puntos de entrega entre la frontera de Guatemala y México, así como entre El Salvador y Guatemala.

Fuerzas de tarea conjuntas

El éxito alcanzado en ejercicios como la Operación Jaque es solo un ejemplo de los resultados que esperan incrementar los países de la CFAC. Por ello también acordaron realizar más patrullajes coordinados e instalar nuevos puestos de observación, registro de vehículos, personas y mercadería en las fronteras.

Los oficiales subrayaron que en la organización y conducción de los operativos ha sido determinante el nivel de coordinación alcanzado en las “Reuniones de Comandantes de Unidades Militares Fronterizas”. La precisión de las decisiones tomadas en esas reuniones aumenta el éxito de las estrategias.

Los militares aseguraron que la confianza entre los países se ha fortalecido gracias al intercambio de información estratégica. (Foto: Secretaría de la Defensa Nacional de Honduras)

Actualmente existen planes para frenar el tráfico ilícito de armas y mercadería entre Honduras y El Salvador a través de la Fuerza de Tarea Lenca-Sumpul; entre Honduras y Guatemala con la Fuerza de Tarea Maya-Chortí; y entre Honduras y Nicaragua con la Fuerza de Tarea Morazán Sandino. “El trabajo de nuestras fuerzas ha dejado importantes capturas de personas vinculadas a la delincuencia común y organizada, decomisos de drogas y prevención de delitos en contra de la población”, dijo el General de Brigada del Ejército Fredy Santiago Díaz, secretario de Defensa Nacional de Honduras y presidente del Consejo Superior de la CFAC.

En noviembre del 2016 los países del Triángulo Norte desplegaron la Fuerza de Tarea Trinacional como parte de un acuerdo para construir un frente común contra las organizaciones criminales transnacionales. La fuerza de tarea reune a expertos en inteligencia, unidades especiales y operadores de justicia de los tres países: 224 efectivos hondureños [de la Fuerza de Tarea Lenca], y el mismo número de elementos para Guatemala [con la Fuerza de Tarea Maya Chortí] y El Salvador [próximamente con la Fuerza de Tarea Maya-Pipil]. La estrategia tiene respaldo en el “Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte”, con fondos de US$ 750 millones aprobados en 2015 por el Congreso de los Estados Unidos, que persigue –entre otras cosas– elevar los niveles de seguridad de esa región y combatir el narcotráfico.

Equipo para enfrentar amenazas

Los representantes de la CFAC reconocen que para incrementar la efectividad de los acuerdos es necesario proveer a las fuerzas militares con vehículos y armas modernas. “En Centroamérica nos estamos equipando para contrarrestar las amenazas transnacionales y hacerles frente”, expresó el General de Brigada del Ejército David Munguía Payés, ministro de Defensa de El Salvador. “Trabajamos de manera conjunta”.

El General de División del Ejército Williams Mansilla, ministro de Defensa de Guatemala, concrdó. Y agregó que “la magia de la integración es esa suma de recursos en donde somos más fuertes. Para eso trabajamos como región, para buscar el bienestar común”.

“Por ahora, las fuerzas armadas buscan alternativas para lograr un mejor equipamiento de las fuerzas de tarea, ya que las estrategias conjuntas implementadas ya están ayudando a identificar amenazas, retos y desafíos de todos los países”, resumió el Mayor General de la Fuerza Aérea Julio Cesar Souffront, representante del Ministerio de Defensa de República Dominicana. “Se trata de tener la capacidad de intercambiar información precisa de inteligencia que nos ayude a contrarrestar este flagelo”.

Efectividad ante emergencias

Las fuerzas armadas de la CFAC reconocieron que uno de los retos más importantes a vencer en el corto plazo es estandarizar a las unidades de rescate humanitario. Determinar por ejemplo el tipo de herramientas y protocolos de asistencia a implementar según la amenaza a la que se enfrenten, porque en el futuro cercano podría ser necesario integrarse para socorrer civiles en emergencias regionales.

Los oficiales acordaron continuar con el intercambio educativo y de adiestramiento de las fuerzas militares. La meta es avanzar en la profesionalización especializada en los Centros Regionales de Entrenamiento de la CFAC: de operaciones de paz en Guatemala; contra el crimen transnacional en El Salvador; de ayuda humanitaria en Honduras, de desminado internacional humanitario en Nicaragua, y de derechos humanos y derecho internacional humanitario en República Dominicana.

Al cierre de la reunión fue inaugurado el edificio donde funcionarán las oficinas de la CFAC. Así, los países amigos refrendaron el compromiso para desarrollar los acuerdos para combatir el narcotráfico, el crimen organizado, la migración ilegal extra regional y las organizaciones criminales y pandillas.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 4
Cargando las Conversaciones