Centro para Estudios Hemisféricos de Defensa renombrado en honor de William J. Perry

Center for Hemispheric Defense Studies is Renamed for William J. Perry

Por Dialogo
abril 15, 2013



WASHINGTON — Como secretario de Defensa de EE.UU. en el gobierno de Clinton, William J. Perry a menudo se imaginaba un lugar donde los eruditos y oficiales del hemisferio occidental pudieran estudiar las funciones militares en una sociedad democrática.
La idea de Perry se convertiría en el Centro para Estudios Hemisféricos de Defensa de la Universidad de Defensa Nacional en Washington. Sin embargo, una vez que dejó su puesto en 1997, Perry a menudo se preguntó si el centro le sobreviviría.
Esa duda resultó ser uno de los pocos malos juicios en la larga carrera militar de Perry, durante la cual él fue clave en el desarrollo de la aeronave Stealth del Pentágono y de la tecnología del Sistema de Posicionamiento Global (GPS).
El 2 de abril, el CHDS fue renombrado en su honor durante una ceremonia realizada en Fort McNair, donde se ubica el proyecto.
Hablando a un público que incluía a su familia, generales extranjeros, dignatarios de embajadas y al exsenador por Georgia Sam Nunn, Perry, de 85 años, recordó a su público que un ejército comandado por un civil no debería darse por sentado.
“Eso podría ser obvio y simple para todos ustedes”, dijo Perry, hablando en el auditorio del Abraham Lincoln Hall. “Pero créanme, no es tan sencillo en otros países”.

Perry ayudó a fomentar la cooperación militar regional

La resistencia ideológica a la idea de cooperación amplia entre los departamentos de defensa a lo largo de las Américas fue evidente al principio del mandato de Perry durante el gobierno de Clinton.
El secretario de Defensa número 19 de EE.UU. recordó cómo deseaba visitar la Ciudad de México para involucrar a su contraparte, el general Enrique Cervantes Aguirre, y se le dijo que no era una buena idea debido al resentimiento latente contra los Estados Unidos que venía desde mediados del siglo XIX.
“Yo quería apretar el botón de reiniciar las relaciones con México”, dijo Perry, quien no obstante buscó una relación con Aguirre y en octubre del 1995 se convirtió en el primer secretario de Defensa de EE.UU. de los tiempos modernos en visitar México. La amistad naciente ayudó a descongelar las relaciones entre los ejércitos de los países vecinos y llevó a la primera Defensa Ministerial de las Américas en Williamsburg, Virginia, en agosto de 1995.
De estas reuniones nació en 1997 el Centro para Estudios de Defensa Hemisférica, ahora el Centro William J. Perry para Estudios de Defensa Hemisférica.

“Esto es muy importante para el intercambio de ideas y para entendernos mutuamente”, dijo el teniente coronel Ricardo Meléndez, agregado militar de la embajada mexicana que asistió a la ceremonia. “Es bueno saber cómo han logrado los Estados Unidos el equilibrio entre los oficiales militares y las agencias civiles que las dirigen”.
La muy evidente excepción de la cooperación hemisférica es Cuba. En el otoño de 1962, Perry —quien en ese entonces era director de un laboratorio privado de defensa en California— fue llamado a Washington por el gobierno de Kennedy para ayudar a evaluar la amenaza de las bases misilísticas en Cuba.

Palabras de halago de Paul Kern y Ashton Carter

También estuvo presente en la ceremonia del CHDS un hombre que acompañó a Perry en algunos de los eventos más históricos de la década de 1990, entre ellos los Acuerdos Dayton, que dieron fin con eficacia a la guerra civil de Bosnia. Ese hombre es el general del Ejército retirado Paul J. Kern, asistente militar superior de Perry durante su mandato como secretario de Defensa.
“Sin la influencia del secretario Perry, nunca hubiéramos llegado a los Balcanes”, dijo Kern, de 67 años, antiguo general al mando del Comando Material del Ejército de EE.UU. Le dio nuevos bríos a la OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte) para que actuara conforme las cosas empeoraban [en la antigua Yugoslavia] en lugar de mejorar”.
También fue un momento en que una brigada rusa se unió a una división americana en Bosnia, marcando la cooperación militar bilateral por primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial.
“Bill ayudó a negociar la paz en los Balcanes y le dio la bienvenida a Rusia al KFOR”, fuerza internacional para la paz en Kosovo, dijo el Dr. Ashton B. Carter, de 58 años, protegido de Perry quien hizo su presentación en la ceremonia de cambio de nombre.
“Bill Perry significa visión e integridad” añadió Carter, actualmente subsecretario de Defensa de la nación bajo Chuck Hagel. “Sus logros fueron resaltados en Ucrania en el verano de 1996 cuando las últimas armas nucleares salieron de ese país”.

Pero fue del progreso en este lado del mundo de lo que se trató la pompa, acompañada por la canción del Quinteto de Metales de la Marina de Estados Unidos. Grabado en el sello del Centro Perry están las palabras en latín “mens et fides mutual” que significa “entendimiento y confianza mutua”.

Ceremonia de cambio de nombre ayuda a que perdure el legado de Perry

El centro se inauguró el 17 de septiembre del 1997, unos ocho meses después de que Perry dejara el Pentágono. Su meta es fomentar alianzas con otras naciones, mientras que se avanza en la defensa y se promueven relaciones cívico-militares en sociedades democráticas. Esto se lleva a cabo a través de una variedad de proyectos académicos, de investigación y programas de extensión.
Otras actividades incluyen seminarios de postgrado en talleres de planeación de seguridad nacional. El centro empezó a aceptar a los primeros alumnos a principios de 1998.
Kenneth A. LaPlante, director en funciones del Centro Perry, dijo que se necesitó un acto del Congreso y poco más de cinco años para lograr que se cambiara el nombre del centro por Perry.
LaPlante notó que durante la permanencia de Perry se establecieron otros tres centros con metas similares alrededor del mundo: el Centro Marshall Europeo para estudios de seguridad en Alemania; el centro de Asia-Pacífico en Hawai, y el Centro de África para estudios estratégicos, también en el campus del NDU en Fort McNair.
Todas estas cosas, dijo Perry, muestran “exactamente cuánto ha cambiado el mundo, cuánto ha cambiado la seguridad… cuanto ha cambiado el Departamento de Defensa y cuánto [el trabajo del Secretario de Defensa] ha cambiado.
Esos cambios, así como las historias acerca del hombre que ayudó a que sucedieran, están siendo documentados por la hija de Perry, Robin, quien ahora le ayuda a su padre a escribir sus memorias.
“Cuando éramos niños en Palo Alto, lo veíamos sólo como un padre que ama a su familia”, dijo. “Pero cuando mi padre se fue al Pentágono por primera vez en 1977, todos sabíamos cuán exitoso iba a ser”.
Sigamos el ejemplo de la vision de William Perry, su capacidad de equilibrio, para el entendemineto entre los militares y los civiles, que nos llevan hacia el desarrollo con paz y justicia y de seguridad, es un buen homenaje para los que lo seguimos Buenas tardes.

Es para mi un honor el nombramiento que se me ha hecho como enlace entre este prestigioso Centro y el Instituto de Estudios Geoestrategicos de la Universidad Militar Nueva Granada de Bogota, Colombia.

La reciente visita de ustedes a nuestra cede campestre en Bogota, se convirtió en un evento de la mayor importancia para nuestra Universidad.

Si ustedes así lo permiten, estaré en permanente contacto con ustedes.

Cordial saludo.

Ricardo Rubianogroot Roman.
Share