Buque de la Armada estadounidense completa misión humanitaria en tres países

Washington -- El USS Boxer retornó a su base en San Diego el 27 de junio tras un viaje humanitario de dos meses de duración, en el que visitó Guatemala, El Salvador y Perú para ofrecer cuidados médicos y ayuda a la construcción para miles de personas necesitadas.
WRITER-ID | 23 julio 2008

Foto: Teniente Elizabeth Leavitt, embarcado a bordo del buque anfibio de asalto USS Boxer, toma un descanso para pasar tiempo con algunos niñas salvadoreñas durante el ejercicio Promesa Continuada 2008. (U.S. Army photo by Specialist Brian R. Williams)

Washington -- El USS Boxer retornó a su base en San Diego el 27 de junio tras un viaje humanitario de dos meses de duración, en el que visitó Guatemala, El Salvador y Perú para ofrecer cuidados médicos y ayuda a la construcción para miles de personas necesitadas.

Voluntarios médicos, a los que prestó apoyo el personal militar del barco, trataron a 24.000 pacientes en tres países, dispensaron casi 40.000 recetas médicas y enseñaron 123 clases sobre medicina preventiva e higiene industrial. Más de 2.800 cabezas de ganado fueron tratadas por veterinarios que viajaban en el buque.

“No puedo alegrarme más por el éxito de esta misión”, dijo el capitán Peter K. Dallman, el comandante de la misión en la fase del Pacífico de una operación que se conoce como Promesa Continua 2008. “Todo el mundo se desempeñó muy bien en todas las áreas, y excedimos las expectativas de todos respecto del éxito de esta misión”.

Promesa Continua 2008, de la que es parte el navío Boxer, implica la colaboración entre Estados Unidos y grupos de apoyo en los países anfitriones para proporcionar la asistencia humanitaria.

“Proporcionar acceso a información y tratamiento médicos apoya las necesidades médicas generales en la región”, dijo Louis Orosz, comandante del contingente médico de Promesa Continua. “Su trabajo aquí durará generaciones y dejará una impresión duradera de las buenas cosas que Estados Unidos puede hacer”.

El personal del USS Boxer tuvo muchas tareas distintas. Mientras un grupo de médicos trataba a pacientes, un equipo de marineros del batallón de construcción Seabees reparó ocho escuelas y una iglesia, el sistema de desagües y proporcionaron agua corriente a la mayoría de los sitios del proyecto. El personal del Boxer recolectó muestras de agua para hacer pruebas parasitarias e investigaron la calidad y seguridad de un vertedero.

“Es la primera vez que el USS Boxer sale en una misión humanitaria”, dijo Alberto Rodríguez, funcionario de información de la embajada estadounidense en El Salvador. “El propósito del barco suele ser transportar de 2.000 a 3.000 infantes de marina para la lucha y cuidar de las bajas”.

El buque es uno de los ocho grandes anfibios de asalto en la flota de la Armada diseñados para dejar soldados en territorios hostiles y evacuar soldados heridos. Entre las misiones del USS Boxer en el pasado, este se ha utilizado para llevar infantes de marina a Iraq.

Durante los dos meses pasados, sin embargo, la misión ha sido muy distinta. El barco ha sido parte de una estrategia marítima estadounidense que dedica el despliegue de tropas a crear confianza y buenas relaciones entre países por medio de esfuerzos colectivos de seguridad marítima que se centran en intereses mutuos y amenazas comunes, según la Armada.

El Boxer sigue al USNS Comfort, un barco hospital de la Armada que había ido previamente a estos países para prestar ayuda. El USS Kearsarge llevará a cabo una misión humanitaria en el Caribe.

En su viaje recién terminado, había 150 efectivos de personal médico militar y civil.

En Perú, el personal médico y profesionales peruanos de la salud llevaron a cabo más de 4.000 exámenes y procedimientos dentales y casi 1.000 exámenes ópticos. Regalaron 900 pares de lentes correctoras, según funcionarios de la Armada.

En Guatemala, personal médico hizo más de 5.000 exámenes y procedimientos dentales, casi 1.300 exámenes ópticos y 45 cirugías, dieron cuidados médicos a más de 7.000 pacientes y distribuyeron más de 8.000 recetas médicas, según la Armada.

Los tratamientos que se ofrecieron a los pacientes abarcaron una variedad de condiciones e incluyeron cirugías diversas, incluyendo quistes y extirpaciones de vesículas biliares, hernias y cirugías oculares, entre las que se hicieron operaciones de cataratas. Algunos pacientes que necesitaban operaciones fueron transportados al USS Boxer en helicóptero; y se solían quedar en el barco por la noche para recuperarse, según Rodríguez.

“Hubo mucha gente que de otro modo no hubiera tenido pronto acceso a este tipo de cuidados”, dijo Rodríguez.

El Servicio Noticioso desde Washington es un producto de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http//usinfo.state.gov/esp)

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 46
Cargando las Conversaciones